VIDEOS

La policía francesa mata a un repartidor en un control rutinario

Se llamaba Cedric Chuviat, tenía 42 años y 5 hijos. El pasado viernes 3 de enero Cédric estaba trabajando repartiendo paquetes en su scooter cerca de la Tore Eiffel, cuando una patrulla de 4 policías le da el alto por utilizar el móvil mientras conducía. Según los testigos, Cedric se detiene más lejos de donde le indican los agentes, y se acerca a ellos andando con el casco puesto y el móvil en la mano, diciéndole a los agentes (según el informe policial) lo siguiente: "Ustedes son payasos, marionetas. Son el hazmerreír de todo París, solo tienen que hacer eso, rascar a la gente ... ". Los agentes lo inmovilizan, y minutos después Cedric muere. Los primeros informes indican que a la víctima le rompieron la laringe durante la maniobra de reducción, y acabó muriendo por hipoxia (falta de oxígeno), que le condujo a una parada cardiorespiratoria y muerte cerebral.

El ministro de Interior del gobierno de Francia, Christophe Castaner, ha asegurado que la fiscalía de París investiga el caso como un posible homicidio involuntario, enfatizando el respeto a la investigación, de la que desea que exista total transparencia.

La policía francesa mata a un repartidor en un control rutinario