LA MUERTE DEL PERIODISMO

El País camufla la publicidad de un banco que tilda de "emprendedora" a la nieta de un genocida

El caso que traemos hoy dentro de nuestro especial "La muerte del periodismo" sirve como ejemplo de diversos casos de falta de profesionalidad periodística. En primer lugar, El País hace pasar por una noticia real lo que en realidad es una campaña de márketing de un banco. Además, dicha "noticia" cuenta tan solo una pequeña parte de la historia que se vende como ejemplo motivacional, al presentar a la chef Samantha Vallejo-Nágera como ejemplo de iniciativa y renovación. Lo que no dicen es que Samantha ha triunfado no solo por su "iniciativa", sino por su estatus social y económico, ya que es hija de psiquiatras famosos que hicieron su carrera durante el franquismo, y gracias a él. También olvidan mencionar que su abuelo era un genocida conocido como "el mengele español". 
El País camufla la publicidad de un banco que tilda de "emprendedora" a la nieta de un genocida

CaixaBank ha presentado la semana pasada una nueva plataforma de educación financiera llamada «Mucho por Hacer», con la que pretenden "ilustrar la importancia de conceptos financieros básicos como el emprendimiento, ahorro e inversión, economía familiar, endeudamiento o seguridad bancaria". Hasta aquí todo "bien", una campaña de márketing de un banco. El problema viene cuando esa campaña se camufla en uno de los mayores medios de comunicación del país (el aviso de contenido patrocinado apenas se ve). La cultura del dinero metida en vena a sus lectores. Un claro ejemplo de cómo los intereses económicos detrás de los medios de comunicación han acabado con el periodismo. 

¿Creen que El País publicará temas que puedan perjudicar a quien le paga parte del sueldo, en este caso CaixaBank? ¿Sacará El País información sobre los desahucios provocados por este entramado financiero? ¿O sus intereses en empresas armamentísticas? ¿O las ayudas públicas recibidas y nunca devueltas? La respuesta es evidente: NO. CaixaBank paga, y El País esconde su profesionalidad periodística cuando choca con sus intereses. Negocio para ambos, y  muerte para el periodismo. 

Además de estos oscuros intereses, esta noticia llama especialmente la atención por otra razón. El reportaje en cuestión es una especia de oda al capitalismo, propaganda motivacional del "si quieres, puedes". Intenta vendernos que la chef comenzó de cero desde el mismo titular: "Samantha Vallejo-Nágera, la emprendedora que comenzó con unos patines y una paella". Lo que no dice el artículo es que Samantha procede de una familia adinerada que le facilitó todo lo necesario para "triunfar", desde dinero a contactos, por lo que es evidente que no empezó de cero como nos quieren vender. 

Pero lo más llamativo de todo es que El País también pasó por alto su historia familiar: su abuelo fue ni más ni menos que Antonio Vallejo-Nájera, el «Mengele español», quien dirigió los Servicios Psiquiátricos del Ejército franquista y escribió extensamente sobre la "degeneración de la raza española". Llegó incluso a proponer la creación de una Inquisición para la prensa, la tribuna y la radio, y presentaba la guerra como necesaria para reconquistar los principios del cristianismo, todo ello con profusión de expresiones racistas-antisemitas. Finalmente, confía en que los enemigos de la Patria (demócratas e izquierdistas) «sufrirán las penas merecidas, la de muerte la más llevadera».

En su libro Eugenesia de la hispanidad y regeneración de la raza, Vallejo defendía la «eugenesia positiva», cuyo fin era «multiplicar los selectos y dejar que perezcan los débiles», que en su universo obsesivo eran los rojos, a quienes consideraba «individuos mentalmente inferiores y peligrosos en su maldad intrínseca».

Fuente: Contrainformacion.es

Comentarios