Eulixe

El Gobierno abre los ojos ante las ridículas cifras de reciclado de Ecoembes

Un reciente estudio ha revelado nuevos datos sobre el coste real que están asumiendo los ayuntamientos españoles por la gestión que hacen Ecoembes y Ecovidrio de sus residuos de envases. De los miles de millones de envases que consumimos, el 75% acaba en vertederos, incineradoras o el medio ambiente y solo el 25% llega a plantas de reciclaje. Esto evidencia el fracaso del modelo de recogida selectiva actual que, además de ineficiente, es muy costoso para la ciudadanía.

ecoembesEulixe
ecoembesEulixe
El Gobierno abre los ojos ante las ridículas cifras de reciclado de Ecoembes

Por Luna Izquierdo - Contrainformacion

Ecoembes solo se hace cargo de ese 25% que va al contenedor amarillo, pero no se hace cargo de los demás envases, a pesar de que todas las empresas que los fabrican le pagan a Ecoembes por los envases que ponen en el mercado, para que posteriormente se gestionen adecuadamente.

Por tanto, los Ayuntamientos deben gestionar ese 75% restante de envases no recogidos, lo que supone un gasto de más de 1.700 millones de euros en total. La deuda que asumen anualmente los entes locales (los municipios, las provincias y las islas), asciende a 1.699 millones de euros responsabilidad de Ecoembes y a 21 millones de euros de Ecovidrio.

El Gobierno se enfrenta a Ecoembes por las ridículas cifras de reciclado
El Gobierno se enfrenta a Ecoembes por las ridículas cifras de reciclado

 

Avanzar en planes de economía circular y, sobre todo, en la reducción de residuos son algunas de las propuestas que los grupos parlamentarios han incluido en las más de 200 enmiendas parciales presentadas al Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados.

De entre la treintena de enmiendas presentadas por Unidas Podemos (UP), conjuntas con el Grupo Parlamentario Socialista (PSOE), destaca el objetivo de incorporar a futura la norma el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno a la Ley de Residuos (SDDR) encaminado hacia un sistema de gestión más sostenible.

Devolución de los cascos de botellas

Se trata de poner en marcha este sistema de devolución, que es la versión moderna de la tradicional devolución de los cascos de botellas en las tiendas, por los que el consumidor deja un pequeño depósito por cada envase reutilizable, un dinero que se le devuelve cuando retorna el envase, evitando así que millones de botellas, latas y bricks acaben en el medio ambiente.

Y es que como ya hemos dicho, la tasa de reciclado de envases destinados al contenedor amarillo no supera el 25%, mientras Ecoembes ha llegado a hablar de tasas superiores al 70%.

Estudio de Tragsatec

Un estudio, encargado por el Gobierno y publicado el 22 de septiembre por la empresa pública Tragsatec, señala que los flujos de este tipo de materiales en España no se han podido contrastar ni verificar “por falta de información completa proveniente de fuentes independientes”.

De momento, tal y como recoge El Salto, la única auditoría realizada por un Gobierno respecto al reciclaje de residuos en España la realizó el Govern balear en 2020 y dicho informe corroboraba que Ecoembes solo reciclaba el 25% de los envases ligeros depositados en el contenedor amarillo en Baleares.

Si se continúa con esas cifras “no se alcanzaría ninguno de los objetivos de recogida separada neta de botellas de bebida de plástico (77% en 2025 y 90% en 2029), al tener unos porcentajes de recogida separada [que no de reciclaje] del 52%”, señala el informe de Tragsatec.

El informe estima en 2.193 al año las toneladas de residuos susceptibles de ser reutilizadas con un SDDR si el sistema incluye únicamente envases de agua, cerveza, bebidas refrescantes y zumos fabricados en plásticos PET y PEAD y latas de acero y aluminio. Si además se incluyen bricks y vidrio, la cantidad se triplicaría hasta las 6.752 toneladas al año.

El texto del proyecto de real decreto, tal y como recoge el citado diario, recalca que la introducción de un SDDR sería obligatoria en dos años “siempre que España no alcance como mínimo una recogida separada en peso del 70% en 2023 y del 85% en 2027”, unas cifras imposibles de conseguir para una de las principales plataformas favorables a la vuelta de los sistemas de depósito, Retorna, por lo que se da por hecho que, de continuar el texto tal cual se encuentra ahora mismo, España contaría con un SDDR a partir de 2023.

Sin embargo, el texto no especifica qué envases concretos acabarían dentro del SDDR y queda en duda si los bricks y las botellas de vidrio estarían dentro de la nueva fórmula.

Miquel Rosel, director de Retorna, ha señalado que desde el Gobierno se ve la necesidad de que, después de 20 años de tener un sistema de contenedor de colores, esto no es suficiente y hay que incorporar nuevos sistemas para gestionar los residuos. Rosel considera crucial que el vidrio y los bricks se encuentren dentro del futuro SDDR, algo a lo que se opone Ecovidrio.

Desde otra de las organizaciones que más defiende la llegada de un sistema de depósito a España, Amigos de la Tierra, consideran indispensable que el SDDR se amplíe a otros envases y no solo abarque a los de bebidas.

La implantación del SDDR reduciría el impacto ambiental del plástico

El estudio de Tragsatec afirma que con la implantación del SDDR, ya sea con o sin vidrio y bricks, se cumpliría el objetivo marcado por la directiva 2019/904, relativa a la reducción del impacto ambiental del plástico, de conseguir una separación neta de botellas de bebidas de plástico del 90% para 2029. Además, la introducción de un SDDR aumentaría la cantidad recuperada de material y la calidad de lo recuperado. También se ahorraría en emisiones de dióxido de carbono 0,5 millones de toneladas.

Desde Amigos de la Tierra matizan que los porcentajes de reutilización planteados en el real decreto, un 10% en 2025 y un 20% en 2030, son insuficientes y resaltan como otro de los puntos clave del decreto el prohibir los envoltorios plásticos de frutas y verduras, siempre que no se sustituyan por bioplásticos o por otros envases de usar y tirar.

contrainformacion

Comentarios