VIRAL

El testimonio de una enfermera en Nueva York: "las vidas de los negros no importan aquí"

Nicole Sirotek es una enfermera del estado de Nevada que se trasladó a Nueva York para trabajar durante la crisis de la pandemia de coronavirus. La terrible situación que está viviendo en su puesto de trabajo la llevó a grabar un vídeo denunciando la situación e intentando sacar a la luz prácticas sanitarias escandalosas: "Ni siquiera a las organizaciones de apoyo les importa una mierda esta gente. Literalmente, las vidas de los negros no importan aquí. Y, quiero decir, es bastante triste que alguien que es blanca y vive a cientos de kilómetros de esta ciudad le importe más esta gente que a los de esta ciudad". 

Estados Unidos es el país del mundo más castigado por el nuevo coronavirus. A pesar de ello, las medidas del Gobierno están anteponiendo el mantenimiento de la economía a salvar vidas, lo que se traduce en situaciones como las que denuncia Sirotek: “A nadie le importa porque todos son minorías y nosotros estamos en el maldito ‘barrio’. Y eso no está bien. Crecí muy pobre y sé lo que es ser completamente olvidado y que nadie te defienda”, lamentó. En el barrio donde trabaja (Queens), una gran cantidad de los contagiados son afroamericanos y latinos, muchos de ellos en paro y por lo tanto sin seguro médico. Sirotek llega a comparar esta situación con el Holocausto: “La única manera de poner esto en contexto para todos es, y esto va a ser una especie de ejemplo extremo, esto es realmente lo único que se me ocurre. Es como si estuviéramos en la Alemania Nazi, y ellos llevaran a los judíos para ponerlos en una cámara de gas, yo soy el que dice ‘oye, esto no es bueno’. No deberíamos hacer esto”.

La trabajadora aseguró que cuando trató de insistir en el tratamiento de algunos de sus pacientes negros e hispanos fue retirada de los casos, siendo testigo de acciones médicas que resultaron mortales:  “No les importa lo que le está pasando a estas personas. Y sólo tengo que seguir viéndolos morir… Oh, Dios”.

Sirotek habla a cámara desconsolada durante 24 minutos en los que detalla varios ejemplos que aseguró haber presenciado en los que se aplicaron tratamientos que acabaron matando a los pacientes, como intubaciones incorrectas o desfibrilaciones en momentos no apropiados: “Vi a un anestesista colocar un tubo ET y romper su esófago y el tipo se asfixió hasta morir con su propia sangre. El coronavirus no colocó ese tubo incorrectamente”.

La enfermera no menciona en qué hospitales había estado trabajando. Sin embargo, Quinton Martínez, un compañero de enfermería de Nevada, le dijo al New York Post que Sirotek que estuvo trabajando inicialmente en el Hospital Elmhurst en Queens antes de ser transferida a otra instalación, de donde la sacaron cuando se publicó el video.

El testimonio de una enfermera en Nueva York: "las vidas de los negros no importan aquí"