El Tribunal Supremo abre la puerta al mercado del tabaco natural

El Tribunal Supremo abre la puerta al mercado del tabaco natural
Si eres de los que todavía no ha dejado el vicio de fumar, ni piensas hacerlo, estás de enhorabuena. Y es que el Tribunal Supremo acaba de abrir la puerta de par en par a un negocio hasta ahora semiclandestino: la venta de hojas de tabaco natural. Esta es una opción en auge para reducir el precio de las cajetillas de tabaco de las grandes multinacionales del sector que hasta ahora copaban el mercado, y también para ahorrarnos un montón de compuestos químicos añadidos que acaban en tu organismo. La idea es sencilla: compras por internet la hoja de tabaco, te llega a casa, la picas tu mismo y te la fumas. El precio aproximado de un kilo de tabaco es de 10€, con los que puedes hacer hasta 1.500 cigarrillos. No hay que hacer muchas cuentas para ver que el ahorro es brutal. Hasta ahora las autoridades perseguían a los proveedores, como es el caso de Javier S., que fue condenado a tres años de cárcel y a pagar 300 millones a Hacienda por contrabando. Ahora el Tribunal Supremo ha anulado esta condena, justificando que el acusado solo vendía la planta, hecho que no está incluido como delito en ninguna legislación actual. Resulta curioso el hecho de que el acusado compraba el tabaco a Cetarsa, que pertenece a Hacienda.  Se abre así un nuevo mercado que hasta ahora se encontraba en el limbo. Queda por ver si esta situación se mantendrá, o el nuevo gobierno que saldrá de las elecciones legislará al respecto (cosa que nos parece bastante probable viendo el negocio que hay detrás). De momento, con solo buscar en Google "comprar tabaco natural", las opciones son numerosas.     El crecimiento de la venta de tabaco natural es enorme en los últimos años. El progresivo encarecimiento del precio de las cajetillas de tabaco provocó la búsqueda de alternativas, hasta llegar al origen del producto. Ya en 2015 la Guardia Civil firmó un "acuerdo para la aportación de medios para la lucha contra el contrabando de tabaco" con Philip Morris, una de las más importantes tabaqueras a nivel mundial. Resulta cuando menos curioso que una multinacional del tabaco ayude en su trabajo a la Guardia Civil. Pero ese es otro tema. El caso es que ya en 2015 el "problema" había llegado a las altas esferas, que comenzaban a mover ficha para salvaguardar el negocio del tabaco. Si en el año 2013 el volumen de incautaciones de tabaco era de 82.105 kilos, en 2017 se disparó hasta los 12,69 millones. Esta sentencia se convierte en un auténtico dolor de cabeza para las grandes tabacaleras, y también para el Estado, que se juega la friolera de 9.000 millones de euros en impuestos. Seguro que durante este año tendremos nuevas noticias al respecto. Fuente: El Confidencial
Comentarios