FOTO DEL DÍA

En 1956 el ejército mexicano tomó de manera violenta el Instituto Politécnico Nacional

La toma del internado del IPN fue un antecedente de represión y un acontecimiento trascendental de la historia de México
En 1956 el ejército mexicano tomó de manera violenta el Instituto Politécnico Nacional

El internado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México fue una institución de educación superior que estuvo al servicio del régimen del presidente Lázaro Cárdenas y desde los primeros años los alumnos estuvieron muy comprometidos con mantener la transmisión de los ideales izquierdistas que defendía su política. Pero en el año 1942, la ruptura entre los estudiantes y el gobierno empezó con la creación de la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET), que en sus inicios fue una organización de carácter social y de izquierdas pero que poco a poco fue dando un giro hacia el ámbito nacionalista. En 1956, los estudiantes empezaron a reclamar mejoras y el dirigente estudiantil Nicandro Mendoza animó a los alumnos en un mitin a iniciar una huelga general.

Los estudiantes luchamos por más horas de clase, más maestros, más laboratorios, más talleres, más aulas, por la construcción de la Ciudad Politécnica. Por más becas, más casas hogar, más hogares colectivos y por la construcción de internados para que se ampliaran las oportunidades de educación de los hijos de obreros y campesinos - Nicandro Mendoza

La convocatoria de huelga fue secundada por la mayoría de las escuelas rurales del país pero en el mes de junio la FNET decidió abandonarla cuando el gobierno decidió destituir al director general de IPN. El verdadero problema empezó cuando entró el nuevo dirigente de la institución, Arejo Peralta. Muchos estudiantes, sobre todo los más radicalizados, se opusieron al nuevo nombramiento y desde el gobierno decidieron actuar, iniciando la “Operación P”. El 23 de septiembre sobre las cuatro de la madrugada, cuando la mayoría de los estudiantes dormían, más de 1.800 soldados supervisados por el secretario de la Defensa, ocuparon las instalaciones del internado para apresar a los dirigentes del movimiento estudiantil. En los días posteriores y hasta el 27 de septiembre se siguieron realizando detenciones, incluso el internado se llegó a clausurar argumentando problemas presupuestales, algo totalmente falso, ya que la toma fue una acción premeditada de represión, que tenía como finalidad acabar con el movimiento estudiantil e implementar un nuevo modelo autoritario de gestión en el Instituto Politécnico Nacional.

Comentarios