VIDEOS

Los gritos racistas contra Iñaki Williams que el árbitro "no escuchó"

Para la Liga de Fútbol Profesional, los cánticos de la grada llamando "nazi" a un jugador con ideología de extrema derecha es motivo suficiente para cancelar el partido y proceder a una multa ejemplificante para que no se repitan los hechos. Sin embargo, los cánticos racistas contra jugadores no son motivo para actuar de la misma manera. 

Así se desprende de los hechos sucedidos este fin de semana, cuando el jugador del Athletic de Bilbao Iñaki Williams tuvo que soportar cánticos racistas por parte de aficionados del Espanyol. Williams avisó de la situación al capitán de su equipo, Iker Muniain, que lo denunció al árbitro, Sánchez Martínez. Sin embargo, este no dejó constancia del hecho en el acta del encuentro. La LFP se ha excusado asegurando que los cánticos fueron proferidos "por un número muy reducido de personas de la afición" y además "el árbitro Sánchez Martínez no los escuchó".

Finalmente, y debido al revuelo mediático, La Liga de Fútbol Profesional (LFP) y la Federación Española de Fútbol (FEF) han demandado sanciones e intentarán identificar a los autores de las vejaciones para «iniciar acciones penales contra ellos por delito de odio», lo que conlleva una pena de uno a cuatro años de cárcel, y cerrar una grada del campo del Espanyol. La FEF se limita a pedir que el caso vaya a la Comisión Antiviolencia y represalias para los autores del cántico vejatorio, pero no para el club local.

Los gritos racistas contra Iñaki Williams que el árbitro "no escuchó"