Expertos internacionales en economía y estadística niegan el fraude electoral en Bolivia

El pasado domingo 10 de noviembre, la Organización de Estados Americanos (OEA) llamaba a la repetición electoral en Bolivia tras recibir los resultados preliminares de la auditoría de los comicios del 20 de octubre, asegurando que la primera ronda de las elecciones bolivianas tenía que ser "anulada". A partir de ahí se produjo un golpe de Estado que ha llevado al país a una situación extremadamente tensa, al borde de la guerra civil. Ahora un manifiesto firmado por economistas y académicos de universidades como Harvard, Massachusetts o Cambridge exige a la OEA que "retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones" y "que se respeten las instituciones y los procesos democráticos de Bolivia".

Expertos internacionales en economía y estadística niegan el fraude electoral en Bolivia

"Nosotros, los abajo firmantes, pedimos que se respeten las instituciones y los procesos democráticos de Bolivia". Así es como comienza un manifiesto firmado por más de 100 expertos internacionales en economía y estadística, realizando "un llamado a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones, las que han contribuido al conflicto político y han servido como una de las ‘justificaciones’ más utilizadas para consumar el golpe militar".

Los firmantes pertenecen a entidades como el Economic Policy Institute y diversas universidades de Estados Unidos, Australia, México e India, entre muchos otros, y que condenan que Donald Trump apoyara "abierta y firmemente el golpe militar del 10 de noviembre que derrocó al Gobierno del presidente Evo Morales", explicando y argumentando mediante sus conocimientos en Estadística por qué no es correcto "el relato de fraude".

Todo comenzó el domingo 10 de noviembre, cuando la Organización de Estados Americanos (OEA) llamaba a la repetición electoral en el país tras recibir los resultados preliminares de la auditoría de los comicios del pasado 20 de octubre, asegurando que la primera ronda de las elecciones bolivianas tenía que ser "anulada". Estados Unidos pidió inmediatamente a la OEA que enviara una misión al país andino para velar por que las elecciones sean "libres y justas". A partir de ahí, las fuerzas armadas del país tomaron el control, el presidente legítimo Evo Morales tuvo que huir del país, y se autoproclamó presidenta la senadora Jeanine Áñez con tan solo el 4% de los votos, y que comenzó una caza contra los indígenas y los defensores de Evo. Un golpe de Estado en toda regla que aupó al poder a la extrema derecha del país andino. Ahora, un grupo de economistas y estadísticos demuestran que la OEA mintió a la hora de presentar los datos. 

El manifiesto

Nosotros, los abajo firmantes, pedimos que se respeten las instituciones y los procesos democráticos de Bolivia.

El Gobierno de Donald Trump ha apoyado abierta y firmemente el golpe militar del 10 de noviembre que derrocó al Gobierno del presidente Evo Morales. Nadie disputa que Morales fue elegido democráticamente en 2014, y que su mandato no termina hasta el 22 de enero; sin embargo, muchos fuera del Gobierno de Trump parecen aceptar el golpe militar apoyado por Trump.

Muchas personas que apoyaron el golpe han afirmado que Morales robó las elecciones. Este relato de fraude recibió un gran impulso a través de una declaración emitida por la Organización de Estados Americanos el día después de las elecciones del 20 de octubre; relato que posteriormente la OEA repetiría en formas similares. La declaración de la Misión de Observación Electoral de la OEA para Bolivia expresó su "profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas”. No se incluyó evidencia alguna que respaldara esta declaración. Sin embargo, se interpretó ampliamente como una acusación de fraude, y después de las elecciones tales acusaciones se tornaron habituales en los principales medios de comunicación.

De hecho, es fácil mostrar con datos electorales, los que están disponibles públicamente, que el cambio en la ventaja de Morales no fue ni "drástico" ni "difícil de explicar". Hubo una pausa en el "conteo rápido" de los resultados de la votación —cuando se llegó al conteo de 84% de los votos—  y la ventaja de Morales era de 7.9 puntos porcentuales. Con un 95% del recuento total de votos, su margen había aumentado a poco más del 10%, lo que permitió a Morales ganar en primera ronda, sin tener que ir a una segunda vuelta. Al final, el conteo oficial mostró una ventaja del 10.6%[1]

No es inusual que los resultados de unas elecciones tengan un sesgo por ubicación geográfica, lo que significa que los resultados pueden variar dependiendo de cuándo se cuenten los votos de las diferentes áreas. Nadie sostuvo que hubo fraude en las elecciones para gobernador del 16 de noviembre en el estado de Luisiana. En ellas, el candidato demócrata, John Bel Edwards, ganó por 2.6 puntos porcentuales. Después de haber aparecido como perdedor casi toda la noche, al final del conteo llegaron los votos del condado de Orleans donde el 90% votó por él, dándole así la victoria total.

Y el cambio en el liderazgo de Morales no fue "drástico" en absoluto; fue parte de un aumento constante y continuo en la ventaja de Morales iniciado horas previas a la interrupción.

bolivia-elections-2019-11-fig1

La explicación del aumento del margen de Morales fue, por lo tanto, bastante simple: las áreas que informaron sus votos posteriormente fueron más pro-Morales que las áreas que informaron sus votos más temprano.

De hecho, el resultado final fue bastante predecible sobre la base del primer 84% de los votos reportados. Esto se ha demostrado mediante el análisis estadístico y también mediante un análisis más simple de las diferencias entre las preferencias políticas de las áreas que informaron sus votos antes y las que informaron después.

Hacemos un llamado a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones, las que han contribuido al conflicto político y han servido como una de las "justificaciones" más utilizadas para consumar el golpe militar. Pedimos al Congreso de Estados Unidos que investigue este comportamiento de la OEA y se oponga al golpe militar, a su continuo apoyo por parte del Gobierno de Trump, así como a la continua violencia y a las violaciones a los derechos humanos del Gobierno de facto.

Asimismo, los medios de comunicación y los periodistas tienen la responsabilidad de buscar expertos independientes que estén familiarizados con los datos electorales y puedan ofrecer un análisis independiente de lo que sucedió, en lugar de simplemente tomar la palabra de los funcionarios de la OEA, quienes han demostrado repetidamente estar equivocados respecto a estos comicios.

Muchas vidas pueden depender de que esta historia sea aclarada.  

 

Comentarios