Tratado INF: ¿violado por Rusia o usado por EEUU como tapadera?

Tratado INF: ¿violado por Rusia o usado por EEUU como tapadera?
¿Qué es el Tratado INF? El Tratado INF (por las siglas en inglés de Intermediate-Range Nuclear Forces) es un acuerdo entre los Estados Unidos y la Unión Soviética firmado en Washington D.C. el 8 de diciembre de 1987 entre el entonces presidente de los EE.UU., Ronald Reagan, y el secretario general del partido comunista de la URSS Mijaíl Gorbachov. Fue ratificado por el Congreso estadounidense el 27 de mayo del año siguiente, y entró en efecto el 1 de junio del mismo año. El presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, y el de Estados Unidos, Ronald Reagan, firman el tratado INF el 8 de diciembre de 1987 en Washington. Foto: BBC El tratado eliminó los misiles balísticos y de crucero nucleares o convencionales, cuyo rango estuviera entre 500 y 5.500 kilómetros (denominados euromisiles). En la fecha límite del tratado, el 1 de junio de 1991, 2.692 misiles fueron destruidos, 846 por parte de los EE.UU y 1.846 por parte de la Unión Soviética. Bajo este tratado, ambas partes tenían permiso para inspeccionar las instalaciones militares del otro. "Fue un acuerdo fundamental en la Guerra Fría. En esencia, eliminó por completo una altamente controvertida clase de armas nucleares", afirmó en 2014 Nick Child, corresponsal de asuntos internacionales de la BBC. La prohibición inicialmente solo era aplicable para Estados Unidos y la URSS, pero en 1991 el tratado incluyó a los países sucesores de la URSS y en la actualidad Bielorrusia, Kazajistán y Ucrania forman parte de su implementación. Desctrucción del misil soviético RSD-10 (SS-20) Turkmenistán y Uzbekistán poseían bases de operación para los SS-23 pero se abstuvieron de participar en las reuniones con el acuerdo de los otros países. Y aunque el tratado solo incluya a cinco países, otros países europeos han destruido misiles prohibidos por este tratado desde el final de la Guerra Fría, como explica en su página web la Asociación por el Control de Armas. Alemania, Hungría y la República Checa destruyeron sus misiles de rango intermedio en la década de 1990 y Eslovaquia desmanteló los misiles de rango intermedio que aún tenía en octubre de 2000. En 2002, el último país en posesión de misiles de medio alcance en Europa del este, Bulgaria, firmó un tratado con Estados Unidos para destruir todos sus misiles relevantes para el Tratado INF, explica esta organización estadounidense dedicada a defender las políticas de control de armas. ¿Qué ha pasado ahora? El mandatario estadounidense, Donald Trump, anunció que Washington planea abandonar el Tratado INF porque, según él, Rusia no cumple con sus cláusulas. Esta no es la primera vez que el acuerdo se ve amenazado. En 2014, el presidente de Estados Unidos Barack Obama acusó a Rusia de haber violado el tratado después de que este país supuestamente probara un misil de crucero terrestre. Pero Obama finalmente optó por no retirar a Estados Unidos del tratado bajo el argumento, según apuntan algunas informaciones, de que este movimiento podría reiniciar una carrera armamentística.
Estados Unidos insiste en que Rusia, incumpliendo el acuerdo, desarrolló un nuevo misil de mediano alcance llamado Novator 9M729, conocido por la OTAN como el SSC-8. Eso le permitiría lanzar un ataque nuclear en los países de la OTAN en muy poco tiempo. La declaración de Trump el pasado domingo, 21 de octubre, fue tajante. "No vamos a dejar que ellos violen un acuerdo nuclear y hagan armas y no se nos permita hacerlo (a nosotros). Nosotros somos los que nos hemos mantenido en el acuerdo y hemos respetado el acuerdo, pero desafortunadamente Rusia no lo ha respetado, por lo que vamos a rescindirlo, vamos a retirarlo", ha confirmado. Tras finalizar un mitin de campaña en Nevada para las legislativas de este noviembre, Trump lo ha confirmado al ser preguntado por los periodistas. "Rusia ha violado el acuerdo. Lo han estado violando durante muchos años y no sé por qué Obama no negoció ni se retiró", ha declarado. El portavoz presidencial Dimitri Peskov declaró que "Rusia ha estado y sigue estando comprometida con las provisiones del tratado". Proceso de destrucción de misiles soviéticos R-12 bajo el Tratado INF. Foto: Sputnik Moscú, además, también ha acusado a Estados Unidos en el pasado de violar el tratado, al desplegar un componente de un sistema de defensa antimisiles capaz de lanzar también misiles ofensivos; utilizar misiles prohibidos en distintas pruebas y también drones armados que, según Rusia, son efectivamente misiles de crucero prohibidos, según el Consejo de Relaciones Exteriores. Estados Unidos niega estas acusaciones. ¿Las acusaciones de EEUU tienen fundamento? Recientemente, la misma OTAN confirmó que Rusia estaba posiblemente incumpliendo las reglas del acuerdo. El secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, aseguró que la alianza continúa estando "preocupada por la falta de respeto de Rusia a sus compromisos internacionales, incluyendo el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, el Tratado INF", afirmó. "Tras años de negaciones, Rusia reconoció recientemente la existencia de un nuevo sistema de misiles, llamado 9M729. Rusia no ha proporcionado ninguna respuesta creíble sobre este nuevo misil. Todos los aliados están de acuerdo que el análisis más plausible sería que Rusia está violando el tratado", afirmó Stoltenberg. Según la información no oficial, el 9M729 es un tipo de misil de crucero y fue diseñado por el sistema de misiles Iskander. Estos misiles, según se afirma, pueden alcanzar blancos a una distancia de entre 2.000 y 5.500 kilómetros, algo que está prohibido por el INF. De acuerdo con los mismos informes, el misil puede estar equipado con ojivas convencionales y atómicas. El mayor problema con todas estas aseveraciones radica en el simple hecho de que el misil nunca ha sido probado en distancias como estas ni fue diseñado para alcanzar blancos dentro de este rango, motivo por el cual no viola las cláusulas del Tratado. Así lo confirmó la Cancillería rusa en reiteradas ocasiones y esto parece creíble porque Washington todavía no ha presentado ninguna prueba concluyente. Por ahora son solo palabras. ¿Qué intenciones puede haber detrás de esta decisión? "Rusia no viola ningún tratado ya que todas las reclamaciones tienen un carácter artificial y no se basan en ningún hecho o prueba. Este anuncio es motivado por razones políticas: de esta manera simplemente buscan salir del Tratado INF y lo explicarán con sus acusaciones contra Rusia", declaró en una entrevista con Sputnik el analista militar ruso Ígor Korótchenko. Para el experto, la salida de Washington de este acuerdo es necesaria para fomentar el aumento de la presencia militar estadounidense en Europa.

