La muerte del periodismo: El Mundo, El Español y la propaganda política

Estamos tan acostumbrados a que los grandes medios de comunicación españoles manipulen la información que estamos casi anestesiados ya. Sin embargo, esta semana los diarios El Mundo y El Español han sobrepasado todas las líneas imaginables en deontología periodística (si es que les quedaba alguna por sobrepasar). En el editorial del 19 de julio de El Español podíamos observar una ilustración del Vicepresidente del Gobierno con una pistola en la boca y una bala saliendo por su nuca, y ayer mismo la portada de El Mundo titulaba con una información claramente falsa y con una intencionalidad política evidente en contra del mismo Vicepresidente. Si bien es lógico y hasta normal que un medio de comunicación tenga una línea editorial concreta, esta forma de hacer "periodismo" supera todos los límites éticos y profesionales tolerables en un estado democrático y de derecho avanzado. En España sigue siendo la norma. 
La muerte del periodismo: El Mundo, El Español y la propaganda política

El Mundo Invents

El diario El Mundo es el tercero a nivel nacional en difusión, tanto en formato físico como online. Por eso que se inventen los titulares con tanta alegría resulta cuanto menos chocante. En su día crearon una campaña orquestada a conciencia para hacer creer a la sociedad española que el peor atentado vivido nunca en territorio propio fue obra de ETA. Para ello estuvieron años inventándose y tergiversando noticias, aún cuando todo el mundo (excepto los lectores de El Mundo) tenía claro ya que el atentado había sido obra de una célula yihadista. Ahora la cruzada principal de este medio de desinformación es principalmente contra el partido político Unidas Podemos. A pesar de tratarse de un partido socialdemócrata, desde El Mundo siempre los califican de peligrosos comunistas, chavistas bolivarianos y alguna sandez mas. La portada de ayer (22 de julio de 2020) de la edición impresa es una muestra más de la evidente falta de rigor periodístico y credibilidad que rige este medio. 

elmundo.750 

Según afirma este medio, Irán inyectó 9,3 millones en tres años a la productora de Pablo Iglesias. Afirma que el Sepblac Servicio Ejecutivo de la Comisión de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) detectó 67 ingresos sospechosos a 360 Global Media SL entre 2012 y 2015 y 23 transferencias al líder de Podemos.

Sin embargo, aunque el "periodista" Fernando Lázaro quiere hacer ver en su artículo (desde el propio titular) que la productora es propiedad de Podemos o de Pablo Iglesias, esto es falso. Los ingresos realizados a Pablo Iglesias, como a muchos trabajadores y colaboradores de Global Media SL, fueron hechos por trabajos realizados por el actual vicepresidente a la productora.

El Sepblac remitió al menos tres informes a la Policía Nacional sobre los vínculos de empresas sospechosas de lavado de dinero con la productora. Esta, pagaba por programas como Fort Apache o La Tuerka, emitidos por Hispan TV y presentados hace años por, entre otros, por Pablo Iglesias. La relación de Pablo Iglesias con estos ingresos desde Irán es la misma que la de cualquier cámara, guionista, colaborador o community manager de Hispan TV.

Es evidente, y muy fácilmente verificable, que el titular es falso. Y no es un error. Antes de publicar algo así, todos los directivos de El Mundo se reúnen para decidir si lo sacan o no. Y, al igual que el periodista, saben que el dato que se ofrece es falso. Pero deciden publicarlo igualmente. Porque aunque gran parte de la población pondrá durante unos días el grito en el cielo por semejante falta de profesionalidad, sus lectores lo creerán. Y la semilla de la duda ya estará sembrada. Se trata por lo tanto un caso evidentemente sangrante de propaganda política con la finalidad de derribar a un peligroso adversario político, proveniente desde un medio de comunicación al que se le supone imparcialidad y profesionalidad. Y sí, todavía hay mucha gente que cree que los medios de comunicación se rigen por estos valores. 

El Español, muy español y mucho español

Aunque parezca increíble, el diario El Español se situó en 2019 como el periódico digital más leído del estado, con la friolera de 17 millones de lectores únicos. El director de este medio es el gurú de la información cañí Pedro J. Ramírez. Fue el dirtector de El Mundo cuando se creó la campaña anteriormente comentada orientada a culpabilizar a ETA del 11M. Aún le siguen dando ramalazos con el tema a día de hoy. Hoy dirige la marca blanca de El Mundo: El Español. Este Hacendado de la información más conservadora sigue las mismas formas que el original, y tienen también el mismo archienemigo. Si, "El Coletas". Hasta un punto tan exagerado y visceral que el pasado 19 de julio ilustraron con la siguiente barbaridad su editorial: 

EdmjryCWAAAVRLW

Si, es el Vicepresidente del Gobierno con una pistola en la boca y una bala saliendo por su nuca. ¿Os imagináis que, por ejemplo, el diario Gara hiciese algo similar en su momento con Mariano Rajoy? A día de hoy hasta el último kiosquero que vendiera un ejemplar de ese periódico estaría en la cárcel. Pero como es un medio conservador, no pasa nada. Diferentes varas de medir la justicia según la ideología que profeses, un clásico en el estado español.

España es el Estado del mundo con más artistas en la cárcel por ejercer su libertad de expresión. Y también el Estado que permite que un periódico le pegue un tiro en la nuca al Vicepresidente del Gobierno en sus páginas ¿Bipolaridad? No, reminiscencia franquista. 

Y por si cabe alguna duda de la intencionalidad del artículo de opinión y la imagen que la compaña, esta es la última frase del texto: "Sólo se cruzan apuestas sobre cuánto tardaremos en oír el estampido del tiro por la coleta". 

Diferenciar la información de la propaganda política es tarea imposible para los lectores de estos dos diarios. La estrategia de estos medios es clara y evidente. Por un lado, sirven a los intereses políticos y económicos que dictan desde los consejos de dirección aquellos que pagan las nóminas. Para eso existen, para moldear la opinión pública al antojo de quien paga. Por otro lado, y ya en segundo plano, esta forma de hacer periodismo (y política) sirve para crear confrontación, dividir a la población en bandos y así poder fidelizar "a los tuyos". Una triste realidad que provoca la muerte del oficio más bonito del mundo y el enfrentamiento continuo de la sociedad para beneficio de pocos. 

Comentarios