El cambio climático pone en peligro a la cerveza

El cambio climático pone en peligro a la cerveza
Los científicos llevan tiempo advirtiendo de que el cambio climático puede provocar terribles consecuencias globales, de una subida de las aguas en el planeta por el deshielo, de la extinción de animales, plantas incluso de nuestra propia existencia, pero si hay algo que va a remover conciencias e incluso ayudar a cuidar nuestro planeta es que la cerveza podría pasar a ser un bien escaso y un objeto de lujo al alcance de unos pocos. La cerveza es la bebida alcohólica más consumida en el mundo y su ingrediente principal, la cebada, es particularmente sensible a los fenómenos meteorológicos extremos. Un estudio publicado en el último número de la revista Nature Plants, llevado a cabo por un equipo internacional liderado por las universidades de Pekín y de California, Irvine (UCI), analiza cómo se verá afectada la producción de esta bebida por el cambio climático. Según explica Steven Davis, profesor de investigación en Ciencias de la Tierra de la UCI y coautor del trabajo, el equipo modeló escenarios basados ​​en los niveles actuales y futuros previstos de quema de combustibles fósiles y emisiones de dióxido de carbono. Las sequías y olas de calor más frecuentes, provocará una disminución en los rendimientos de los cultivos entre el 3% al 17%”. Normalmente en nuestros días, sólo el 17% de la cebada del mundo se utiliza en la elaboración de la cerveza. De hecho, la mayoría se cosecha como alimento para el ganado. Por ello, debido a la prevista menor cantidad de cebada por el cambio climático hará que se priorice su uso para el consumo animal y, según los investigadores se destinará menos para el consumo de la cerveza y haga que se encarezca. En algunos países, los precios de la bebida alcohólica más popular podrían aumentar entre un 43% y un 338% para 2099. "El mundo se enfrenta a muchos impactos del cambio climático que ponen en peligro la vida, por lo que gastar un poco más para beber cerveza puede parecer una trivialidad en comparación", señala Steven Davis, profesor en la Universidad de California Irvine (UCI) y coautor del estudio. "Pero la cerveza es atractiva en muchas culturas y el hecho de no tener una jarra fresca al final de un día caluroso simplemente empeora aún más la situación", añade. Fuentes: agenciasinc, 20minutos
Comentarios