Los desinformadores se mueven a plataformas más pequeñas

Los desinformadores se mueven a plataformas más pequeñas
Los bulos por las redes sociales se propagan a una velocidad inaudita. La desinformación en Twitter y Facebook está en boca de todos, son relevantes en las elecciones de los diferentes gobiernos, según demuestran algunas publicaciones, y aunque en las recientes elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos no han sido relevantes, en comparación con la campaña presidencial de 2016. Eso no significa que las Fake News hayan sido desterradas de internet. En el período previo a las elecciones a mitad del mandato, los grupos de Facebook privados han sido responsables de sembrar un abanico de conspiraciones políticas. En países como Brasil y Nigeria, la aplicación de mensajería WhatsApp es el medio principal para difundir bulos. Así, páginas web como Gab proporcionan un refugio seguro para las personas cuya actividad ha sido prohibida en las redes sociales más populares. Ahora, en todo el mundo, los desinformadores están migrando a grupos privados, chats y páginas web marginales para evitar que los periodistas y empresas tecnológicas los detecten. Entonces, ¿qué medidas pueden tomar los verificadores de datos? Maarten Schenk, en el proyecto de verificación de datos, Lead Stories, ha desarrollado una forma de rastrear lo que más se comparte en Gab. El mes pasado, creó un script que automáticamente atrae las publicaciones públicas en su plataforma Trendolizer y mide lo que se está volviendo viral al sumar la cantidad de publicaciones, comentarios y votos de apoyo. Si bien el sitio es, básicamente, una gran cámara de eco, puede resultar útil para rastrear cómo se mueven las noticas engañosas a otras plataformas. "Básicamente busco lo que es una tendencia, y por lo general las cosas en Gab no valen la pena porque no están recibiendo mucha tracción de todos modos", le dijo Schenk a Daniel. "Es solo cuando saltan a estos grupos de Facebook empiezan a explotar". A principios de este año, los investigadores de la Universidad Federal de Minas Gerais en Brasil desarrollaron un método de monitoreo de contenido en WhatsApp durante las elecciones brasileñas. Recogió datos de grupos políticos públicos y los mostró en un tablero en línea al que podían acceder los verificadores de datos y los periodistas. Fabrício Benevenuto, el profesor asociado que está detrás de este proyecto, dijo creerlo útil en futuras elecciones, tales como las que se celebrarán en Nigeria en febrero. Agregó, sin embargo, que ese método aún era bastante limitado, y solo había extraido información de 347 grupos públicos. Hasta que WhatsApp tome una acción más directa contra los bulos, es poco probable que el status quo cambie.
Comentarios