Eulixe

FinCEN Files: una filtración que destapa el lavado de billones de dólares

Más de 2.100 reportes de actividades sospechosas de entidades financieras y bancarias enviadas a la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (FinCEN), entre ellas, algunos de los bancos más importantes de todo el mundo, dan cuenta de transacciones por un valor total de 2 billones de dólares estadounidenses realizadas entre 2000 y 2017 que revelan cómo dichos bancos se han saltado las leyes para permitir que delincuentes puedan mover y blanquear su dinero ilícito. Algunas de estas entidades son conocidas firmas como HSBC, Deutsche Bank, JP Morgan o Barclays.
FinCEN Files: una filtración que destapa el lavado de billones de dólares

Artículo original de Al Descubierto

Así al menos concluye una investigación de más de 16 meses elaborada por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, la misma organización que dirigió la investigación de los famosos Panamá Papers) a raíz de la filtración de dichos documentos a BuzzFeed, conocido sitio de noticias de actualidad de Estados Unidos, investigación donde han participado 108 medios de comunicación de 88 países.

FinCEN Files: un tour mundial del crimen, corrupción y desigualdad

En la mayoría de la documentación filtrada, se han encontrado más de 2.100 reportes de actividades sospechosas, abreviado con las siglas SARs en inglés, enviados a FinCEN entre los años 2000 y 2017.

Aunque hay que tener en cuenta que los SARs no son constitutivos de delito en sí mismo ni se pueden utilizar como prueba de éstos, sí revelan qué tipo de transacciones realizan las grandes entidades bancarias y sirven para informar precisamente de comportamientos inusuales, una información reservada que, con la investigación adecuada, ha permitido deducir que existe una red de blanqueamiento mundial.

Así, el ICIJ ha publicado que los periodistas implicados en dicha investigación han podido rastrear el dinero de traficantes de drogas, el origen y fin de casos de corrupción política, transacciones en el mercado negro o de movimientos en cuentas dedicadas a financiar a grupos terroristas que han sido permitidas por los grandes bancos, como JP Morgan, Barclays o Standard Chartered.

Grandes bancos del mundo se saltaron las leyes antiblanqueo

JP Morgan, una de las entidades financieras implicadas en los FinCEN Files. Autor: Captura de pantalla realizada el 21/09/2020 a las 7:35h. Fuente: ICIJ.
JP Morgan, una de las entidades financieras implicadas en los FinCEN Files. Autor: Captura de pantalla realizada el 21/09/2020 a las 7:35h. Fuente: ICIJ.

Al menos en una de cada cinco operaciones, los bancos tenían relación con clientes en direcciones en paraísos fiscales. Pero, además, se reveló que dichos bancos se saltaron las normas básicas antiblanqueo en al menos la mitad de las transacciones investigadas no exigiendo la completa identificación y comprobación de los datos de dichos clientes.

De esta forma, grandes entidades bancarias se aprovecharon del llamado “secreto bancario” para promover, permitir y facilitar la corrupción y el fraude fiscal en un gran número de países dificultando la lucha contra los flujos financieros ilícitos.

Esto es importante porque el lavado de dinero es un proceso utilizado por delincuentes para poder desvincular los beneficios económicos irregulares, ilícitos e irregulares de dichas actividades. Organizaciones criminales de todo el mundo recurren a estos procesos para poder operar al margen de la legalidad.

Para evitar esto, las normas dictan que los bancos no solo deben identificar correctamente a sus clientes, sino que, ante los indicios de dichas actividades sospechosas, deben detener el flujo de dinero. Es decir, no basta con hacer un reporte, sino que deben intervenir directamente.

Por lo tanto, las investigaciones no solo revelan fallos importantes en la lucha contra el flujo ilícito de dinero, sino que los bancos lo permitieron con plena conciencia de lo que estaba sucediendo.

Los principales bancos afectados son: JP Morgan, que permitió movimientos de más de 1.000 millones de dólares de una empresa a través de una cuenta bancaria en Londres sin identificar al propietario que podría ser de uno de los delincuentes más buscados por el FBI; HSBC, banco suizo ya involucrado en los SwissLeaks en 2015 y que permitió el flujo de millones de dólares robados como parte de una estafa; el Banco Central de Emiratos Árabes Unidos que permitió a una empresa ayudar a Irán a evitar sanciones fiscales; Standard Chartered, que permitió movimientos de dinero de cuentas vinculadas a la financiación de grupos terroristas; el Detusche Bank, que permitió el blanqueamiento de dinero de mafias del narcotráfico y de organizaciones terroristas; o Barclays, que permitió movimientos de dinero para evitar sanciones por parte de un socio de Vladimir Putin.

La pregunta es, ¿por qué estos bancos se saltaron estas normas y permitieron durante años este tipo de movimientos? Por el momento, no se han pronunciado.

Ante las filtraciones, FinCEN ha anunciado medidas extraordinarias para luchar contra el flujo de dinero ilícito ante las enormes repercusiones de esta investigación.

AlDescubierto

Comentarios