FOTO DEL DÍA

Dorothy Levitt fue la primera mujer qué ganó una carrera de coches

Debutó el 4 de julio de 1903 en el Southport Speed Trials

dia-internacional-de-la-mujer-dorothy-levitt-la-primera-mujer-que-gano-una-carrera-de-coches-201313083_6
Dorothy Levitt fue la primera mujer qué ganó una carrera de coches

La británica Dorothy Levitt fue la primera mujer piloto de la historia en ganar una carrera automovilística. Su interés por los coches nació cuando empezó a trabajar de secretaria para una compañía de ingeniería llamada D.Napier & Son. Fue allí donde conoció a Selwyn Edge, un piloto de carreras que la animó a competir y que se convirtió en su mentor. Algunos historiadores aseguran que la intención de Edge era utilizar la imagen de Lewitt para hacer publicidad de su empresa, pero lo cierto es que en tan solo unos meses aprendió a conducir para competir en los circuitos y el 4 de julio de 1903 debutó en las carreras de velocidad en Southport Speed Trials y lo hizo por todo lo alto, porque ganó ante la sorpresa de los asistentes.

Ese mismo año consiguió también el trofeo británico de Harmsworth, donde estableció un récord mundial de velocidad al alcanzar los 31 kilómetros por hora. En 1905 volvió a conseguir otro récord al ser la primera mujer en recorrer una distancia total de 661,44 kilómetros a una media de 32 kilómetros por hora. Con el paso de los años Levitt se fue convirtiendo en toda una experta de la carretera y siguió batiendo récords hasta que en 1907 se prohibió la participación de las mujeres en algunos circuitos de su país. Pero lejos de abandonar su pasión decidió irse a Francia y después a Alemania para seguir cosechando éxitos.

Los prejuicios de la época no la dejaron libre de críticas, a ella y a las otras mujeres que también habían querido adentrarse en ese mundo en el que solo había cabida para los hombres. Tanto es así, que incluso el piloto que le había dado las primeras clases, Leslie Callingham, se quejaba continuamente de que Levitt usaba demasiado perfume, muchas pulseras y sombreros o incluso la criticaba por llevar medias de seda o enaguas. Aún con todo, ella supo hacer frente a todos los que la criticaban e incluso enseñó a conducir a otras mujeres importantes como la reina Alexandra de Dinamarca y a varias princesas reales.

En el año 1910 Dorothy Lewitt decidió abandonar el mundo de las carreras habiendo cosechado numerosos éxitos y dejando algunas sugerencias para el mundo del motor que luego serían tomadas en cuenta por los fabricantes de coches. Como la recomendación que daba a las mujeres en un libro que escribió, para animarlas a conducir y a llevar un espejo de mano para observar el tráfico que venía por los lados (ya que en esa época no había retrovisores).

Comentarios