Imprimir

El papa Francisco asegura que "el sistema mundial actual es insostenible"

Oier Zeberio | 25 de noviembre de 2020

Papanarkista

Francisco instó el pasado sábado a los jóvenes economistas, emprendedores y líderes empresariales a que sean "más sostenibles", que fomenten la solidaridad internacional y que promuevan modelos de desarrolló que involucren a los más desfavorecidos. El sumo pontífice argumentó además que la peor reacción cuando la pandemia llegue a su fin sería "caer aún más en un consumismo febril y en nuevas formas de autoprotección egoísta". Un nuevo capítulo en el argumentario del Papa antisistema. 

Ya sea porque sea Jesuita, por su pasado y sus vivencias, por el hecho de que pertenezca a la sección progresista de la Iglesia, o porque ve que la oscuridad ha sumido a la Iglesia en las tinieblas, el papa Francisco sigue arrojando mensajes de marcado carácter anti neoliberal y renovador.  

Por ejemplo, el 10 de octubre, Francisco Bergoglio presentó su tercera encíclica (el texto más autoritario que puede publicar un Papa) con el título "Fratelli Tutti" (hermanos todos), donde hizo un llamamiento "a la fraternidad humana" para construir "un mundo más justo" después de la pandemia. En aquella ocasión, el papa habló sobre los peligros de la globalización económica, el neocolonialismo, la defensa del trabajo, la salida de la pobreza, la acogida de migrantes y refugiados etc. e incluso se atrevió a exigir la reforma de las Naciones Unidas por estar demasiado sometida a la dimensión económica. 

Por otra parte, el 22 de octubre expresó su apoyo a la legalización de la unión civil entre personas del mismo sexo. "La gente homosexual tiene derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Nadie debería ser expulsado o sentirse miserable por ello", afirmó en una declaración inédita que incomodó a los jerarcas conservadores del Vaticano.

En esta ocasión, en un videomensaje dirigido a los participantes del foro juvenil La economía de Francisco, celebrado en la localidad italiana de Asís, el sumo pontífice argumentó que la peor reacción, cuando la pandemia llegue a su fin, sería "caer aún más en un consumismo febril y en nuevas formas de autoprotección egoísta". "No olviden que de una crisis nunca salimos igual: salimos mejor o peor. Cultivemos lo que es bueno, aprovechemos la oportunidad y pongámonos todos al servicio del bien común", afirmó.

Francisco aseguró que es urgente "una narrativa económica diferente" capaz de tomar nota del hecho de que "el sistema mundial actual es insostenible desde diferentes puntos de vista" y "afecta a nuestra hermana tierra, tan maltratada y despojada, y al mismo tiempo a los más pobres y excluidos".

El papa subrayó que muchos jóvenes “tendrán la oportunidad de actuar e influir en las decisiones macroeconómicas, donde el destino de muchas naciones está en juego". Al respecto, les dirigió el siguiente mensaje:

Sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas, capaces de velar por el desarrollo sostenible de los países y evitar la asfixiante sumisión de estos países a sistemas de crédito que, lejos de promover el progreso, someten a sus poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia. Los sistemas de crédito son por sí solos un camino hacia la pobreza y la dependencia. Esta legítima protesta exige el estímulo y el acompañamiento de un modelo de solidaridad internacional que reconozca y respete la interdependencia entre las naciones y favorezca mecanismos de control capaces de evitar cualquier tipo de sumisión, así como de velar por la promoción de los países más desfavorecidos y en desarrollo; cada pueblo está llamado a hacerse autor de su propio destino y del de todo el mundo - Papa Francisco

Además, el líder religioso dijo a los jóvenes economistas, empresarios, trabajadores y líderes empresariales, que "ha llegado el momento de atreverse a correr el riesgo de favorecer y estimular modelos de desarrollo, progreso y sostenibilidad" en los que "las personas, y especialmente los excluidos, dejen de ser una presencia meramente nominal, técnica o funcional para convertirse en protagonistas de sus vidas como de todo el tejido social".

No pensemos por ellos, pensemos con ellos: recordemos el legado del iluminismo, de la Ilustración, de las elites ilustradas. Todo para el pueblo, nada con el pueblo. Y eso no funciona. No pensemos por ellos, pensemos con ellos. Y de ellos aprendamos a avanzar en modelos económicos que beneficiarán a todos, porque el enfoque estructural y de toma de decisiones estará determinado por el desarrollo humano integral, tan bien elaborado por la doctrina social de la Iglesia - Papa Francisco

Por último, Francisco señaló que la política y la economía no deben "someterse a los dictados y al paradigma eficientista de la tecnocracia". "Necesitamos de manera ineludible que la política y la economía, en diálogo, se pongan decididamente al servicio de la vida, especialmente de la vida humana", afirmó.

Todo programa, elaborado para aumentar la producción, no tiene en última instancia otra razón que el servicio de la persona. Su función es reducir la desigualdad, combatir la discriminación, liberar al hombre de su servidumbre. [...] No basta con aumentar la riqueza común para que se distribuya equitativamente - no, esto no es suficiente - no basta con promover la tecnología para que la tierra se vuelva más humana para habitar. Eso tampoco es suficiente -  Papa Francisco

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/actualidad/papa-francisco-critica-consumismo-febril-insta-involucracion-desfavorecidos/20201125073511021625.html


© 2021 Eulixe

@Eulixe.com - El primer medio de infoentretenimiento en español