Bandersnach reabre el interés por las producciones interactivas

Bandersnach reabre el interés por las producciones interactivas

El episodio/película de Black Mirror, Bandersonach, ha sido todo un éxito. Todo el mundo habla de esta producción televisiva con múltiples lineas argumentales dada su interactividad con los espectadores.

Y como todo lo que es un éxito tiende a copiarse, ya Netflix trabaja para hacer mas producciones de este estilo. Si bien es cierto que esta producción no es la primera vez que la plataforma juega con este formato, ya la había testado en series de animación como El gato con botas: atrapado en un cuento épico o Minecraft.

Pero la interactividad no es nada nuevo en los ochenta se publicaron por primera vez los libros de Elige Tu Propia Aventura (en inglés Choose your Own Adventure), novelas juveniles también conocidas como ‘librojuegos’ en las que tú tomabas tus propias decisiones. Según la elección que llevaras a cabo, debías ir a una u otra página y la trama variaba. Así, un mismo libro podía contener muchas historias distintas.

Y en el mundo audiovisual, el concepto de Bandersnatch no se diferencia mucho de los juegos FMV (Full Motion Video) que llenaron los catálogos de las consolas de mediados de los 90. En aquellos tiempos, se nos vendió como “la mezcla entre cine y videojuego” pero no triunfó como se esperaba. Así se ha desvelado que Activison Blizzard, una de las grandes productoras de videojuegos de todo el mundo, ha despedido a su CFO (Chief Financial Officer); e inmediatamente, Reuters ha adelantado que el despido se ha producido porque Netflix "robó" a este ejecutivo, suponemos que para trabajar a fondo en sus próximos proyectos interactivos.

De momento la herramienta clave es Twine, diseñada para contar historias no lineales y con la que ha sido posible crear Bandersnatch elaborando árboles de decisiones, en los que la historia evoluciona dependiendo de la “rama” que cojamos.

Algunos ejemplo de la interactividad en la historia audiovisual

Podemos encontrarnos los primeros conceptos de interactividad con el público en los orígenes del cine. Al fin y al cabo, en esas primeras cintas, el público no iba a las salas a sentarse respetuosamente a contemplar grandes historias, sino imágenes que les impactaran y asombraran. Creando ese primitivo cine-espectáculo. La leyenda mas mediática es la de La llegada del tren (1895) de los hermanos Lumiere de la que cuentan que la gente salió asustada de la sala pensando que el tren les arrollaría.

A lo largo de la mitad del siglo XX ya se empezaron a plantear distintos formatos de interactividad que más o menos han seguido funcionando hasta hoy. Por ejemplo, Winky Dink and You era un programa de la CBS emitido entre los años 1953 y 1957 que daba a sus pequeños espectadores la oportunidad de jugar con una pantalla transparente que se pegaba a la pantalla y en la que se pintaba con ceras siguiendo las instrucciones del presentador.

En 1967 (concretamente en el pabellón checoslovaco de la Exposición Universal de Montreal) se estrenó Kinoutomat, que podríamos catalogar como la primera película interactiva. La acción se detienía y un moderador preguntaba al público qué decisión debía tomar el protagonista.

Una serie australiana surrealista titulada originalmente Let the blood run free (Deja la sangre correr) y estrenada en Australia en agosto de 1990 basada en la escena teatral de Melbourne, en un espectáculo de improvisación en la que la audiencia votaba por teléfono al final de cada capítulo como querían que continuase la historia entre dos opciones argumentales.

En la misma onda estaba la finesa Accidental Lovers (2006), mucho más interactiva y cuyo argumento iba variando en tiempo real con los mensajes por SMS de los espectadores, a los que los actores tenían acceso en directo.

Esta interactividad también se sirve de las plataformas de internet para funcionar. En Argentina se acaba de estrenar Elige, una serie web interactiva, la ficción, de ocho episodios, se puede ver de manera gratuita en YouTube intercomunicando al final de cada capítulo con otros videos dependiendo de como quieres que siga la historia.

Así, no parece que la interactividad sea una moda pasajera, simplemente Bandersnach ha contado con una gran plataforma en una serie de prestigio y la ha puesto de relieve. Pero la interactividad siempre ha estado ahí en mayor o menor medida y con la realidad aumentada y otros progresos tecnológicos es de esperar que la hagan más interactiva y más espectacular.

Comentarios