Eulixe

El fenómeno youtuber y la extrema derecha

Ideas como el nacionalismo, el racismo y el antifeminismo encuentran en YouTube un creciente espacio de influencia, y no sólo a causa del algoritmo de recomendación del propio servicio, como ya mostró el diario The Guardian, sino con un discurso muy medido en el que tratan de mostrarse como víctimas de una persecución ideológica, de una conspiración contra la libertad que quiere censurar su opinión, aunque ésta se base en la intolerancia, la discriminación o mentiras. La mayoría, no busca el debate ni el contraste de las ideas, sino simplemente crear contenido para su beneficio. Además, la población joven es especialmente vulnerable a este tipo de ideas, que el adolescente experimenta como un conato de rebeldía y sin capacidad de analizar más allá. Analistas de la sociología y la ciencia política observan estos hechos con recelo, pues de las nuevas generaciones depende que se perpetúen los valores de democracia, igualdad y justicia social que tantas décadas cuestan de conseguir.

El fenómeno youtuber y la extrema derecha

Artículo original de Al Descubierto

 

Con sus pendientes, sus tatuajes y sus pantalones rotos, el youtuber español Isaac Parejo en su canal InfoVlogger entrevistaba a Santiago Abascal, líder del ultraderechista Vox, en la campaña de las pasadas elecciones generales de España de 2019. En esas mismas elecciones fue, junto a Podemosel partido más votado entre personas de entre 18 y 30 años y el más entre hombres jóvenes. Algo similar sucede con Alternativa para Alemania (AfD) o Amanecer Dorado en Grecia.

Aunque es cierto que la gente joven tiende a votar a partidos políticos nuevos, parece que atrás queda la clásica imagen del fascista conservador como un señor anciano de rostro arrugado y puro en la mano que mira al resto con desdén. El discurso de la ultraderecha se ha renovado y, disfrazado de antisistema y rebeldía, sigue buscando lo mismo de siempre: una sociedad hecha a su medida.

Que partidos con postulados conservadores calen entre la gente más joven suele causar cierto estupor. Hay muchos factores que explican esto. A veces es algo tan sencillo como la energía y el carisma que un líder transmite, el tipo de lenguaje utilizado o el empleo de un discurso identitario que se aproveche de los problemas del país para vender su propaganda.

Sin embargo, una de los principales factores es la capacidad que tiene un determinado mensaje para llegar a la población. En un mundo donde la mayoría de la gente joven se informa a través de redes sociales (en España, 1 de cada 2 se informa a través de Internet y 1 de cada 4 usan las redes como principal medio de información), tener presencia en estos medios es garantía de conseguir apoyo electoral.

Al respecto, la presencia de la ultraderecha en TikTok, YouTube e Instagram llega a doblar al de otras ideologías, mientras que en Facebook y en Twitter no tienen tanta presencia. Esto puede verse en la Liga Norte (Italia), el presidente brasileño Jair Bolsonaro o el Partido Popular Indio (BJP). Precisamente, las más utilizadas por la gente joven. De hecho, el 98% de la gente entre 18 y 25 años utiliza YouTube.

Las redes sociales son, además, un caldo de cultivo para la proliferación de bulos, fake news, titulares sensacionalistas y mensajes de odio que, combinado con un lenguaje sencillo y directo, según analistas, han contribuido a la victoria y/o la subida de fuerzas de derecha radical.

La alt-right: la nueva estrategia de la ultraderecha

Richard_B_Spencer_2016_and_Steve_Bannon
Richard B. Spencer (izquierda) en una conferencia en 2016. Autor: Vas Panagiotopoulos, 19/11/2016. Fuente: Filckr. (CC BY 2.0.).
Steve Bannon (derecha) en 2018. Autor: Mike Licht. Fuente: Flickr. (CC BY 2.0.).

