Neft Dashlari: la peculiar historia de un pueblo flotante en medio del mar

El asentamiento industrial de Neft Dashlari se encuentra a 100 kilómetros de distancia de Bakú, la capital de Azerbaiyán, y a 55 kilómetros desde la costa más cercana del Mar Caspio. Construida a partir de 7 barcos hundidos, acabó convirtiéndose en un pueblo flotante completo, con sus viviendas, hoteles, cafés y hasta un campo de fútbol. Fue la primera plataforma de petróleo en Azerbaiyán, y la primera plataforma petrolífera marina operativa en el mundo. 

Fuente: Twitter
Fuente: Twitter
Neft Dashlari: la peculiar historia de un pueblo flotante en medio del mar

En 1941, se producía el 75% de todo el petróleo de la Unión Soviética en Azerbaiyán. Debido a esta razón, durante la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich intentó apoderarse de la ciudad de Bakú y de la península de Absheron.  Sin embargo, los soviéticos resistieron el despliegue de la Wehmacht.

Una vez acabado el conflicto, el Kremlin dio la orden de explorar profundamente la región petrolífera del Caspio. Fue así como se iniciaron las perforaciones sistemáticas. Cuando encontraron el petróleo, construyeron la primera plataforma petrolífera sobre el mar del mundo. De este modo, Neft Dashlari (escrito Neft Daşları en azerí, y que viene a significar algo así como "rocas petrolíferas"), llegó a ser una ciudad, una ciudad insólita, con un sistema de plataformas construidas sobre la base de barcos hundidos. Como curiosidad, entre ellos se encuentra el Zoroaster, el primer petrolero del mundo, construido en 1870.

The_Soviet_Union_1971_CPA_4086_stamp_(Oil_Platforms_on_Causeway_in_Caspian_Sea) 

Fuente: Brandmeister en English Wikipedia

A mediados de los 70, en pleno apogeo, en Neft Dashlari había dos mil plataformas petroleras que estaban unidas por 300 kilómetros de caminos. Vivían cerca de 5.000 personas. Entre las infraestructuras construidas, había una planta potabilizadora de agua, panaderías, campos de futbol, teatro, cine... todo construido sobre el mar. Aquella urbe flotante, descrita por algunos como un pulpo de metal en medio del mar, llegó a ser utilizada también como plató cinematográfico en una película de James Bond.

El colapso de la Unión Soviética significó también el principio del fin de Neft Dashlari, que hoy es la representación misma de la decrepitud arquitectónica. 

De los 300 kilómetros de caminos entre islotes artificiales y plataformas petrolíferas...de los 300 kilómetros que hubo, hoy sólo son transitables 45. Muchos edificios fueron engullidos por el mar. Hoy, con una producción de petróleo escasa y menguante...la ciudad flotante sigue en pie, como si fuera una versión marítima de Mad Max. Decadente resulta insuficiente para describir ese lugar que continúa activo porque costaría mucho más desmontarlo de lo que cuesta mantenerlo en funcionamiento. El criterio económico que resolvió su construcción es el que sostiene sobre el mar una mole inmensa de metales oxida - Javier Cancho

Ya en el siglo XXI, la producción de crudo de Neft Dashlari bajó a niveles más o menos testimoniales. El problema, según algunos economistas, es que desmantelar la ciudad flotante costaría más que dejarla ahí a su suerte para que muera.

Imagen

Sin embargo, las autoridades de Azerbaiyán decidieron hacer lo contrario. Decidieron revitalizarla. En 2009, para el 60 aniversario de su fundación, renovaron unos cuantos edificios, construyeron otros y colocaron un nuevo césped artificial en el campo de futbol.

Durante las últimas seis décadas, los yacimientos de Neft Dashlari han producido más de 170 millones de toneladas de petróleo y 15 mil millones de m3 de gas natural asociado. Según las estimaciones actuales realizadas por geólogos, el volumen de reservas recuperables se alza hacia los 30 millones de toneladas.

Se calcula que, a partir de 2008, las plataformas tenían una población total de cerca de 2.000 personas, que trabajan a lo largo de la semana en turnos. En total, unas 5.000 personas trabajaban allí en 2012.

Comentarios