ZunZuneo: la red social creada por EE.UU. para desestabilizar Cuba

Fundada en 2009 por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAid) y disuelta en 2012, ZunZuneo fue una red social en línea y un servicio de microblogging diseñada para usuarios que viven en Cuba. El Gobierno de los Estados Unidos lo desarrolló en secreto para provocar una "primavera cubana" inspirada directamente por la "primavera árabe". ¿En que se basó esta operación? Te lo contamos en el siguiente post.
ZunZuneo: la red social creada por EE.UU. para desestabilizar Cuba

El que fuera apodado por muchos como "el Twitter cubano", se convirtió en una popular red social basada en mensajes cortos de SMS y con particular notoriedad entre la población joven de la isla. Para los cubanos, esta aplicación servía para recibir información diaria y gratuita en sus teléfonos celulares. En un país donde el acceso a internet ha sido históricamente limitado, la red constituía una especie de ventana al mundo exterior. Hasta aquí todo bien.

Sin embargo, según desveló la agencia de noticias Associated Press (AP), ZunZuneo fue un proyecto diseñado de manera oculta por EE.UU con una clara intención política: fomentar disturbios en la isla e intentar provocar una versión cubana de la "primavera árabe".

En julio de 2010, Joe McSpedon, un funcionario del Gobierno de Estados Unidos, voló a Barcelona para dar los toques finales a un plan secreto para construir un proyecto de redes sociales destinado a socavar al Gobierno comunista de Cuba. McSpedon y su equipo de contratistas de alta tecnología habían llegado de Costa Rica y Nicaragua, Washington y Denver. Su misión: lanzar una red de mensajería que pudiera llegar a cientos de miles de cubanos. Para ocultar la red al Gobierno cubano, establecerían un sistema bizantino de empresas fachada utilizando una cuenta bancaria de las Islas Caimán y reclutarían ejecutivos desprevenidos a quienes no se les informaría de los vínculos de la empresa con el Gobierno de Estados Unidos. McSpedon no trabajaba para la CIA. Este fue un programa financiado y administrado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, más conocida por supervisar miles de millones de dólares en ayuda humanitaria estadounidense –The Guardian

Es muy probable que a algún lector todo esto le parezca una teoría alimentada por una conspiración judeo-masónica-marxista-internacional, pero no, la realidad muchas veces supera a la ficción. Fue el mismísimo Gobierno estadounidense el que salió a dar explicaciones el 3 abril de 2014 a raíz de la investigación realizada por la agencia AP. El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney confirmó que su Gobierno sí estaba involucrado en el programa y afirmó incluso que fue aprobado por el Congreso estadounidense.

ZunZuneo, en efecto, fue financiado por la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAid), un organismo que opera bajo el mandato del Departamento de Estado y que se dedica a financiar a los “fredoom fighters” a lo largo y ancho del planeta. 

En varios documentos, el personal de USAid señaló que los mensajes de texto habían movilizado turbas inteligentes y levantamientos políticos en Moldavia y Filipinas, entre otros. En Irán, USAid destacó el papel de las redes sociales tras la controvertida elección del entonces presidente Mahmoud Ahmadinejad en junio de 2009, y lo vio como una importante herramienta de política exterior. Los documentos de USAid dicen que su objetivo estratégico en Cuba era "sacarlo de un punto muerto a través de iniciativas tácticas y temporales, y hacer que el proceso de transición vuelva a avanzar hacia un cambio democrático". El cambio democrático en la Cuba autoritaria significó romper el control del poder de los Castro. USAid dividió a la sociedad cubana en cinco segmentos según la lealtad al Gobierno. Por un lado, estaba el "movimiento democrático", llamado "todavía (en gran parte) irrelevante", y en el otro extremo estaban los "partidarios del sistema del núcleo duro", apodados "talibanes" en una comparación despectiva con los extremistas afganos y paquistaníes – The Guardian

El Departamento de Estado, bajo la entonces secretaria Hillary Clinton, pensó que las redes sociales eran una herramienta importante en la diplomacia. En un discurso de 2011 en la Universidad George Washington, Clinton afirmó que Estados Unidos ayudó a las personas en “entornos opresivos de Internet a sortear los filtros”. Dijo que en Tunez la gente usaba la tecnología “para organizar y compartir quejas, lo que, como sabemos, ayudó a impulsar un movimiento que condujo a un cambio revolucionario”.

El 3 de abril de 2014, la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, negó que la red social fuera un producto de una operación secreta encubierta. Afirmo que se trató de un proyecto orientado a lograr que el pueblo cubano tuviera “una plataforma para expresarse” y no para incitar sentimientos pro estadounidenses en la isla. “Estamos tratando de expandir espacio para que los cubanos se expresen”, afirmó Harf.

Harf comentó que se destinaron 1.2 millones de dólares para el programa que terminó en 2012, al finalizar el contrato. En total, la red social duró tres años, de 2009 hasta 2012. No obstante, EE.UU. hizo todo lo posible por mantener ocultos sus vínculos con esta red social, según señala el reportaje de AP, mediante la intermediación de una serie de empresas ficticias y canalizando sus mensajes a través de otros países.

Según AP, se establecieron empresas en España y las Islas Caimán para pagar las cuentas y los mensajes de texto se enviaban fuera de los servidores de EE.UU. De acuerdo con esta fuente, el proyectó comenzó después de que la empresa Creative Associates International, con sede en Washington, consiguiera medio millón de números de teléfonos móviles en la isla.

La plataforma fue diseñada para atraer a una base de suscriptores que inicialmente discutirían sobre temas cotidianos como el deporte y el tiempo. Según AP, los funcionarios estadounidenses planeaban introducir mensajes políticos con la esperanza de estimular a los usuarios de la red, especialmente a los cubanos más jóvenes, a participar en la disidencia contra el Gobierno socialista de la isla.

En marzo de 2011, ZunZuneo tenía alrededor de 40.000 suscriptores. Para mantener un perfil más bajo, debido a las crecientes sospechas, abandonó las esperanzas de llegar a los 200.000 usuarios y, en cambio, limitó el número de suscriptores a un número menor.

Limitó los mensajes de texto de ZunZuneo a menos del uno por ciento del total en Cuba, para evitar el aviso de las autoridades cubanas. Aunque un ex trabajador de ZunZuneo, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar públicamente sobre su trabajo, dijo que los cubanos se estaban poniendo al día y habían tratado de bloquear el sitio – The Guardian

Hacia mediados de 2012, los usuarios cubanos comenzaron a quejarse de que el servicio funcionaba de forma esporádica y ZunZuneo desapareció tan misteriosamente como apareció.

Si efectuamos un repaso de la historia reciente, nos daremos cuenta que EE.UU. ha hecho todo los posible y más para subyugar a Cuba. El embargo comercial, económico y financiero, la invasión de bahía de Cochinos, los ataques biológicos registrados, la propaganda anti régimen o los intentos de asesinato de Fidel Castro dan fe de ello.

Las mentes políticas detrás de ZunZuneo pretendían utilizar el servicio para sumir en el caos a Cuba, tal y como lo hicieron con otros servicios y sistemas en los países del norte de África y Oriente Medio. Pero en está ocasión, la operación fue un fracaso.

La cuba socialista, con sus errores y aciertos, tiene que tener la oportunidad de hacer su camino. Son los habitantes que componen la isla los que tienen que decidir sobre el presente y el futuro y no el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Comentarios