"Estados Unidos considera que Europa es un posible teatro de guerra nuclear táctica limitada, por lo cual desplegará nuevos sistemas de ataque. Para disponer de esta posibilidad, primero tienen que abandonar el tratado", continuó.

Además, los misiles estadounidenses ya están desplegados en Rumanía y Polonia, y el experto no descarta la posibilidad de que pronto aparezcan allí los misiles Tomahawk, incluso con ojivas atómicas. Misil Tomahawk Esto, según Korótchenko, reducirá significativamente el tiempo que un misil norteamericano necesita para  alcanzar blancos en el territorio de la Federación de Rusia. Según la cadena estadounidense CNN, además, altos cargos del gobierno de Estados Unidos están preocupados porque creen que el tratado supone una desventaja de su país frente a China, quien no se enfrenta a ninguna limitación para desarrollar misiles de medio alcance en el Pacífico al no formar parte del tratado. ¿Qué opinan en Rusia? "Esta es una intención extremadamente peligrosa. En realidad, es una declaración de las intenciones de involucrarse en la carrera armamentista, aumentando el potencial correspondiente de los armamentos. Esto hará que el mundo sea más peligroso", aseguró Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, citado por la agencia TASS. Según sus palabras, Moscú, a su vez, pensará en primer lugar en sus intereses nacionales y en los problemas de su seguridad nacional. En Moscú el pasado lunes, 23 de octubre, Vladimir Putin se reunió con el asesor del presidente estadounidense, John Bolton. Vladimir Putin y John Bolton El presidente ruso comenzó la reunión con una crítica general de Washington. "Para nosotros, para ser honestos, a veces es sorprendente ver cómo Estados Unidos está dando pasos hacia Rusia que no podemos llamar amigables  sin absolutamente ninguna provocación por nuestra parte", dijo Putin. Por otro lado, Putin propuso continuar el "diálogo directo" con Trump al margen de las cumbres internacionales que se celebrarán en un futuro próximo. "Bueno, por ejemplo, en París. Por supuesto, si la parte estadounidense está interesada en estos contactos", explicó. A esta propuesta, Bolton respondió que Trump "estará encantado de reunirse con usted en París al margen de esta reunión internacional de la que habló". Según él, a pesar de las diferencias que existen entre Estados Unidos y Rusia, es "muy útil reunirse" y encontrar puntos de contacto. El 11 de noviembre París será la sede para eventos de conmemoración del centenario del fin de la Primera Guerra Mundial. Putin y Trump se encuentran entre los líderes de países extranjeros invitados a las celebraciones. Por ahora la decisión no está tomada, pero puede que solo sea cuestión de tiempo, y como ya han mencionado varios funcionarios del Gobierno ruso, Moscú tendrá que responder a esta amenaza. Fuentes: BBC MundoWikipedia, The Huffington Post, Sputnik, Russia Today, Tass
Comentarios