 

En los últimos años, la extrema derecha ha abandonado (con excepciones) progresivamente sus viejos discursos y símbolos para presentar una imagen renovada. A partir de foros de Internet como 4chan y páginas de noticias como Breitbart News o Radix Journal, se ha generado todo un movimiento político que, bajo la premisa de luchar contra “la dictadura de lo políticamente correcto”, contra «la censura progresista» y contra «la agenda oculta de la izquierda», difunden un discurso antifeminista, anticomunista, racista, xenófobo, supremacista blanco, LGTBfóbico y ultranacionalista.

Y lo hacen a menudo mediante el sarcasmo, la burla, el meme, y el uso de datos falsos, tergiversados, bulos o noticias falsas.

Discurso que acusa a la derecha conservadora tradicional de haberse vendido al progresismo por haber aceptado ciertos avances sociales. A este movimiento se le conoce como alt-right. Y, aunque tiene como máximos exponentes a gente como Steve Bannon (quien dirigió la campaña de Donald Trump en 2016) o Richard B. Spencer (creador de Radix y presidente de una organización supremacista en Estados Unidos, el NPI), lo cierto es que Internet y las redes sociales son muy buena parte de la estrategia de la nueva extrema derecha. Ahí entra en juego el fenómeno youtuber.

El fenómeno youtuber

696px-PewDiePie_on_Cold_Ones_-_2
PewDiePie, el youtuber con más suscriptores del mundo, visto en el Cold Ones podcast. Autor: Cold Ones Clips,
16/07/2019. Fuente: Canal de YouTube de Cold One Clips. (CC BY 3.0.).

 

Youtuber es un término que se utiliza de manera coloquial para definir a aquella persona que se dedica a crear contenido en Internet en YouTube, una plataforma virtual creada en 2005 donde la gente puede subir vídeos, música y emitir en directo.

A lo largo de la década pasada, YouTube se convirtió en el sitio web de su estilo más utilizado, coincidiendo también con la explosión de la popularidad de los youtubers. Con el tiempo, los youtubers han pasado de ser personas relativamente anónimas que expresaban sus opiniones o enseñaban su talento a través del sitio, a ser productos de consumo a menudo apoyado por corporaciones, gobiernos y otro tipo de organizaciones que mueven a millones de personas.

En 2015, un estudio demostró que jóvenes entre 13 y 18 años, a la hora de escoger a las 10 personas que consideran más influyentes, las seis primeras eran youtubers. Y, aunque es cierto que plataformas como TikTok, Instagram o Twich van ganando terreno, casi todas las personas influencers tienen su espacio en YouTube, o bien han surgido de dicha plataforma.

Aunque los canales de humor, gameplays (juegos en directo), pranks (bromas), challenges (retos) y otras tendencias se encuentran entre los temas más visitados, abundan también sobre ciencia, cocina, maquillaje, curiosidades, dibujo… y política.

Youtubers de extrema derecha

Youtubers-de-extrema-derecha-700x500
Montaje realizado con diferentes fotogramas de vídeos de YouTube de youtubers ultraderechistas.
Autor: Desconocido. Fuente: Poderpopular.info

 

A lo largo de todo el globo y en muchos idiomas, la presencia de youtubers de ultraderecha es palpable, por lo que sería imposible mencionarlos a todos.

Panorama angloparlante: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Europa.

Uno de los youtubers más influyentes en el mundo angloparlante es Milo Yianopoulos. Cuenta con 800.000 suscriptores en su canal y tenía más de 2 millones en Facebook y aún más en Twitter hasta que sus cuentas fueron cerradas. Milo se convirtió en una estrella mediática y una de las imágenes más representativas de la llamada alt-right, a pesar de ser inmigrante, medio judío y homosexual. Ha protagonizado además varios escándalos por delitos de odio y comentarios racistas, machistas y homófobos.

