Eulixe

Ultraderecha en la política de Ucrania: ¿choque entre el Ministerio del Interior y SBU?

La relación entre los diferentes grupos políticos ucranianos y los grupos de extrema derecha es notable, pero realmente difícil de analizar debido a los diferentes niveles que existen y figuras que se entrelazan. Este reportaje de un periodista local, explica la situación actual y los dos grandes bloques de extrema derecha utilizados en la política ucraniana. Quién, cómo y por qué lo hace.
Foto: Juan Teixeira
Foto: Juan Teixeira
Ultraderecha en la política de Ucrania: ¿choque entre el Ministerio del Interior y SBU?

Antes de las elecciones presidenciales de 2019, el movimiento nacionalista radical en Ucrania podía dividirse en dos grupos convencionales. Uno de ellos estaba compuesto por personas vinculadas con el SBU (Servicio de Seguridad de Ucrania, o SBU por su acrónimo ucraniano, versión actualizada del KGB), controlada por Petró Poroshenko. El otro grupo era la ultraderecha supervisada por el ministro del Interior, Arsén Avakov.

Al lanzar su campaña presidencial en 2019, Poroshenko fue activamente apoyado en su carrera electoral por los activistas de la Unión Panucraniana Svoboda, el partido Sector derecho (Praviy Sektor) y la agrupación C14 (S14). A su vez, Avakov contaba con ayuda de los miembros del partido Cuerpo Nacional (“Natsionalny Korpus”) y sus proyectos colaterales, el regimiento Azov y los Escuadrones Nacionales.

El caso Gandziuk y el rastro del SBU

Uno de los temas clave de la carrera electoral fue la muerte de Kateryna Gandziuk. En agosto de 2018, un hombre cuya identidad en aquel momento se desconocía, le arrojó ácido sulfúrico en la entrada de su casa. Gandziuk recibió tratamiento hospitalario hasta noviembre de 2018 y falleció por el síndrome de disfunción poliorgánica y quemadura química de entre el 30 y el 39% de la superficie del cuerpo. Según otra versión, la causa de la muerte fue una trombosis. Más tarde, el caso fue reclasificado como un asesinato.

En el momento del ataque, Gandziuk encabezaba el Comité ejecutivo de la ciudad de Jersón. Según afirman sus amigos, la investigación de varios casos de corrupción que se había hecho posible debido a su cargo, fue la verdadera razón del ataque. En particular, Kateryna había estado intentando prohibir la tala ilegal de los bosques en la región de Jersón.

Uno de los proyectos en los que Gandziuk participó activamente fue la rehabilitación de Kristall, un club de fútbol local, lo que implicaba entablar una relación con personas vinculadas al mundo de fútbol. A partir de 2012, Gandziuk era coordinadora del proyecto "Jóvenes Voluntarios de Fútbol: Deporte y Voluntariado para los Objetivos de Desarrollo del Milenio" que buscaba fomentar el interés al fútbol en escuelas rurales en la región de Jersón. A día de hoy, muchos movimientos de ultraderecha ucranianos han colocado pancartas en apoyo de la investigación del caso Kateryna Gandziuk.

Siendo activista del Euromaidán con una postura pro ucraniana, Kateryna Gandziuk trataba de evitar la aparición y proliferación de fuerzas prorrusas en la región; como uno de los viejos proyectos de Víktor Medvedchuk, ElecciónUcraniana. Sin embargo, la investigación identificó a los autores del ataque; estos habían sido personas vinculadas al conflicto militar de Donbass y miembros de grupos nacionalistas. Así, uno de los organizadores del ataque resultó ser miembro del Sector derecho, Serguei Torbin, quien se declaró culpable y accedió a colaborar con la investigación.

Un hecho importante es que Gandziuk se negó a testificar ante representantes del Ministerio del Interior mostrando desconfianza de sus acciones. Posteriormente, su punto de vista resultaría cierto, ya que los primeros detenidos fueron personas aleatorias, pero convenientes para la policía local. Para cuando los amigos de Gandziuk demostraron la no participación de los primeros detenidos en el ataque, el Ministerio del Interior ya había informado sobre la captura de los autores del crimen. Los activistas de la iniciativa pública "¿Quién ordenó el asesinato de Katia Gandziuk?" abogaron por la transferencia del caso al SBU, el procedimiento que más tarde llevará a cabo la Fiscalía General.

