Hace 40 años que ser homosexual no es ilegal en España

Hace 40 años que ser homosexual no es ilegal en España
El 26 de diciembre de 1978, a día de hoy, no es la más popular para el colectivo LGTB. Sin embargo, a nivel práctico supuso la legalización de la homosexualidad en España. Y es que, hasta entonces el franquismo trataba de enfermos a los homosexuales y la penalizaba con la aplicación de la Ley de Vagos y Maleantes, aprobada durante la República, Francisco Franco la modificó el 15 de julio de 1954 para incluir en los actos delictivos a los homosexuales. Las penas que se aplicaban iban desde el internamiento, en lo que llamaban Colonias Agrícolas, pero los que vivieron esa desagradable experiencia no dudan en calificarlas como campos de concentración, hasta el destierro, pasando por multas económicas y vigilancia. Con el inicio de los 70 llegaba el artículo segundo de la Ley 16/1970, de 4 de agosto, sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, que rezaba así: “Serán declarados en estado peligroso, y se les aplicarán las correspondientes medidas de seguridad y rehabilitación los que realicen actos de homosexualidad”. El texto, era aprobado para “corregir los defectos observados en el sistema” y “el primordial compromiso de reeducar y rescatar al hombre para la más plena vida social” Se establecieron dos penales, uno en Badajoz y otro en Huelva, en ellos tal y como explica el Informe de Amnistía Internacional España: poner fin al silencio y a la injusticia, se pretendía reconducir la orientación sexual de los presos mediante lo que se denominó terapia de aversión: tras estímulos homosexuales se daban descargas eléctricas, que cesaban cuando había estímulos heterosexuales. El penal de Badajoz, actualmente museo extremeño de arte contemporaneo Hace 40 años a finales de diciembre del año 1978, la homosexualidad dejó de considerarse un delito. Con la reforma de la llamada ley de Peligrosidad Social, gais y transexuales dejaron de considerarse "vagos y maleantes" y se puso fin a décadas de brutal represión. Unos meses antes, el 25 de junio 1978, se celebraba en Madrid la primera manifestación del Orgullo en esta ciudad, la primera en España se ofició un año antes en Barcelona, donde miles de personas marcharon por la confluencia de la calle O’Donell con Menéndez Pelayo en protesta por la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social. Cabecera de la primera manifestación del orgullo en Madrid en 1978 Una ley que les posicionaba en el silencio o la exclusión social que era todo cuanto les ofrecía la España de Franco. Una persecución diaria que, si bien se calmó con la muerte del dictador y la posterior derrogación de la ley, siguieron sufriendo hasta la amnistía. Y es que la ley no fue efectiva hasta que se publicó en el BOE del 11 de enero de 1979, y para más inri, no se consiguió la amnistía para los encarcelados hasta 1981. Por otra parte el delito por escándalo público, referido a relaciones entre personas del mismo sexo, continuó vigente hasta 1988. Pero afortunadamente la sociedad siguió avanzando y en el 2005 se legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo situando a España en la vanguardia de los derechos sociales del colectivo LGTBI. Carlos y Emilio protagonizaron la primera boda gay en España Pero no está todo conseguido, las agresiones y el odio al colectivo sigue vigente, ataques callejeros o el bullying homófobo en las aulas son una triste realidad, también el drama de suicidios entre jóvenes transexuales. En 2017 se registraron 629 delitos de odio a personas LGTBI en España. Pero el dato real se supone mucho mayor ya que, según los expertos, entre el 60% y 80% de los casos no se denuncian, por lo que no se conocen el número real de víctimas.
Comentarios