En Estados Unidos la lista se alarga, pero se podría destacar a la youtuber Candance Owens, quien cuenta con 560.000 suscriptores. Directora de la organización conservadora Turning Point USA, es una mujer negra admiradora de Trump y del conservador Partido Republicano. Con buenas relaciones con Milo o Mike Cernovich (otro youtuber derechista), se ha declarado en contra del movimiento feminista #MeToo y del antirracista #BlackLivesMatter.

Ben Saphiro, un youtuber y comentarista político judío con más de millón y medio de suscriptores, destaca por sus entrevistas y declaraciones islamófobas, LGTBfóbicas y racistas, negando que la población negra sufra discriminación alguna. Antiguo editor en Breitbart, se opuso a Trump, ya que consideraba que era demasiado blando, siendo partidario de Ted Cruz, uno de sus rivales en las primarias republicanas de 2016.

Nick Fuentes es otro youtuber supremacista blanco (aunque no se declara afín a la alt-right) que lleva los programas America First y Nationalist Review, contando con 500.000 suscriptores. Su racismo, xenofobia y antisemitismo manifiesto, además de sus agresivas declaraciones, le ha hecho ganarse la etiqueta de neonazi. Trabaja con el también youtuber James Allsup.

Importante mencionar a Rebecca Hargrave, en cuyo canal llamado Blonde in The Belly of The Beast (125.000 suscriptores), distribuye mensajes antifeministas y racistas a través de anécdotas sobre su vida privada.

De origen británico, destaca también Paul Joseph Watson, que cuenta con más de 1,8 millones de suscriptores y 1,1 millones de seguidores en Twitter. Aunque se declara liberal clásico, es miembro del ultraderechista Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP), ha apoyado a Marine Le Pen (Reagrupación Nacional, Francia) y se le relaciona con otras personalidades y youtubers como Alex Jones (creador del portal Infowars), Carl Benjamin (950.000 suscriptores) y Mark Meechan.

Sus discursos son marcadamente antiinmigración, especialmente islamófobos, por lo que ha sido acusado por delitos de odio. También se ha declarado contrario al feminismo, difundiendo junto a otros youtubers la teoría conspirativa Gamergate en 2014, en la que argumentaban que el feminismo se estaba infiltrando en los videojuegos para imponer una agenda política.

En Escocia, está el youtuber Fugitive Woes (de nombre Colin Robertson, más conocido como Millenial Woes), cuyo canal y Twitter fueron eliminados después de varias declaraciones de odio y acusaciones de acoso sexual. Gozó de bastante cobertura mediática en su momento. Admirador de Spencer, dio alguna charla para la organización supremacista blanca National Policy Institute (NPI).

En Canadá, destaca el youtuber Stefan Molyneux, cuyo canal de YouTube llegó a tener más de 650.000 suscriptores hasta que fue borrado junto a otros, incluyendo el de Richard Spencer. Molyneux es un supremacista blanco y ultranacionalista admirador de Trump y de pseudociencias como el darwinismo social o la eugenesia. Guarda especial relación con otra youtuber canadiense, Lauren Southern quien, con 680.000 suscriptores, promulga ideas LGTBfóbicas (especialmente tránsfobas), antifeministas y xenófobas. Otro youtuber canadiense ultraderechista conocido es Davis Aurini.

Importante mencionar también a Dave Rubin, del canal The Rubin Report, que se autodenomina como medio que usa la razón para entablar conversaciones políticas. Cuenta con 1,3 millones de suscripciones y en su canal suele dar cabida a personalidades de la ultraderecha estadounidense, canadiense y británica, como Molyneux o Benjamin. Punto de obligado paso de casi todos los youtubers de la alt-right.

En Europa, más concretamente en Alemania y Austria, está la pareja y tandem, portavoces del movimiento supremacista Generación IdentitariaMartin y Britanny Sellner, que cuentan con 160.000 suscriptores, aunque su papel lo hacen sobre todo a través de entrevistas y otros medios, promoviendo la xenofobia en Europa y adscritos a grupos de ultraderecha europeos.

