Pablo González
15:07
27/08/19

La protesta domada

La última cumbre del G7 concluida ayer me ha dejado algo bastante claro. A día de hoy las democracias occidentales tienen cogida la medida a las protestas contra su gestión. Lo voy a explicar con mi experiencia del sábado.
Protestas en Bayona
Protestas en Bayona
La protesta domada

Eulixe estuvo el sábado siguiendo las manifestaciones ocurridas en el País Vasco francés en contra de la cumbre del G7 celebrada estos días en Biarritz. Ayer Juan ya nos explicó en su reportaje sobre la propia cumbre, yo hoy me decantaré por unas conclusiones más subjetivas tras lo visto el sábado y el panorama mediático, social y político en general.

Medios

Fotoperiodistas trabajando en Bayona el 24 de agosto de 2019

Los medios de comunicación calientan en gran medida casi cualquier cumbre de este tipo. En parte supongo que es normal que se dediquen a ello, hay que vender, y la tensión vende. La precariedad laboral no ayuda tampoco y en Irún, Hendaya y Bayona había compañeros de grandes agencias, pequeñas, medios estatales, independientes, pero sobre todo mucho freelance entre todos ellos, siendo la mayoría entusiastas o trabajadores precarios. Todos deben empezar de alguna manera, pero el hecho de que vengan personas sin preparar, sin equipo mínimo, sin acreditación de alguna clase, sin tener nada vendido o apalabrado siquiera, es una realidad que hace muy poco bien a la profesión de informar.

Los medios además somos cada vez más percibidos por los cuerpos de seguridad como un incordio. Nos siguen tolerando, pero poco, lo justo y siempre y cuando haya mucho testigo. Aun así, no les cuesta mucho en apuntar a la prensa a la hora de lanzar gases como ya explicó Juan en su reportaje. Lo curioso es que antes nos habían quitado todo lo que podíamos utilizar para protegernos del gas. Además simplemente nos robaron-atracaron. No dieron opción a nada. Vale, a mi me quitaron unas gafas de buceo que llevaba tiradas en el coche y que eso sí me hubieran venido muy bien contra los gases. A otros compañeros les quitaron mascaras antigas de más de 100 euros de coste. 

Policías ladronzuelosMis gafas missing in combat

Por lo demás cada uno hace lo que puede y como puede. Las coberturas se basan cada vez más en seguir redes sociales y comunicados oficiales. Se pisa la calle, pero con el poco gasto que hay en ello, al menos mucho menos de lo debido y deseado, el trabajo de la prensa se ve abocado cada vez más a la precariedad, la multitarea (cuando uno hace de todo, bajando la calidad de cada uno de los elementos como escribir, hacer fotos, vídeo, etc) y a buscarse la vida competiendo con compañeros lowcost o material gratuito sacado de las redes sociales. Si no hay profesional trabajando en condiciones, no habrá información de calidad, sin ello no habrá una sociedad bien informada. Y lo que pasa con las sociedades poco informadas ya se sabe, son bastante más fáciles de manipular.

Manifestantes

Manifestación

El sábado pude ver las dos tendencias en este campo. La gran masa poco activa y los pocos activos, agresivos, pero sin tener claro el qué y por qué hacer. No se me entienda mal. Celebro que tanta gente saliera el sábado por la mañana a las calles de Hendaya e Irún. Fue un acto bonito y festivo. Había colectivos de toda clase y reinvindicaciones. La presencia policial en el lado norte de la frontera además era cercana a 0. La relajación fue tal que hasta pude lanzar el dron para hacer algunas imágenes desde el aire.

Era una protesta tan festiva como inútil. Muchos colectivos con unas agendas muy diversas. Había a favor de los refugiados, los africanos, colectivos LGTB, Palestina, etc, etc, etc. Es decir, ninguna agenda común con un sentido mínimo que presentar ante los líderes del G7. Y nada que hayan notado. Muy bien los 15 o 20 mil personas que hicieron el camino entre Hendaya e Irún, pero eso deja huella cercana a cero. Entiendo que tantos colectivos diferentes ya hacen mucho juntándose para hacer algo en común, pero sin mayor compromiso y menos egoísmos, nos podemos olvidar de que los líderes del G7, o muchos otros, noten el descontento popular.

Protestas

Manifestantes en Bayona

La protesta, escasa eso sí, la vivimos por la tarde en Bayona. Es la otra cara de la moneda, intención de hacerse notar más allá de la foto, pero sin conseguirlo al ser pocos. La idea era cortar la autopista, un clásico de la protesta. Sin embargo, la policía con su despliegue lo hizo imposible. Fue cortando poco a poco todas las rutas, barricadas, muchos agentes bien equipados. Al mínimo intento, uso de fuerza, gases, bolas de goma, porrazos. Contra pocos protestantes, unos escasos centenares, el despliegue policial fue muy efectivo.

Había momentos en los que había más periodistas en primera línea que propiamente protestantes. Si tenemos en cuenta que a parte de la prensa nos habían quitado las protecciones contra el gas, era sencillo tirar gases para actuar sin tanto testigo. Con la tercera parte de las personas que habían estado por la mañana en Irún-Hendaya, la tarde en Bayona podría haber sido muy diferente. Probablemente sin tanto enfrentamiento se hubiera dejado más huella en medios de todo el mundo. En general queda la impresión de que se ha perdido una gran oportunidad de actuar contra una cumbre G7. Una ciudad de fácil bloqueo en la esquina de Francia, región con historial de protesta, muchos motivos para protestar contra la gestión de este grupo de dirigentes mundiales, pero no, nada de ello ha ocurrido. 

Policías

Policías franceses en Bayona

El despliegue policial fue enorme. Las cifras hablan por sí solas. Entre las fuerzas a ambos lados de la frontera, había más agentes que protestantes. Un ejemplo de qué movilización gana. Su comportamiento fue correcto, pero se ve claro que tras meses de protestas, los agente franceses le tienen ganas a todo protestante, y con ellos de paso a los periodistas. Controles, confiscaciones ilegales, registros a cada paso. Es lo que hay y tienes que pasar por el aro. Luego habrá reportajes sobre la policía china o la rusa y su reacción ante las protestas. Ese clásico doble estándar que tan normalizado tenemos.  

Resultado

Es muy curioso que en un mundo con cada vez más información, la sociedad está cada vez menos informada. Este efecto se consigue, entre otras cosas, con los elementos comentados, manifestaciones sin resultado, cobertura mediática cuestionable y fuerte despliegue policial. El dominio de fuerzas policiales militarizadas sobre una sociedad descontenta deja una protesta domada. Para mí una señal preocupante para el futuro.

Comentarios