En el invierno de 2019, los nacionalistas vinculados al grupo de aficionados de fútbol Dynamo viajaron a la villa de Avakov en Italia y dejaron pintados en su tapia los nombres de los asesinados conocidos cuyos casos aún no habían sido investigados. Kateryna Gandziuk constaba entre ellos.

Los activistas que fueron a la villa italiana de Avakov entonces pertenecían al partido de extrema derecha Cuerpo nacional (“Natsionalny Corpus”), patrocinado por Arsén Avakov. A su vez, el Ministerio del Interior detuvo a uno de ellos durante el control de pasaportes en el aeropuerto de Kiev-Borispol, intentando decomisar un video filmado en Italia cerca de la casa de Avakov. Al cabo de cierto tiempo, estos activistas fueron expulsados del Cuerpo Nacional y crearon su nuevo movimiento Honor. En la actualidad, no participan activamente en la política, pero se han visto implicados en uno de los escándalos asociados con las protestas en Hong Kong.

Más tarde, Arsen Avakov declaró que el caso Gandziuk era parte del plan del SBU para desacreditarle a él y al Ministerio del Interior en su conjunto. El trasfondo de las acusaciones, incluidas las de descrédito, era la campaña electoral presidencial y parlamentaria de 2019. Se entiende que Avakov, que deseaba mantener el cargo de jefe del Ministerio del Interior bajo el nuevo gobierno, mantenía negociaciones secretas para apoyar a una de los rivales de Petró Poroshenko, Yulia Tymoshenko, quien hasta la aparición de Vladimir Zelensky , era considerada el principal favorito de la carrera. 

El caso de Kateryna Gandziuk resultó muy oportuno para la candidatura presidencial de Poroshenko, que decidió usarlo para desacreditar a Tymoshenko. Las principales acusaciones de encargar el ataque contra Gandziuk recayeron sobre el jefe del consejo regional de Jersón, Vladislav Manger, quien era miembro del partido Patria (Batkivshyna). Para los activistas públicos, la instancia de investigar el caso Gandziuk y castigar al culpable automáticamente suponía la drástica caída del índice de popularidad de Tymoshenko.

Uno de los principales sospechosos en el caso de Kateryna Gandziuk, Vladislav Manger, dijo en una entrevista especial que Gandziuk y los nacionalistas del Sector Derecho que la habían atacado eran colaboradores externos del SBU. Al ser una figura pública, Gandziuk ayudaba activamente a los desplazados de los territorios ocupados y a los ex militantes de la guerra de Donbass. Manger dijo que uno de los organizadores del ataque era Serguei Torbin, una persona a la que Kateryna había conseguid ayudas económicas.

El diputado Ilyá Kiva, quien en 2015 era el subjefe de la policía regional de Jersón, confirma las palabras de Manger. Kiva declaró que el jefe del SBU de Jersón, Daniila Dotsenko, había supervisado a Gandziuk y los nacionalistas en la región de Jersón.

Cabe señalar que inicialmente Dotsenko encabezaba el departamento del SBU sobre asuntos de Crimea, restaurado en 2016 por un decreto especial del presidente Petró Poroshenko, y que tenía su cuartel en la región de Jersón. También debe tenerse en cuenta que las palabras de Manger y Kiva no pueden considerarse objetivas del todo, ya que Manger sigue siendo sospechoso del asesinato de Gandziuk, y Kiva ha sido durante mucho tiempo el asesor de Avakov y está visto como su criatura en muchos asuntos políticos. 

¿ Está Serguei Sternenko encubierto por el SBU y la Fiscalía General?

Serguei Sternenko es una de las figuras importantes de la iniciativa "Quién encargó el asesinato a Katia Gandziuk". Su actividad social, si se la mira de cerca, también muestra que el SBU podría tener influencia en los partidos nacionalistas y sus métodos.