En el subcontinente destacan también youtubers como The Golden One (100.000 suscripciones) o The Angry Foreigner (230.000), suecos seguidores del movimiento identitario europeo y de la derecha radical nórdica.

Contexto latinoamericano e hispano

El youtuber Nando Moura entrevistando al mandatario brasileño Jair Bolsonaro. Autor: Captura de pantalla realizada el 30/07/2020 a las 16:20h. Fuente: Canal de YouTube de Nando Moura.
El youtuber Nando Moura entrevistando al mandatario brasileño Jair Bolsonaro. Autor: Captura de pantalla realizada
el 30/07/2020 a las 16:20h. Fuente: Canal de YouTube de Nando Moura.

 

Aunque los youtubers de habla hispana han recibido la influencia directa de la ultraderecha estadounidense y europea, también existe un buen repertorio de creadores de contenido que difunden estos mensajes de odio.

En Brasil, destacan los youtubers Embaixada da Resistência, Tradutores de Direita, Olavo de Carvalho, Bernado Kuster, Diego Rox e Nando Moura. Éste último, uno de los más relevantes, cuenta con 3 millones de suscriptores y es conocido por sus polémicas declaraciones, como que el nazismo es una ideología de izquierdas, que el cambio climático es un invento o por sus insultos a la ex-presidenta Dilma Rousseff cuando dejó el gobierno por un impeachment. Ha apoyado y entrevistad a Jair Bolsonaro en su canal, así como sus controvertidas intervenciones.

Olavo Carvalho maneja un canal de pseudociencia, Secret Science, con 165.000 suscriptores, que ha servido de inspiración ideológica para la ultraderecha de Brasil, diciendo cosas como que la Pepsi está hecha de fetos abortados, que la ciencia moderna es un engaño o que Einstein es un farsante.

Por su parte, Diego Rox es un rapero y youtuber con más de un millón de seguidores cuyas letras y vídeos destacan por su contenido antifeminista y antiLGTB. También difunde amplias teorías conspirativas acerca de cómo los poderes fácticos mundiales quieren implantar una agenda política feminista, progresista y antirracista cuando, según él, ya no existe desigualdad por estos motivos.

En cuanto al resto de latinoamérica, si bien el discurso derechista es muy similar, se centra especialmente en la parte social y económica, y no tanto en el ultranacionalismo. Suelen autodenominarse a sí mismo libertarios y propugnan un estado mínimo (o inexistente), el libre mercado y ausencia de leyes igualitarias. En este sentido, comparten con la alt-right y la extrema derecha el discurso antifeminista y antiLGTB.

El argentino Agustín Laje es un youtuber y escritor, autor de El Libro Negro de la Nueva Izquierda: Ideología de Género o Subversión Cultural y Postmarxismo y feminismo radical, que tiene 630.000 suscriptores en su canal y 330.000 seguidores en Twitter. Su discurso se centra en la oposición a la izquierda actual, acusando a menudo de que las ideologías de izquierda se han adueñado de las instituciones, imponiendo censura y un autoritarismo en base a lo que considera falacias. Además, tiene posiciones muy conservadoras, defendiendo la familia tradicional y oponiéndose al aborto. Ha llegado a decir que el feminismo promueve la pedofilia.

Youtubers de ultraderecha en España

España cuenta también con un buen repertorio de creadores de contenido afines a la extrema derecha.

Uno de los más conocidos es Un Tío Blanco Hetero, abreviado UTBH (de nombre Sergio), quien saltó a la fama en 2018 por su discurso antifeminista y crítico de la “corrección política” ataviado con un traje blanco que le cubre hasta la cara y unas gafas de sol. Cuenta con 300.000 suscriptores y, aunque su discurso se adscribe a la alt-right, abusando de la sátira, el meme y la burla, el último año ha tratado de congraciarse con sectores izquierdistas promoviendo debates con cierta seriedad, abandonando su faceta más informal.

