El Trinche: La leyenda de uno de los mejores jugadores de la historia

Esta historia no es sobre fútbol, a pesar de que trate sobre una leyenda del balompié, dicen que a la altura de Diego Armando Maradona o Leo Messi. Es una historia humana, sobre oportunidades perdidas, romanticismo y tradición oral. Hablamos de Tomás Felipe Carlovich, “El Trinche”. Un jugador que ha pasado a la historia sin que exista ninguna grabación suya en movimiento, ni tampoco sea apenas conocido fuera de Argentina, ni tenga ningún trofeo en la estantería de casa. Es más, no llegó a jugar siquiera en la primera división argentina mas que dos partidos.
El Trinche: La leyenda de uno de los mejores jugadores de la historia

La historia dice que el seleccionador argentino en aquel momento, Menotti, lo llamó una vez para jugar con el combinado nacional tras verlo dar un recital sobre el campo. Sin embargo, el Trinche no llegó nunca. El seleccionador apenas puede responder a la razón de su ausencia ante su llamada: “algo dijo de que el río iba muy alto…”. Suena cuando menos extraño. Sin embargo, tras indagar mínimamente en la personalidad de este hijo rosarino de un inmigrante yugoslavo, uno se da cuenta de que se trata de alguien especial.

La figura creada en torno al Trinche nos lleva a pensar en una especie de Nota argentino de los 70. Al igual que el personaje de Jeff Bridges en esa gran obra maestra de los Coen que es “El gran Lebowsky”, el Trinche desprende un áurea única de despreocupación y búsqueda continua del placer cercano y asumible. Tal y como cuentan, a veces no iba a entrenar porque estaba pescando. Otras porque había salido de fiesta. O porque simplemente no le apetecía salir de cama. Carlovich se defiende diciendo que no se acuerda, o desmintiendo sin darle al asunto mayor importancia que a su próxima respiración. Todo esto por cierto lo podéis ver en un reportaje del mítico Michael Robinson en su programa. Una maravilla que os recomiendo ver con calma:

En él podemos acercarnos a la figura de este afable maestro del balón, romántico héroe de una época mejor, donde el dinero no estropeaba la magia del juego y el físico no era ni la mitad de importante que la técnica. Él mismo reconoce con la aplastante a la vez que simple e inalcanzable realidad que solo ven los niños: “a mi lo que me gustaba era jugar, el resto me daba igual”. El problema al que se enfrentó y que evitó que triunfara en el fútbol es que le tocó vivir una época de cambio, y no supo ni quiso adaptarse.

El fútbol argentino siempre había sido un fútbol para el disfrute, técnico, visual y con mas énfasis en el espectáculo que en la eficiencia. El resultado no era tan importante como la clase con la que se jugaba. Y el Trinche era el perfecto jugador para ese momento. Sin embargo, cuando tuvo la oportunidad de consolidarse en el fútbol profesional, él prefirió seguir fiel a su estilo de fútbol y de vida. Y es que los nuevos entrenadores de esa época exigían sacrificio, esfuerzo y rigor táctico. Consideraban que para profesionalizar el fútbol argentino, los jugadores debían convertirse en atletas y seguir a rajatabla las indicaciones técnicas. Eso no encajaba con el Trinche, un anarquista del balón que se guiaba por impulsos y para el cual el fútbol era más un arte que un deporte.

Con 21 años tuvo que tomar la decisión más importante de su vida. Y seguramente lo hizo sin siquiera darse cuenta. Debutó en 1969 con Rosario Central, junto a otras grandes promesas. Un equipo llamado a hacer grandes cosas. Sin embargo su entrenador, Miguel Ignomiriello, era de esta nueva oleada de técnicos estrictos, y desde el primer momento cruzó a Carlovich por su forma de entender el deporte. El Trinche tenía que tomar la decisión de adaptarse a las exigencias del nuevo fútbol para poder "triunfar", o irse a otro equipo mas pequeño y seguir disfrutando a su modo. No sabemos si llegó siquiera a plantearse abandonar su forma de ser y jugar. Al poco tiempo fichó por un equipo de segunda, el Central Córdoba, del que sintió un inmediato flechazo. En su primer partido marcó dos goles y dio una asistencia, convirtiéndose en el ídolo absoluto de la afición. El amor era mutuo. "Para mí, jugar en Central Córdoba fue como jugar en el Real Madrid”, asegura el Trinche. Así pasó los años, jugando a su ritmo en Rosario Central y otros equipos de segunda, e incluso en la liga provincial, en diversas etapas con parones en los que no se sabe muy bien a qué se dedicaba. Hay quien dice que a la bebida. Hay quien dice que a la pesca. Hay quien dice que simplemente estaba por el barrio con su gente cercana. El caso es que se retiró en 1986 sin poder demostrar al mundo su clase, sin llegar a triunfar. Pero, como él mismo dice:

“¿Qué es llegar? La verdad es que yo no tuve otra ambición más que la de jugar al fútbol. Y, sobre todo, de no alejarme mucho de mi barrio, de la casa de mis viejos, de estar con el Vasco Artola, uno de mis mejores amigos que me llevó de chico a jugar en Sporting de Bigand... Por otra parte, soy una persona solitaria. Cuando jugaba en Central Córdoba, si podía, prefería cambiarme solo, en la utilería, en lugar del vestuario. Me gusta estar tranquilo, no es por mala voluntad”.

Muchos de los que lo vieron dicen de él que estaba a la altura de los más grandes. Dicen que su técnica era majestuosa y su estilo inigualable, pero eso no lo podremos confirmar jamás. Podríamos pensar que no es mas que un cuento que ha ido agrandando su leyenda con el paso del tiempo, la épica argentina y la melancolía de un pasado mejor. Sin embargo, jugadores míticos que coincidieron con él en esa época y lo vieron en directo, como Valdano, Menotti o Aimar, confirman esta versión.¿Era en realidad tan maravilloso sobre el campo? ¿o era tan solo muy bueno y su personaje ha ido creciendo a través de la tradición oral hasta convertirse en mito? Eso nunca lo sabremos a ciencia cierta, y ahí es quizás donde reside la magia de la leyenda del Trinche.

Comentarios