FOTO DEL DÍA

En 1983 se prohibió la pena de muerte en España

Fue algunos años antes, en 1974, cuando se realizaron las dos últimas ejecuciones con garrote vil

En 1983 se prohibió la pena de muerte en España

El anarquista Salvador Puig Antich y el delincuente Georg Michael Welzel, fueron las últimas personas que murieron condenadas a pena de muerte por garrote vil en el Estado español. Fue en el año 1974, durante la dictadura franquista, pero no fue hasta el 25 de junio de 1983 cuando esta práctica desapareció para siempre del Código Penal.

El garrote vil era una máquina que se utilizó para aplicar la pena de muerte de manera válida desde el año 1920, hasta su desaparición definitiva del Código Penal. El mecanismo consistía en un asiento que permitía a los condenados sentarse para dejar su cuello apoyado en un tablero. Allí se les ponía una especie de collar que tenía acoplada una manivela con un artilugio similar a un torniquete que terminaba en bola. Al girar el mecanismo y apretarlo provocaba la rotura del cuello del condenado. Esta máquina de tortura ya existía en la edad media, pero solo se la denominaba garrote. El adjetivo de “vil” se añadió para hacer referencia a los villanos que en él morían y no fue hasta el siglo XIX cuando se instauró de manera válida en la sociedad española para llevar a cabo las condenas de pena de muerte.

Las últimas ejecuciones fueron en el año 1974, pero posteriormente hubo un condenado más que fue indultado en el año 1977. Durante la transición democrática la pena de muerte fue abolida y por lo tanto se prohibieron también las ejecuciones por garrote vil. En 1978 se publicó el “Proyecto de Ley sobre la abolición de la pena de muerte en el Código Penal Común”, pero no fue hasta 1983 cuando se aprobó la reforma que supuso la abolición definitiva de la pena de muerte.

Comentarios