En cambio, Isaac Parejo, con su canal InfoVlogger, es sin duda la viva imagen del youtuber alt-right, recordando vagamente a Milo en cuanto a su estilo. Con unos170.000 suscriptores, en su canal se dedica a subir vídeos criticando a los movimientos y partidos progresistas, muy especialmente a Podemos, los partidos regionales y al independentismo catalán y vasco.

Aunque también tiene contenido serio, concediendo entrevistas a personalidades políticas o haciendo reportajes sobre temas polémicos, destaca por sus posturas antifeministas y anticomunistas, además de por hacer constantes burlas, memes, parodias e incluso canciones.

Álvaro Bernad (73.000 suscriptores), en contraposición a InfoVlogger, desarrolla en su canal disertaciones serias sobre temas de actualidad, argumentando las premisas ultraderechistas, especialmente las de Vox, pero sin recurrir tanto a la burla, al meme o al ataque directo.

Conocido es también el canal Estado de Alarma, del periodista Javier Negre, quien dio su salto como youtuber con el único objetivo de criticar al gobierno de España de PSOE y Unidas Podemos y difundir el ideario de Vox. Cuenta con 275.000 suscriptores y ha ganado fama por protagonizar numerosas polémicas, como abordar a unas adolescentes en un parque para debatir sobre feminismo y grabarlo en vídeo.

Sin embargo, Wall Street Wolverine (315.000), Joan Planas (218.000) y Libertad y lo que Surja (181.000) son probablemente los youtubers derechistas con más suscripciones y visitas. El formato de los tres es similar: hablan a la cámara y, con un estilo irreverente y sarcástico, agitan un discurso que es principalmente antifeminista y contra “la dictadura progre”. Además, son defensores (especialmente Wall Street Wolverine) de la economía de mercado, dedicando vídeos a criticar la regulación del estado en la economía. Entrevistó a Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso.

A Javier Negre, El Condenas, le cuesta debatir con sus iguales, así que decide entrevistar a MENORES DE EDAD mediante preguntas sesgadas y con información falsa. VOMITIVO.
«Yo no soy de VOX, soy periodista», el chiste es bueno, lo mejor del vídeo. pic.twitter.com/P4q9BWSzAp

— Andrés 🔻 (@And89_3) June 29, 2020

Por favor acepta preferences, statistics, marketing cookies para ver este vídeo.

Otros youtubers de extrema derecha son: Spanish Libertarian (53.000 suscriptores), Inocente Duke (60.000) o Los Meconios (65.000). Existen también conocidos youtubers como Roma Gallardo o DalasReview que, si bien se han pronunciado políticamente en contra del comunismo o el feminismo hegemónico, sus canales no son estrictamente de política ni hay evidencia de que sean afines a la extrema derecha.

Cómo YouTube promueve la extrema derecha


La Red de Influencia Alternativa en el estudio Alternative Influence: Broadcasting the Reactionary Right on YouTube (2018).
Autor: Rebeca Lewis. Fuente: Data&Society. las líneas son referencias o colaboraciones entre los distintos canales de Youtube.

 

El algoritmo de YouTube es responsable del 70% de los vídeos que finalmente la gente decide ver, perfeccionando a lo largo de los años la capacidad de enseñar contenidos que sabe que tendrán al público pegado al monitor.

Un estudio publicado a principios de año por la Escuela Politécnica de Lausana, en Suiza, y de la Universidad de Minas Gerais, en Brasil, confirmó la tendencia: más de un 26% de las personas que suelen comentar en vídeos de contenido más moderado acaban no solo pasándose a vídeos de extrema derecha, sino generando comentarios en ellos de manera constante debido al algoritmo. Además, según el estudio, YouTube tiende a mostrar contenido cada vez más violento según ciertas palabras clave.

Tal y como recoge eldiario.es, YouTube rechaza la metodología, las conclusiones y las evidencias aportadas por este estudio. Para la plataforma el informe no es válido porque, entre otras cosas, no tiene en cuenta las modificaciones que han realizado en materia de discurso del odio y desinformación.

