500 km. nadando a través de la Gran Isla de basura del Pacífico

El reto del nadador de largas distancias Ben Lecomte tiene como finalidad estudiar el impacto medioambiental que suponen los plásticos en el mar y concienciar a la sociedad sobre este grave problema
500 km. nadando a través de la Gran Isla de basura del Pacífico

En la mitad del Océano Pacífico existe una gran "isla" de basura con una extensión de más de un millón y medio de kilómetros cuadrados, y que muchos ya denominan como el séptimo continente por su gran tamaño. En EULIXE ya os dimos todas las respuestas sobre esta vergüenza de la Humanidad, pero todavía existen muchas incógnitas sobre cómo afecta al medioambiente y la biodiversidad marina. Para arrojar algo de luz sobre esta triste realidad y concienciar a la sociedad, el nadador de largas distancias Ben Lecomte se ha propuesto un reto bestial: nadar en 100 días 300 millas náuticas (555,6 kilómetros!!) cruzando la mayor acumulación de desechos plásticos marinos del mundo, en maratonianas jornadas de 8 horas. 

La gente no cree que el océano sea importante, pero sí lo es. El océano puede vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin el océano. Como padre, no quiero transmitir este problema de la contaminación del océano a la próxima generación. ¿Cuándo será el punto de inflexión? ¿cuándo será demasiado tarde? Eso no lo sé. Es por eso que trato de hacer todo lo que puedo en este momento para crear conciencia y hacer cambios  - Ben Lacomte

Al momento de escribir este post, Ben lleva nadadas 172 millas en 131 horas (podéis seguir sus progresos en este mapa interactivo y en su blog) a través de cajas, redes de pesca, cepillos de dientes, botellas de Coca-Cola, cestas de la ropa y muchas (pero muchas) bolsas. Con él viaja un equipo de apoyo, entre los que se encuentran marineros, fotógrafos y científicos. Porque esta aventura es en el fondo un experimento de investigación. Las muestras recogidas durante el viaje servirán para diversos estudios de los socios en este proyecto, entre los que se encuentran la Universidad de Hawái, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica o el Centro de Investigación Ambiental Smithsonian, y hasta la NASA. Realmente sabemos muy poco sobre cómo afectan los microplásticos y microfibras a la biodiversidad marina, y cambiar eso es uno de los objetivos de este gran reto. 

La investigación inicial muestra que las microfibras tienen un gran impacto en el sistema endocrino. Sabemos que atrapan y retienen las bacterias, así que cuando las ingieres, ingieres muchos contaminantes con ellas. Sabemos que la concentración de microfibras en el océano está aumentando. Pero necesitamos más información - Ben Lacomte

El plan es recopilar datos cada 30 a 50 millas náuticas, hasta aproximadamente 200 muestras de microplásticos y microfibras. El equipo de Ben utiliza redes para recolectar microplásticos, que posteriormente son congelados para un análisis más detallado, de modo que los científicos puedan ver qué tipo de organismos se encuentran en el plástico. También filtran el agua para recoger muestras de microfibras,y cada vez que capturan peces para comer se estudia su nivel de toxicidad.

19-07-09-ben-with-rice-strainer-and-net-we-found-oslestonFoto: Vortex/@osleston

El propio Lecomte se muestra sorprendido por las pocas piezas de basura plástica grandes que se encuentra. Con el paso del tiempo se descomponen en estos microplásticos que son todo un misterio para los científicos. A Lecomte también le sorprendió cómo la vida marina interactúa con la basura, creando ecosistemas alrededor de ella. "Estas casas a la deriva vagan por las corrientes oceánicas, recolectan larvas y huevos a medida que avanzan", escribió en Instagram. Pero muchas otras veces, esta interactuación es mortal. Los aparejos de pesca abandonados y los plásticos domésticos pueden enredar y estrangular a los animales marinos. También muchos peces acaban ingiriendo trozos de plástico y fibras, aunque no está claro todavía qué efectos tienen en la cadena alimentaria. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Day 31: I had a hard time sleeping, my ear throbbed all night long and when I woke up I was in pain. I decided to take the day off and went back to sleep for an extra couple of hours. I felt better afterwards but still decided to stay out of the water and put drops in my ear through out the day. I experienced a day with the crew on ‚I Am Ocean‘. We were three counting our first tow. It took us a couple of hours to count 1082 pieces of microplastic. It was a busy day with science activities, maintenance and cleaning of the boat, sorting and storing trash, capturing, editing and managing content… Everybody had their own task and time to accomplish it before rotating to another task and schedule. 📸: @osleston • • • #thevortexswim #movetonatural #theswim #plasticpollution #singleuseplastic #plasticfreejuly #myplasticfreejulychallenge #benlecomtetheswim #pacificoceanswim #plasticsmog #greatpacificgarbagepatch #plastic #plasticfree #citizenscience #swim #gpgp #oceanhealth #oceanconservation #breakfreefromplastic #benlecomte #cleanup #cleanupplastic #jointheswim #sinkorswim #plastisphere #longdistanceswimmer #expedition #trashtag #stopsucking #4ocean

Una publicación compartida de Ben Lecomte (@thevortexswim) el

 

 

Comentarios