VIRAL

La divertida escena del niño y la marioneta

Historias como estas las viven todos los padres del mundo, porque los niños son así de maravillosos y especiales. Los niños conservan una particular manera de mirar la vida y el mundo que los rodea. Dueños de un mirada sencilla, alegre, crédula e imaginativa ante toda situación cotidiana.

La inocencia del niño no tiene precio. No se compra ni se vende. No existe mayor magia ni verdad que esa que se nos muestra a diario ante nuestros ojos de la manera más natural y genuina. Eso es lo que nos recuerda la escena del niño y la marioneta. Da igual cuando lo vean, de cuando sea el vídeo, porque lo importante es recordar esa inocencia del niño interactuando con la marioneta.

Dejémonos sorprender y ejercitemos nuestra curiosidad por las cosas, por las personas, por el mundo que nos rodea.

La divertida escena del niño y la marioneta