Aunque es cierto que, en los dos últimos años, se han eliminado varios canales por incitación al odio y se restringe la edad y difusión de cierto contenido, la ultraderecha se ha aprovechado de esto generando interacción mediante colaboraciones, menciones, citaciones y creación de material conjunto. The Rebel MediaThe Rubin Report o InfoVlogger son tres buenos ejemplos.

Data&Society llevó a cabo un estudio en 2018, Alternative Influence: Broadcasting the Reactionary Right on YouTube, en el que concluyó que las redes generadas en base al uso del mismo tipo de contenido y las colaboraciones y comparticiones mutuas entre canales de extrema derecha, combinado con el algoritmo de YouTube y la fidelización de un público concreto, ha contribuido a que se perpetúen ideas dañinas relacionadas con el racismo, el machismo o la homofobia en lo que la autora Rebbeca Lewis llama Red de Influencia Alternativa:

Este informe ha mostrado cómo una red particular de influyentes políticos perpetúa ideología de extrema derecha en YouTube y otras plataformas de redes sociales. Específicamente individuos de instituciones académicas y mediáticas y reaccionarios o extremistas los movimientos han usado medios digitales participativos para transmitir a nuevas audiencias y renombrar ideas viejas, a menudo intolerantes y discriminatorias. Los creadores de contenido han empleado. Las tácticas utilizadas por los influyentes de la marca, junto con las redes sociales, para establecer un alternativa a las noticias convencionales, transmitir sus ideas al público y monetizar sus contenido. Como resultado, audiencias e in fl uenciadores están accediendo, produciendo y apoyando el contenido extremista y a menudo dañino. – Extracto del estudio AlternativeInfluence: Broadcasting the Reactionary Right on YouTube.

Así, dentro de la estrategia de la alt-right y la nueva extrema derecha, YouTube y las redes sociales son una punta de lanza de ideas radicales que buscan destruir el consenso social y, a base de teorías conspirativas, bulos y fake news, disputar a los medios tradicionales (o incluso apoyándose en ellos) una agenda política que evite el progreso social.

Ideas como el nacionalismo, el racismo y el antifeminismo encuentran en YouTube un creciente espacio de influencia, y no sólo a causa del algoritmo de recomendación del propio servicio, como ya mostró el diario The Guardian, sino con un discurso muy medido en el que tratan de mostrarse como víctimas de una persecución ideológica, de una conspiración contra la libertad que quiere censurar su opinión, aunque ésta se base en la intolerancia, la discriminación o mentiras.

La mayoría, no busca el debate ni el contraste de las ideas, sino simplemente crear contenido para su beneficio. Además, la población joven es especialmente vulnerable a este tipo de ideas, que el adolescente experimenta como un conato de rebeldía y sin capacidad de analizar más allá. Analistas de la sociología y la ciencia política observan estos hechos con recelo, pues de las nuevas generaciones depende que se perpetúen los valores de democracia, igualdad y justicia social que tantas décadas cuestan de conseguir.

Al tenor de los datos mostrados, parece obvio que la extrema derecha está consiguiendo ganar terreno entre la población joven para ganar la llamada batalla cultural a las ideas progresistas y de izquierda e imponer debates que se creían superados. Y que, además, las redes sociales, en especial YouTube, aunque también Instagram o TikTok, han pasado de ser una herramienta de información alternativa contra los medios de comunicación de masas a ser un refugio de cada vez más ideas fascistas.

Sin duda, uno de los grandes retos de la sociedad actual que conviene resolver si no se quiere volver a oscuras etapas del pasado.

AlDescubierto

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto destacada: Portada del vídeo Fachas Héroes, del canal InfoVlogger. Autor: Captura de pantalla realizada el 20/07/20 a las 16:30h. Fuente: Canal de Youtube de InfoVlogger.
– Alternative Influence: Broadcasting the Reactionary Right on YouTube, Rebeca Lewis, 2018.

Comentarios