SOCIEDAD

Bebés a la venta almacenados en un hotel de Ucrania

Es la consecuencia del capitalismo extremo: 46 bebés dados a luz por madres que gestan a las criaturas para terceros en el Centro de Reproducción Humana BioTexCom de Kiev, con sus padres compradores en otros países y continentes, se encuentran varados en un hotel por las medidas de confinamiento tomadas por el país.

La indirecta consecuencia de mercantilizar con vidas humanas. Padres con dinero compran hijos a países pobres y a mujeres aún más pobres. La representación del capitalismo más aberrante. Una fábrica de bebés. «Llegamos a esta situación porque nuestras fronteras están cerradas y el ministro (ucraniano) de Relaciones Exteriores decidió no permitirle la entrada a extranjeros a Ucrania, ni siquiera a los que tienen un bebé nacido aquí», explicó a la BBC Denis Herman, abogado del centro clínico.

«La gente en Ucrania está en shock. Es muy extraño ver a un montón de bebés amontonados en alguna parte de un hotel y no en una clínica. Muchos se preguntan, ¿por qué está pasando esto? ¿Dónde están los padres de estas criaturas?», señala el abogado.

La Defensora del Pueblo para los Derechos Humanos, Lyudmila Denisova, ha afirmado que Ucrania está en el centro del escándalo de la maternidad subrogada tras la publicación del vídeo en redes sociales de estas criaturas.

«Este video producido es la confirmación de que la situación con la prestación de servicios de maternidad subrogada es masiva y sistémica, y las tecnologías de maternidad sustitutas se anuncian y se presentan como «producto de alta calidad», indicó Denisova.

La Defensora señaló además que «el Estado no toma todas las medidas adecuadas para proteger los derechos de los niños» y que su actitud no es «digna hacia ellos. Añadió, además, que «Ucrania se convierte en un país donante de bebés cuyo destino no puede controlar».

Denisova pone la clave sobre la mesa: «La maternidad subrogada en Ucrania es un problema que necesita una respuesta compleja e inmediata. Prestar esos servicios a ciudadanos extranjeros puede conducir principalmente a la violación de los derechos del niño y a una situación en la que Ucrania es incapaz de proteger a sus ciudadanos».

«Apelo a la Policía Nacional de Ucrania, el Ministerio de Salud de Ucrania, el Ministerio de Política Social de Ucrania con una demanda de una respuesta inmediata a la situación que ha surgido en torno a los niños nacidos por maternidad subrogada, uniendo fuerzas para mejorar urgentemente la legislación sobre el uso de tecnologías reproductivas de la maternidad subrogada para extranjeros y prevenir exportación incontrolada de niños al extranjero «, resumió Denisova.

Entre 30.000 y 45.000 dólares por un vientre de alquiler

El negocio de los vientres de alquiler es grande en Ucrania y, a diferencia de muchos otros países, es legal. Cientos de parejas extranjeras han escogido este país como lugar predilecto para gestar a sus bebés desde 2015, después de que varias naciones asiáticas comenzaran a cerrar sus centros de gestación debido a, sobre todo, denuncias de explotación.

Alquilar un vientre en Ucrania tiene un precio promedio de entre 30.000 y 50.000 dólares, mientras que en EE.UU. puede superar los 100.000.

Fuente: Nueva Revolución

Bebés a la venta almacenados en un hotel de Ucrania