La subida de precios de fertilizantes para agricultura podría disparar los precios de los alimentos

La subida en los precios de la energía y el paulatino agotamiento de diferentes recursos naturales está provocando una reacción en cadena en todos los sectores. Tras el alza en los precios de la gasolina o la factura de la luz, los consumidores probablemente vean en los próximos meses un importante aumento en un bien de primera necesidad como es la alimentación, debido al fuerte aumento del precio de los fertilizantes, imprescindibles en la agricultura comercial.
fertilizantes
Los precios de los alimentos comparados con los precios de las materias primas para fertilizantes. Fuente: Bloomberg
La subida de precios de fertilizantes para agricultura podría disparar los precios de los alimentos

El gas, la electricidad y los combustibles han aumentado su precio de modo vertiginoso en los últimos meses, lo que afecta a casi todos los sectores. La alimentación no podía ser menos, puesto que agricultores y ganaderos hacen un enorme gasto de estos recursos, lo que supone un importante aumento de los costes de producción. Y a esto hay que sumar otro insumo básico en este sector que también se ha disparado: los fertilizantes. Tanto los cultivos para consumo humano como los industriales o los dedicados a la producción de piensos para ganadería dependen del aporte de nutrientes y minerales obtenido a través de estos fertilizantes, lo que pone de manifiesto su gran importancia. 

El origen del aumento de los precios de está en la subida del gas y la electricidad, pero también en la reducción de los recursos naturales necesarios para su fabricación. Tambien hay voces que señalan un intento por parte de la industria de beneficiarse económicamente esta situación. Europa y Estado Unidos por ejemplo han bloqueado a la empresa Belaruskali OAO, principal firma estatal de Bielorrusia e importante productor de potasa, por la detención del periodista Roman Protesevich en un vuelo de Ryanair; la estadounidense CF Industries, propietaria del mayor complejo de nitrógeno del mundo, cerró hace aproximadamente un mes dos plantas dos plantas en Reino Unido aduciendo el elevado precio del gas natural; casi al mismo tiempo, la noruega Yara, especializada en producción de amoniaco, y con un volumen de facturación de más de 11.000 millones de dólares, anunciaba que recortará un 40% su capacidad de producción en Europa «por los precios récord del gas natural», según se podía leer en elEconomista.es hace escasas fechas; y en la provincia china de Yunnan el Gobierno del país ha recortado la producción de fertilizantes para frenar el consumo de energía.

La consecuencia de todos estos factores sumados es que muchos agricultores tendrán que escatimar en fertilizantes, lo cual se notará en el rendimiento. 

El sector agrario también alerta sobre el riesgo de que se produzca una reducción de la oferta de algunos productos básicos de la cesta de la compra por la subida de los costes de producción y la imposibilidad de repercutirlos en los precios de venta. Los medios de producción más utilizados en este sector se han encarecido en distintos porcentajes: entre un 50% y un 100% los diferentes fertilizantes; entre un 20% y un 25% los piensos, por el incremento de los cereales y la soja; más de un 30% el agua; más de un 40% el gasóleo, y un 300% la energía.

 

Fuentes: eldiasegovia.es // elpais.com

Comentarios