Eulixe

El responsable de decisiones climáticas de Estados Unidos es un magnate del carbón

Joe Manchin nunca ha sido tan famoso. Todo el mundo es consciente ahora que el demócrata de Virginia Occidental es esencial en el Senado de los Estados Unidos para que el presidente Joe Biden pueda convertir su agenda en ley. Eso incluye su agenda climática, lo que no es un buen augurio para desactivar la actual emergencia climática, dada la antigua oposición de Manchin a una acción ambiciosa en este ámbito. Resulta que el senador que ejerce este poder asombroso, el responsable de decisiones climáticas de Estados Unidos, tiene un enorme conflicto de intereses climáticos: Joe Manchin es un magnate moderno del carbón.

manchin
El senador estadounidense Joe Manchin reiterando su firme apoyo a los mineros del carbón de Virginia Occidental y su compromiso de continuar luchando por la seguridad de las minas de carbón. Foto: web de campaña de Joe Manchin (joemanchinwv.com)
El responsable de decisiones climáticas de Estados Unidos es un magnate del carbón

Esta historia apareció originalmente en The Guardian y se vuelve a publicar aquí como parte de Covering Climate Now, una colaboración periodística global que fortalece la cobertura de la historia climática y de la que EULIXE forma parte

Los registros financieros detallados por el reportero Alex Kotch para el Center for Media and Democracy muestran que Manchin gana aproximadamente medio millón de dólares al año en dividendos de las acciones de la compañía de carbón que posee. Las acciones se encuentran en Enersystems Inc, una empresa que Manchin creó en 1988 y luego cedió a su hijo, Joseph, para que la dirigiera.

El carbón ha sido el principal impulsor del calentamiento global desde que comenzó a alimentar la Revolución Industrial en Gran Bretaña hace 250 años. Hoy en día la ciencia es clara: el carbón debe eliminarse gradualmente, comenzando de inmediato y en todo el mundo, para mantener el objetivo de 1,5° C.

Los científicos estiman que el 90% de las reservas de carbón actuales deben dejarse en su sitio actual. No se deberían construir nuevas centrales eléctricas de carbón. Las plantas existentes deberían cambiar rápidamente a la energía solar y eólica, aumentada mediante la reducción de la demanda de electricidad con una mejor eficiencia energética en edificios y maquinaria (lo que también ahorra dinero y genera más puestos de trabajo).

Esta no es una visión que pueda alegrar a un magnate del carbón. La idea de eliminar los combustibles fósiles es "muy, muy inquietante", dijo Manchin en julio cuando surgieron detalles de la agenda climática de Biden. Detrás de escena, se informa que Manchin se ha opuesto al plan de Biden de penalizar a las empresas eléctricas que no abandonan el carbón tan rápido como dicta la ciencia.

La Casa Blanca no lo está vendiendo de esta manera, pero el enorme proyecto de ley de presupuesto que ahora se encuentra en negociación en el Capitolio es más que nada un proyecto de ley sobre el clima. El programa de rendimiento de electricidad limpia y otras medidas en este proyecto de ley de conciliación presupuestaria son el núcleo del plan de Biden para reducir a la mitad la contaminación climática de EE. UU. para 2030, una reducción que la ciencia dice que es necesaria para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5°C y evitar un cambio climático catastrófico.

Aparentemente ansioso por retrasar una votación sobre el proyecto de ley, pero no sobre el proyecto de ley de infraestructura bipartidista que contiene miles de millones en subsidios para programas que dañan el clima, como hacer hidrógeno a partir de metano, Manchin preguntó en CNN : "¿Cuál es la urgencia?"Al igual que ExxonMobil , el senador parece haber abandonado la negación climática total en favor de su primo más presentable, pero no menos letal: el retraso climático.

Pronto Biden se unirá a otros líderes mundiales en la cumbre climática Cop26 de la ONU en Glasgow, descrita como un momento de “ahora o nunca” para los esfuerzos por preservar un planeta habitable. Biden y su enviado internacional para el clima, John Kerry, se han apoyado en otras naciones, especialmente China, para intensificar sus compromisos. Pero Biden solo puede presionar ese caso con éxito en Glasgow si el Congreso aprueba el proyecto de ley de presupuesto y con sus disposiciones climáticas intactas.

Esto dependerá en gran parte de Manchin, quien como el 50º voto de los demócratas en el Senado ahora tiene lo que equivale a un poder de veto sobre la política climática de Estados Unidos.

No es ilegal que el senador Manchin posea millones de dólares en reservas de carbón; de hecho, ilustra el viejo criterio de que el escándalo real en Washington es lo que es legal, pero ciertamente plantea dudas sobre su imparcialidad en la política climática. ¿Debería algún legislador con un conflicto de intereses financiero tan importante ejercer una influencia decisiva sobre lo que hace el gobierno de los EE. UU. con respecto a un tema de vida o muerte como la emergencia climática? ¿No debería haber una discusión pública sobre si ese legislador debería recusarse de tales deliberaciones?

En el ámbito de la ley, un juez que tuviera algo parecido a este nivel de conflicto financiero en un caso tendría que recusarse y dejar que un juez diferente manejara el proceso. El código de ética de la profesión legal dicta este enfoque no solo porque el interés financiero de un juez lo tentaría a fallar a su favor. También se debe a que las dos partes que litigaran el caso y el público en general no podrían tener fe en que un juez haría justicia con semejante conflicto de intereses.

¿Por qué no debería aplicarse un estándar similar en la política gubernamental, especialmente cuando lo que está en juego es el futuro de la vida en la tierra? Manchin aún podría votar por el proyecto de ley de presupuesto; simplemente no podía tocar sus provisiones climáticas.

Joe Manchin está rodeado por una pandilla de reporteros cada vez que sale de la oficina del Senado, y con frecuencia aparece en los programas de televisión de los domingos por la mañana que establecen la agenda. Con las votaciones sobre el proyecto de ley presupuestaria acercándose rápidamente y la cumbre de Glasgow que comenzará el 31 de octubre, es hora de que los periodistas presionen al decisor último de Estados Unidos sobre el clima sobre su evidente conflicto de intereses, y por qué no debería apartarse de las deliberaciones climáticas de Estados Unidos.

 

Esta historia se publica como parte de Covering Climate Now , una colaboración global de medios de comunicación que fortalecen la cobertura de la historia climática. Mark Hertsgaard es el director ejecutivo de Covering Climate Now

Comentarios