Striketober: estallan las protestas en Estados Unidos con miles de trabajadores en huelga

Agotados tras la pandemia de Covid-19 y la mala situación laboral y económica, decenas de miles de enfermeras, empleados de fábricas y otros trabajadores se han declarado en huelga por todo Estados Unidos. Unos 31 000 empleados del grupo de atención médica Kaiser Permanente en los estados de California y Oregón están listos para salir a las calles. Desde el jueves, 10 000 empleados de la compañía de maquinaria agrícola John Deere también están en huelga, mientras 1 400 abandonaron sus labores en la compañía de cereales Kellogg’s el 5 de octubre. Y más de 2 000 trabajadores del Mercy Hospital de Buffalo, en Nueva York, comenzaron una huelga el 1 de octubre. La repentina ola de conflictividad laboral de este mes ha llevado a acuñar la palabra striketober (huelgoctubre), neologismo adoptado con gran éxito en redes sociales.

striketober
Un trabajador de Kellogg's en huelga, una imagen que se ha vuelto viral que muestra los esfuerzos de los involucrados en la acción industrial en curso en EE UU. Foto: Erin Shaffer - FB Kellogg Union.
Striketober: estallan las protestas en Estados Unidos con miles de trabajadores en huelga

Los trabajadores estadounidenses empiezan a luchar contra el sistema salarial de dos niveles que firmaron las direcciones sindicales en la última década, afectando a conquistas históricas y dividiendo a la clase obrera en trabajadores de primera y segunda. Los trabajadores argumentan además que durante la pandemia debieron soportar una carga adicional de trabajo para compensar el de los que se quedaban en casa.

Sacrificamos tiempo con nuestras familias, nos perdimos los juegos con nuestros hijos, las cenas y las bodas para mantener las cajas de cereal en los estantes ¿Y así es como nos pagan? ¿Pidiéndonos que hagamos concesiones en momentos en que el director general y los ejecutivos reciben aumentos en sus compensaciones? - Dan Osborn, mecánico de Kellogg’s durante 18 años.

Osborn, presidente de una rama local del sindicato de Panaderos, Confiteros, Trabajadores del Tabaco y Molineros de Granos (BCTGM), mencionó que se oponen a un sistema de pago de dos niveles que deja a algunos empleados nuevos ganando mucho menos que el resto. “No estamos pidiendo aumentos salariales” y a los empleados no les importan las largas horas de trabajo, dijo. Sin embargo, se oponen a que algunos trabajadores ganen menos por la misma tarea y a que se quiten los ajustes automáticos de salarios por inflación, agregó.

La mayoría de las huelgas están motivadas por demandas de mejores condiciones laborales, comentó Kate Bronfenbrenner, especialista en temas sindicales y laborales de la Universidad de Cornell, en Nueva York:

Las empresas están obteniendo más ganancias que nunca, y los trabajadores están siendo presionados para trabajar más duro, a veces arriesgando sus vidas para volver a trabajar en el contexto del Covid-19.

Entonces, cuando los empleadores se niegan a comprometerse, mencionó, “los trabajadores están menos dispuestos a ratificar contratos que sienten que no satisfacen sus necesidades”. Es difícil saber el número exacto de huelgas en curso, ya que el gobierno hace un seguimiento sólo de las que afectan a más de 1.000 empleados.

Pero “cuantas más huelgas tienen éxito, más surgen, porque los trabajadores comienzan a creer que realmente pueden ganar y están dispuestos a correr el riesgo de que no les paguen, de perder su trabajo”, explicó Josh Murray, profesor de sociología de la Universidad de Vanderbilt.

La huelga de Kellogg’s siguió a otro paro en julio de 600 trabajadores de la fábrica de bocadillos Frito-Lay, subsidiaria de PepsiCo, en Kansas. Esa huelga de 19 días arrancó a los patronos tiempo libre semanal y aumentos salariales. Y después de un paro de cinco semanas de 1.000 empleados de la fábrica de snacks Nabisco, subsidiaria del gigante Mondelez International, la firma abandonó un plan de pago de dos niveles. Para muchos trabajadores, la pandemia ha sido un momento de empoderamiento.

Algunos trabajadores empezaron a descubrir: “vaya, en realidad somos esenciales, la economía se apaga sin nosotros”, manifestó Murray.

Los sindicatos también se han beneficiado en los últimos años de los crecientes movimientos sociales con intereses similares, como cuando un sindicato de trabajadores hoteleros de Arizona se alió con grupos de migrantes. Pero Murray no espera que las empresas se rindan tan fácil. “Habrá una reacción. Las corporaciones no están en el negocio de regalar o dejar que aumenten los costos laborales”.

La dinámica actual refleja algo que economistas y sociólogos han visto a lo largo del tiempo, continuó Murray: “cuanto más ajustado es el mercado laboral, más poderosa es la mano de obra y más probabilidades hay de que estallen huelgas”.

Nueva Revolución // La Jornada // AFP

Comentarios