ACTUALIDAD

¿Vuelven los Panteras Negras?

Desde que comenzaron las protestas contra el racismo y la violencia policial por todo Estados Unidos debido al asesinato de George Floyd, hemos visto varias imágenes de los herederos de los 'Black Panthers', una organización nacionalista negra, socialista y revolucionaria​ activa en Estados Unidos entre 1966 y 1982,  y que además tuvo un capítulo internacional en Argelia entre 1969 y 1972.

El pasado 4 de julio por ejemplo pudimos asistir al desfile de un grupo de fuertemente armado en las inmediaciones de la ciudad de Atlanta para exigir la retirada de un monumento confederado que los activistas por los derechos civiles consideran un elogio al racismo, el 'Stone Mountain'. El mismísimo Ku Klux Klan fue quien empezó este proyecto, que consiste en tres esculturas de líderes confederados –los generales Robert E Lee, Stonewall Jackson y el presidente confederado Jefferson Davis– que "cabalgan" hacia la puesta de sol.

6bf68b60-d9c6-411e-a533-6e732545e0a2_16-9-aspect-ratio_default_0

Em mayo también asistimos a otro acto donde se mostraron en público miembros de estos "nuevos" Black Phanters, en esta ocasión junto a un club de moteros, en protesta por el asesinato de Ahmaud Arbery. 

La historia de los Black Phanters ha sido siempre motivo de múltiples controversias en EEUU. Los estudiosos han caracterizado al Partido como la más influyente organización del movimiento negro de finales de la década de 1960 y «el más fuerte vínculo entre la liberación y lucha nacional de los afroamericanos y los opositores al imperialismo estadounidense». Otros han descrito al partido como «más criminal que político», caracterizado por la «postura desafiante sobre la sustancia».

En sus inicios, en octubre de 1966, su principal actividad era la de formar patrullas de ciudadanos armados para vigilar el comportamiento de los agentes de policía, y así desafiar la brutalidad policial contra los afroamericanos en Oakland, California. En 1969, instauró programas sociales dirigidos a la comunidad, lo que se convirtió en la principal actividad del partido. Los más célebres fueron los desayunos gratuitos a niños y las clínicas de salud locales.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) declaró al partido «la mayor amenaza interna para la seguridad del país»​ y supervisó un extenso programa, llamado COINTELPRO, que mediante tácticas, a veces ilegales, de vigilancia, infiltración, perjurio, acoso policial y muchas otras intentó socavar la imagen y liderazgo del partido, incriminar y desacreditar a sus militantes, y en última instancia criminalizar al partido y drenar sus recursos humanos y materiales. El FBI también asesinó presuntamente a miembros del partido, como a Fred Hampton, su líder en Chicago. Veremos cómo reacciona Trump ahora...

¿Vuelven los Panteras Negras?