Imprimir

Boeing detendrá la producción de los 737 Max en enero

Oier Zeberio | 17 de diciembre de 2019

Aviones Boeing 737 MAX no entregados, que fueron puestos en tierra por las agencias de aviación, en el estacionamiento de Boeing Field en Seattle, Washington
Aviones Boeing 737 MAX no entregados, que fueron puestos en tierra por las agencias de aviación, en el estacionamiento de Boeing Field en Seattle, Washington

Según el fabricante, Boeing detendrá de manera temporal la producción del avión 737 MAX en enero. Los problemas de diseño relacionados con este modelo salieron a la luz pública luego de que casi 350 personas murieran a causa de dos accidentes que implicaban a dos aeronaves diferentes.

Son tiempos difíciles para el gigante de la aviación. Los Boeing 737 MAX, diseñados para competir con la nueva generación de aviones de la europea Airbus, han supuesto un verdadero quebradero de cabeza para compañía estadounidense. Según las investigaciones realizadas, los fallos de diseño presentes en el modelo 737 MAX contribuyeron de manera inequívoca a que sucedieran dos accidentes que provocaron la pérdida de casi 350 vidas. Desde entonces, tal y como lo relata el Washington Post, la compañía no ha podido convencer a los reguladores tanto en los Estados Unidos como en el extranjero de la seguridad del avión. Boeing esperaba que el avión entrara en servicio a finales de este año, pero los reguladores estadounidenses han dejado claro que el regreso no será, para nada, tan rápido.

Revelaciones alarmantes

Durante la pasada semana, se conocieron datos que han dañado todavía más la imagen pública de la compañía. Por primera vez, un ex gerente de la empresa, en una entrevista realizada por la cadena NBC News, confesó que había advertido a la compañía sobre problemas observados en su fábrica principal en el estado de Washington en los meses previos a que ocurrieran los dos accidentes mortales.

Por otro lado, en una audiencia del Congreso de los Estados Unidos, se supo que la FAA (Federal Aviation Administration) sabia, después del accidente ocurrido en octubre de 2018 en Indonesia, que existía el riesgo de que se produjeran más accidentes. El análisis de la Autoridad Federal de Aviación sugirió que podría haber «más de una docena de accidentes más» durante la vida útil de la aeronave a menos que se hicieran cambios en su diseño, afirma la BBC. A pesar de esta advertencia, los 737 MAX no se dejaron en tierra hasta después de que 157 personas perdieran la vida el 10 de marzo de 2019 en el accidente sufrido por el Vuelo 302 de Ethiopian Arlines.

Graves impactos para la compañía y la cadena de producción

La decisión de reducir la producción del 737 MAX fue tomada por la alta gerencia de la oficina corporativa de Boeing, quien tomó la decisión después de consultarla a la junta directiva, afirma el Washington Post.

Según el analista Henry Harteveldt, la decisión de suspender la producción «no tiene precedentes» y probablemente tendrá un «impacto masivo en la compañía, sus proveedores y las aerolíneas». Según El País, la semana pasada se supo que la empresa estadounidense compensará a la aerolínea Southwest Airlines con 125 millones de dólares por los problemas del 737 MAX. Boeing, por su parte, ha afirmado que la decisión no provocará despidos inmediatos de su propio personal, que cuenta con una plantilla de 153.000 personas, y alega que esos trabajadores continuarán con el trabajo que está relacionado con el programa 737 o serán a asignados temporalmente a otros equipos.

Boeing suma 4912 pedidos para el 737 MAX en sus diferentes variantes, según El País. «Antes de la prohibición entrego 387 unidades. Es su modelo más vendido y su principal generador de efectivo, por lo que cualquier obstáculo a la producción afectara a los resultados de la compañía», afirma la misma fuente. Según el Washington Post, el corte en la producción cierra un año, en términos financieros, desastroso para la división de aviones comerciales. Desde que se dio la orden de que los aviones 737 MAX tenían que permanecer en tierra, casi 400 aeronaves se han acumulado en las instalaciones de Renton. La suspensión del 737 MAX ya le ha costado a Boeing alrededor de 8.07 mil millones de euros, según la BBC. Las acciones de la compañía cayeron más de un 4% el lunes, en medio de las especulaciones sobre la suspensión de la producción.

Tal y como lo subraya El País, existe el riesgo de que los clientes miren hacia su rival Airbus y aprovechen la crisis para diversificar su flota. El fabricante europeo ha mejorado sus cuentas este año. En el primer semestre de 2019, cuando el avión 737 MAX se quedó sin permiso para volar, Airbus registró un beneficio neto de 1.197 millones de euros, un 141% más si lo comparamos con el mismo periodo de 2018.

Boeing intenta reparar su imagen pública

Por su parte, Boeing está rediseñando el sistema de control automatizado que se cree que fue la causa principal de los accidentes.

Devolver de forma segura el 737 Max al servicio es nuestra principal prioridad. Sabemos que el proceso de aprobación del regreso al servicio del 737 Max, y de determinar los requisitos de capacitación apropiados, debe ser extraordinariamente exhaustivo y sólido, para garantizar que nuestros reguladores, clientes y el público en general confíen en las actualizaciones del 737 Max – Boeing, en declaraciones recogidas por la BBC el 16 de diciembre de 2019.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/actualidad/boeing-detendra-produccion-737-max-enero/20191217040130017800.html


© 2020 Eulixe

@Eulixe.com - El primer medio de infoentretenimiento en español