El pulmón del planeta arde, y Bolsonaro continúa con la criminalización de ONGs

Brasil ha sufrido en lo que va de año casi 73.000 incendios, lo que unido a la brutal deforestación puesta en marcha por el actual gobierno, pone en alerta máxima al bosque tropical más grande del mundo, y que ofrece el 20% del oxígeno del planeta. Mientras, el presidente Bolsonaro continúa la tendencia mundial de criminalización de las ONGs al insinuar que podría ser "una acción criminal de esos oenegeros para llamar la atención contra mi persona"

El pulmón del planeta arde, y Bolsonaro continúa con la criminalización de ONGs

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó al poder gracias a promesas como la de desarrollar la agricultura y la minería en el Amazonas, consiguiendo así el poderoso favor de terratenientes ganaderos y agricultores. Desde que llegó al poder, la deforestación ha avanzado a un terrible ritmo de un campo de fútbol cada 3 minutos, lo que llevó a que Alemania y Noruega retiraran su financiación del 'Fondo Amazonas', un programa que busca mantener la sostenibilidad en la región y que sirve como incentivo para reducir la deforestación. 

Si comparamos la superficie arrasada durante el mes de junio de 2019 con el de 2018, ésta ha aumentado un psicópata 88%, según cifras del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales de Brasil. Bolsonaro advirtió al director de este organismo asegurando que "está trabajando para una ONG", y respondió lo siguiente ante las críticas internacionales: 

Amazonas es de Brasil no de ustedes. Esa es mi primera respuesta, ¿está ok? (...) Se acabó la psicosis ambiental (...) Dudo que encuentren aquí un kilómetro de selva deforestada. Lo dudo mucho. En Europa, sin embargo, no van a encontrar un kilómetro de selva - Jair Bolsonaro

Captura de pantalla 2019-08-22 a las 11.33.55

Si el aumento incontrolado de la deforestación no era suficiente para acabar con una de las zonas más importantes para la salud del planeta, ahora tenemos que sumarle una terrible oleada de incendios. Según las cifras del Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (INPE), se han detectado 72.843 incendios desde enero de 2019, lo que supone un aumento del 83% en comparación con los incendios registrados en 2018. Es difícil conocer las razones exactas de los fuegos, y sin duda las condiciones climatológicas tienen mucho que ver.

El clima seco, el viento y el calor hicieron que los incendios aumentaran considerablemente en todo el país. Los miembros de la brigada de ICMBIO e IBAMA, equipos y aviones están totalmente disponibles para los Estados y ya están en uso - Ricardo Salles, ministro de medioambiente brasileño

Causas

Pero reducir este espectacular aumento de los incendios únicamente a las condiciones climáticas no parece creíble. Sin duda existen otros factores que explican la situación, como las facilidades otorgadas por el gobierno a los agricultores para que puedan deforestar tierras para la cría de ganado, tal y como denuncian las organizaciones ambientalistas de la región. El pasado 9 de agosto por ejemplo, los agricultores del estado de Pará pidieron un "día de fuego", es decir, un permiso para realizar incendios controlados para liberar zonas de selva para uso comercial. Casualmente, desde ese 9 de agosto se declaró la emergencia en la selva del Amazonas, debido principalmente al aumento de los incendios en Mato Grosso y Pará.

15658094745d545b420c975_1565809474_3x2_lgFocos en el suroeste de Pará según imágenes de satélite del programa Burns

Si unimos el aumento de las temperaturas, la sequía provocada por los incendios, la deforestación y la actividad del nuevo gobierno de Bolsonaro, tenemos un cóctel explosivo que explica la situación. 

No hay nada raro en el clima este año ni en los niveles de lluvia en la región amazónica, que sólo está un poco por debajo del promedio. La estación seca crea las condiciones favorables para la propagación del fuego, pero su inicio es obra de los humanos, ya sea deliberadamente o por accidente - Alberto Setzer, investigador de INPE

Criminalizar para desorientar

Al igual que sucede en Europa con el rescate de náufragos en el Mediterráneo, Bolsonaro ha iniciado una campaña de criminalización de las ONGs con la intención de desviar la atención, crear confusión y ofrecer un chivo expiatorio a sus seguidores. 

Puede haber, sí, y no estoy afirmando, una acción criminal de esos 'oenegeros' para llamar la atención contra mi persona, contra el Gobierno de Brasil, y esa es la guerra que nosotros enfrentamos... hemos cortado el dinero público que iba para las ONG , de esa forma, ese personal está sintiendo la falta de dinero - Jair Bolsonaro

 

Comentarios