Se vende mansión embrujada

Se vende mansión embrujada

La mayor mansión "embrujada de EE.UU. sale a la venta. Esta situada en Cape Vincent, Nueva York, una localidad que hace frontera entre EE.UU y Canadá. Es un terreno natural poco conocido, un archipiélago de más de 1.800 islas que esconde algunas viviendas espectaculares. La embrujada mansión se encuentra en la isla de Carleton y sobre ella pesa la mala fortuna de aquellos que la han habitado.

Según informes de prensa, la antigua mansión fue construida en la década de 1890 como casa vacacional del empresario William O. Wyckoff, que había amasado su fortuna vendiendo la recien inventada máquina de escribir para el fabricante de armas E. Remington and Sons. 

Diseñada por el reconocido arquitecto William Henry Miller, la mansión sirvió solo brevemente como residencia de Wyckoff. Según informes de la época el propietario murió de un ataque al corazón en su primera noche en la mansión. La maldición comenzaba para los usuarios de esta impresionante propiedad de casi 3 hectáreas de terreno, 9 dormitorios, tres fuentes de agua o embarcadero privado. Según los mismos informes, su esposa había muerto aproximadamente un mes antes de que la casa estuviera lista.

La propiedad pasó a uno de los hijos de Wyckoff, que sí que pudieron disfrutar algo más de esta vivienda, pero solo unos años. En el crack del 29 lo perdieron todo. La propiedad pasó a manos de General Electric, con la intención de usarlo como lugar de retiro para los directivos de la compañía, pero tampoco salió adelante ya que justo estalló la Segunda Guerra Mundial.

Así, lleva 70 años abandonada y 80 sin tener ningún habitante. Los actuales propietarios viven cerca de la mansión y hace uno años decidieron venderla a pesar de su mal estado. Pero la villa rebota dentro y fuera del mercado buscando un comprador. Un módico precio 495.000 dólares, unos 430.000 euros.

El agente inmobiliario Barry Kukowski dice recibir llamadas de compradores potenciales todas las semanas, pero hasta ahora ninguno ha decidido lanzarse al proyecto.

Y es que lo que el precio no incluye es la severa remodelación que necesita. Algunos expertos han estimado que para que la casita este en pleno funcionamiento se necesitarían entre 10 y 12 millones de dólares.

"Lo que vas a tener que hacer ahora, no es una restauración, es más una reconstrucción", Kukowski .

Comentarios