Generation Hate: Infiltrado en la ultraderecha francesa

Generation Hate: Infiltrado en la ultraderecha francesa
Posibemente aún no hayas escuchado hablar ni de la Generación Identitaria ni de La Citadelle, en Lille (Francia). Pero sí del creciente movimiento ultraderechista en Francia. Por eso, un periodista de Al Jazeera se ha infiltrado en uno de los grupos más representativos del país galo y ha realizado un documental en el que el racismo y la violencia son omnipresentes a lo largo de los 52 minutos. "Generation Hate" es el nombre del documental que emitió el canal catarí Al Jazeera el pasado 10 de diciembre y que estará disponible durante las próximas semanas. Es un ejercicio de riesgo en el que el periodista muestra, con cámara oculta, cómo  los miembros del movimiento político Generación Identitaria se reunen en el bar La Citadelle de Lille y cómo pasean su odio por las calles de la ciudad francesa. Elogio de la violencia En el documental de Al Jazeera, se puede ver claramente a los activistas de Generación Identitaria cometer actos violentos contra "weshs" (un apelativo peyorativo de los inmigrantes árabes también llamados "sales bougnoules" (norteafricanos sucios) y alardear de ello, o golpear a una joven en una noche de invierno solo por su origen. "¡Heil Hitler el Grande! ¡Tercer Reich!", exclama un individuo llamado Le Roux que se apoya en una barra de un bar en la calle Massena. Al salir del local, estos hombres vestidos de negro tienen un altercado con una joven magrebí: "¡Fuera del camino!" y le pulverizan la cara con gas lacrimógeno. Uno de ellos, con guantes reforzados, golpea a la joven en el cráneo delante de todos, incluido un guardia de seguridad que no interviene. El autor del asalto, presentado en el documental como una persona cercana a Aurélien Verhassel, el propietario del bar La Citadelle, se jacta de sus acciones: "¡Le he dado bien! No apta para follar ... sea pava o no, es una “reubeu” (vocablo despectivo para la población árabe) ... Una gran polla en su boca, ella debe de haberla sentido ". Este hombre, Rémi Falize, explicará una semana más tarde, en la trastienda de La Ciudadela con sus asociados, ellos mismos habían provocado la violencia: "Puse derechas a las pavas ... Son “reubeus”, lucho con ellos por coj..s”. Proyecto de atentado Este mismo individuo también fue grabado con cámara oculta, a punto de afirmar que se veía capacitado de cometer un atentado. Dice ser capaz de "montar una carnicería" estampando un vehículo-ariete contra una mezquita o el mercado de Wazemmes, dejando su tarjeta de identificación en el lugar, "al igual que los yihadistas", dice. "El día que sepa que tengo una enfermedad incurable, tío ... me compro un arma y derramo sangre, me diré que dejé de morir por mi enfermedad, sino que me fusilaron los policías (...) Una mezquita, cualquier cosa ... con el mismo coche-ariete, arraso lo que sea". El hombre escoge como el blanco el mercado de Wazemmes: "Mamá, no vayas al mercado Wazemmes, seré yo quien irá allí. Voy y hago en ella trozos de carne; Charlie Hebdo a su lado parecerá una caca de vaca. El mercado de Wazemmes es donde están todos los moros de Lille que van allí. Vas un domingo en coche, pero haces un burdel. Dejaría mi documento de identidad en un banco, como hacen los yihadistas (...) En la quinta fila en el fondo (risas). Si no me muero durante la carnicería ... yuhuu, hago alguna otra cosa, ¡os juro!". Enlaces mal escondidos con el Frente Nacional de Marie Le Pen Oficialmente, Marine Le Pen siempre ha dicho que quiere distanciarse de la "Generación identitaria". No obstante, el documental tiene como objetivo mostrar que "la extrema derecha francesa tiene vínculos secretos con extremistas violentos". De hecho, escuchamos que el presidente de la "Organización Ciudadela", líder del movimiento Generación Identitaria en el Norte, Aurélien Verhassel, afirma redactar discursos para el Frente Nacional, o sea como un "comunicador político". El documental destaca en particular los estrechos vínculos entre Pierre Larti, líder parisino de Generación identitaria, y el partido de Marine Le Pen. "Mi empleador ahora es el Frente, ellos saben lo que soy, el trato es: no me presento con las identidades, y trabajo para el Frente, y esto es todo. Soy jefe de gabinete", dice Pierre Larti, filmado sin saberlo. En este caso, el jefe de personal de Philippe Eymery, presidente del grupo Rassemblement National en el consejo regional de Hauts-de-France. Los dos hombres fueron filmados juntos en el hemiciclo del consejo regional, junto con otro colaborador identificado como Rémi Meurin. Este último, grabado en el bar La Citadelle, explica que Aurélien Verhassel está reclutando personal para la Reunión Nacional. ¿Qué responden a este reportaje La Citadelle y la Generación identitaria? Según Al-Jazeera, el abogado de Aurélien Verhassel, respondió al canal que La Citadelle no representaba la Generación Identitaria y (no podía) como tal acoger a personas "de diversas afinidades”. Contactado por teléfono y correo electrónico, Aurélien Verhassel respondió primero sobre la forma del documental: "En vista del procedimiento utilizado por el infiltrado, me pregunto de la seriedad de su enfoque y su buena fe. He escrito a Al Jazeera para conocer el conjunto del material grabado y proporcionar respuestas detalladas, ya que las respuestas recogidas en el episodio mostrado no son consecuentes, lo que demuestra la falta de objetividad del documental. El reportaje multiplica la amalgama y aumenta la confusión al mencionar comentarios imputados a varios seudónimos que nunca han puesto un pie en La Citadelle, y además, con los que nunca me he reunido. Además, no se realizó ninguna solicitud de realizar el reportaje, no hubo posibilidad de responder en condiciones aceptables, el informe se hizo con el único fin de acusar; además, múltiples montajes me llevaron a preguntarme acerca de la presencia de otros asistentes del infiltrado, herramientas de grabación y el contenido de las grabaciones". En cuanto a la violencia o los comentarios racistas de algunas personas, Aurélien Verhassel se disolidariza de ellos: "Ningún miembro de Generación identitaria, excepto yo y Cyril Wayenburg, está mencionado en este documental; los demás son personas que pasan por La Citadelle y, por lo tanto, no tienen legitimidad ni ningún rol, ya que cada local público es lugar de encuentro para cientos de personas cada semana. La Citadelle recibe a personas de diversas sensibilidades, con caminos variados. Hoy en día, La Citadelle tiene más de 1.000 miembros, de diversos ámbitos socioprofesionales que van desde estudiantes hasta desempleados, desde obreros hasta empresarios,... Sobre la pelea filmada en la calle Massena, precedida por saludos nazis, Verhassel precisa: "Este caballero, llamado Le Roux no es, al contrario de lo que indica el título de vuestra pregunta, ni miembro de GI, ni de La Citadelle y por una buena razón, no conozco y nunca he conocido a esta persona cuyas acusaciones, por supuesto, yo condeno con el mayor vigor. Además, nunca ha puesto un pie en La Citadelle y, por lo tanto, me sorprende que esta pregunta me haya sido planteada. Los hechos no ocurren en La Citadelle y no entiendo muy bien la relación con ella ¡porque esta escena obviamente se filmó en L'Unexpected en el vecindario de Massena!" También afirma que "ya hemos iniciado el procedimiento de exclusión de un miembro, Rémi Falize, y hemos negado la admisión como un nuevo miembro a Charles Tessier". La primera parte del documental Generation Hate de Al Jazeera, la podéis ver aquí:
Comentarios