Imprimir

EE.UU. asesina al general iraní Qasem Soleimani: la guerra con Irán está más cerca que nunca

Eulixe | 03 de enero de 2020

La madrugada del jueves EE.UU. asesinó al poderoso general iraní Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán y al líder de las milicias iraquíes denominadas Unidades de Movilización Popular, Abu Mahdi al-Muhandis, en Bagdad. El ataque se produce apenas 48 horas después de que partidarios de las milicias chiíes en Irak atacaran la embajada estadounidense en la capital como respuesta a la operación estadounidense que el pasado domingo acabó con la vida de 29 militantes de Kataeb Hezbolá, miembro de las las Unidades de Movilización Popular.

Una nueva escalada de tensión entre Washington y la República Islámica de Irán ha sacudió a Irak esta última semana. Estados Unidos ha confirmado la muerte en un bombardeo del general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución en Irán. Pocas horas antes, las milicias chiíes iraquíes englobadas en las Unidades de Movilización Popular denunciaron la muerte del líder, Abu Mahdi al-Muhandis. Ambos murieron en un ataque realizado por las fuerzas estadounidenses la madrugada del jueves en las inmediaciones del aeropuerto internacional de Bagdad mediante un avión no tripulado MQ-9 Reaper.

Por orden del Presidente, el ejército de Estados Unidos ha llevado acabo un acto decisivo de defensa para proteger al personal de Estados Unidos en territorio extranjero matando a Qasem Soleimani, la cabeza de las Fuerzas Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica. El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos estadounidense y miembros del servicio en Iraq y en toda la región. […] El ataque tenía como objetivo disuadir a Irán de futuros planes de ataque. Estados Unidos continuará tomando las medidas necesarias para proteger a nuestra gente y a nuestros intereses en cualquier parte del mundo – Declaración oficial del Departamento de Defensa estadounidense fechado el 2 de enero de 2020.

La muerte de Soleimani supone un duro golpe para Irán. Era uno de los estrategas jefe y ejecutores de la política regional iraní. Lideraba el ala de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria, la llamada Fuerza Quds. El general Soleimani fue el arquitecto de casi todas las operaciones significativas de las fuerzas militares y de inteligencias iraníes en las últimas dos décadas. Hombre de confianza del ayatolá, fue el responsable de los lazos tejidos por Teherán con la milicia chií libanesa Hezbolá y grupos palestinos como Hamás.

Forjo su reputación durante los ocho años que duró la guerra entre Irán e Irak, en la década de los 80, cuando fue comandante de una división del ejército iraní. Décadas más tarde, se hizo visible y ganó fuerza por el destacado papel que tuvo durante la reciente guerra contra el ISIS en Irak y Siria. Se le atribuye haber defendido la estrategia que ayudó al presidente Bashar al Assad a ganar la guerra contra las fuerzas rebeldes de Siria, al mismo tiempo que tomaba el control sobre las milicias chitas en Irak. Tras la campaña armada, Teherán logró ampliar su peso y su influencia en la región, hecho que, tanto desde Washington como de Israel se califica como «una amenaza grave».

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, ha prometido venganza. Por su parte, el canciller Mohammad Javad Zarif, califica el acto como «un acto de terrorismo internacional» que es «extremadamente peligroso». «EE.UU. es responsable de todas las consecuencias de su aventurismo descarado», mencionó el ministro de Exteriores, Zarif.

El martirio de Soleimani hará que Irán esté más decidido para resistir el expansionismo de Estados Unidos y defender nuestros valores islámicos. Sin duda, Irán y otros países que buscan la libertad en la región se vengarán – Hasán Rohaní en declaraciones recogidas por RT.

Por lo que respecta a al-Muhandis, además de dirigir las Unidades de Movilización Popular fue fundador y líder, desde el 2003, de unos de los movimientos integrantes, el grupo paramilitar chiita Kataib Hezbolá. El 29 de diciembre, las bases del Kataib Hezbolá fueron atacadas por EE.UU. La operación provocó la muerte de 29 personas y se registraron más de 55 heridos. Fue una represalia por el ataque con cohetes contra una base militar iraquí el 27 de diciembre en Kirkuk, donde murió un contratista estadounidense. Según el analista internacional Aritz Saidi Olaortua, en declaraciones efectuadas a EULIXE, el ataque que ocurrió el 29 de diciembre, como otros que han sucedido anteriormente, «fue una agresión directa contra las fuerzas de resistencia de Irak».

En referencia a las Unidades de Movilización Popular, según el analista, estas fuerzas fueron creadas, entrenadas y armadas por la República Islámica de Irán para luchar contra el Estado Islámico. Muchos grupos, no obstante, «están lejos de la doctrina chií», afirma. Según el analista, «las fuerzas asirias y los grupos yazidies más importantes estarían dentro del PMU (Unidades de Movilización Popular) también. Estas fuerzas han sido entrenadas, financiadas y armadas por Irán y no son chiitas», afirma Saidi Olaortua.

Este ataque [refíriendose al 29 de diciembre] se produce en un contexto donde tanto los Estados Unidos e Israel están atacando impunemente a las PMU desde hace años. Estas unidades mantienen una doctrina soberanista e anti imperialista. Tienen una hermandad y solidaridad absoluta con las fuerzas de resistencia palestinas, y han mostrado su apoyo y solidaridad a las fuerzas de resistencia yemeníes. Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí pretenden eliminar a estas fuerzas porque los consideran una amenaza real debido a la influencia que han adquirido – Aritz Saidi Olaortua, analista internacional.

El ataque registrado el 29 de diciembre motivó la operación contra la embajada estadounidense en Bagdad el pasado 31 de diciembre. La embajada, ubicada en la protegida Zona Verde de Bagdad, fue escenario de un intento de asalto masivo por parte de simpatizantes de las milicias chiíes. Estas accedieron a la zona y acamparon junto a los muros del complejo, empuñando banderas de las distintas milicias y cantando cánticos contra la presencia estadounidense. El miércoles, una multitud prendió una garita de seguridad emplazada en el exterior, destrozó el sistema de cámaras de vigilancia y lograron acceder al área de recepción. Los marines, por su parte, respondieron usando gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Este viernes, las dos coaliciones más grandes del Parlamento de Irak, Saairun y la Alianza Al Fatah, han instado a expulsar a las tropas extranjeras del país como respuesta al ataque estadounidense. «Hacemos un llamado a todas las fuerzas nacionales para que unifiquen su postura a fin de expulsar a las tropas extranjeras cuya presencia se ha vuelto inútil en Irak», ha declarado el comandante Hadi al Amiri, según recoge Reuters. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/actualidad/j/20200103122600017937.html


© 2020 Eulixe

@Eulixe.com