VIRAL

Tiene 101 años y alzheimer, y esta maravilla sucede cuando se sienta al piano

Antonio Cadenas tiene 101 años y alzheimer en fase avanzada, lo que le impide reconocer a sus familiares o recordar su pasado. Sin embargo, cuando su familia lo sentó al piano, comenzó a tocar el vals "Lagrimas Y Sonrisas" con soltura. Un claro ejemplo de la magia de la música y lo mucho que desconocemos de nuestro cerebro y su funcionamiento. 

La música como aliada contra el Alzheimer está siendo investigada desde diversos puntos de vista. Se trata de una forma de intervención no invasiva y de bajo coste, sin contraindicaciones y que puede llevarse a la práctica con facilidad. Es una de las experiencias sensoriales, motoras, cognitivas y emocionales más potentes y diversas que un ser humano puede disfrutar. La música está muy presente en nuestro día a día y, además, activa nuestro cerebro en red. Tiene una enorme capacidad para evocar recuerdos, regular nuestras emociones, proporcionar confort y aliviar el estrés. La música puede energizarnos o relajarnos, puede concentrarnos o distraernos, ayudarnos a recordar o a olvidar, aislarnos del entorno o acercarnos a los demás. En los últimos años, el impacto emocional y cognitivo de la música en las experiencias subjetivas ha recibido una creciente atención experimental y científica. Hay estudios que confirman que la música evoca emociones que influyen en nuestro sistema nervioso autónomo, estimula el funcionamiento cognitivo y activa el cerebro involucrando simultáneamente múltiples regiones.

 

Tiene 101 años y alzheimer, y esta maravilla sucede cuando se sienta al piano