Hay quien considera a Sternenko como un agente del SBU, que primero operaba en la región de Odessa y luego en Kiev. Comenzó su carrera política como jefe del ramo del Sector Derecho en Odessa. En el período que estaba ocupando el puesto fue acusado repetidamente de implicación en secuestros de personas, banditismo y extorsión.

Con respecto a la extorsión, se trataba de la "protección" de unos establecimientos de restauración en Odessa y el manejo de asuntos relacionados con servicios comunales de la ciudad. Las acusaciones se confirmaron indirectamente cuando abrieron contra Stepanenko una causa penal por participar en una manifestación de protesta contra la urbanización del "Jardín urbano de Odessa". Entonces fue el gobernador de la región de Odessa, Maxim Stepanov, quien depositó una fianza carcelaria de 600 mil grivnas (unos 20 mil euros).

Al acabarse la primera vuelta de las elecciones, cuando Petró Poroshenko obtuvo un mínimo récord del 9% de los votos, la Administración Presidencial intentó destituir a Stepánov. El Ministro del Interior, Arsén Avakov, insistió en la permanencia de Stepanov en el puesto de gobernador de la región. Según fuentes no oficiales, el equipo de Petró Poroshenko trató de despedir a Stepánov por su negativa a crear una "red" para pagar por votos y conseguir la victoria de Poroshenko en la región.

Según otro material que no menciona las fuentes, Sternenko fue reclutado por los servicios secretos ucranianos en 2015 en el marco de un proyecto encubierto que tenía como fin crear una red de activistas controlados que pudieran usarse para tareas de diversa índole, incluidas las políticas. Por su trabajo para el SBU Sternenko recibía pagos y gozaba de la inmunidad contra los cargos penales que el Ministerio del Interior presentaba contra él. Según el esquema, los fiscales de la Fiscalía General de Ucrania derivaban las causas penales al SBU retirándolas de la jurisdicción de la policía.

La causa criminal en la que estaba implicado Sternenko y que tuvo la mayor resonancia fue el asesinato de Iván Kuznetsov en mayo de 2018. Según Sternenko, Kuznetsov, junto con su compañero Alexander Isaikul, fueron contratados para asesinarlo. Durante el asalto Sternenko presuntamente agarró el cuchillo de los atacantes, mientras que otras fuentes hablan de que el cuchillo era del propio Sternenko, y lo usó para defenderse: primero ahuyentó a los atacantes causándoles varias heridas y luego alcanzó a uno de ellos a varias decenas de metros de distancia y le golpeó al vientre y el corazón. Kuznetsov falleció a causa de las heridas. La defensa del fallecido afirma que fue una pelea doméstica en la que Sternenko cometió un asesinato deliberado que quiere hacer pasar por defensa propia imprescindible.

Esta causa fue derivada al SBU, donde aún se está investigando sin declararles sospechosos ni a Sternenko ni a otras partes del conflicto. El diputado popular Maxim Buzhansky afirma que la Fiscalía General, encabezada primero por Ruslán Riaboshapka, y ahora por Irina Vemnediktova, sigue favoreciendo al SBU y se niega a investigar este delito penal. Un bloguero con reputación tan notoria como discutible, Anatoly Shariy, ofrece apoyo informativo a esta causa y saca a luz cosas que no hablan bien de Sternenko.

Un detalle interesante es que Buzhansky es considerado como una criatura de Guennady Korban, empresario de la cuidad de Dnipró, a quien anteriormente le habían etiquetado como uno de los patrocinadores de muchos movimientos nacionalistas, entre ellos el Sector Derecho. En 2015, Sternenko compareció en el juzgado por la causa del secuestro y tortura de Serguei Shcherbich, diputado del Consejo de la aldea de Limán (en la región de Odessa). Korban pagó por Sternenko una fianza de 60.000 grivnas. En la actualidad, después de que Korban tuvo que abandonar Ucrania debido a una serie de conflictos con Poroshenko y los que lo rodean, el confidente de Korban, Maxim Buzhansky, está haciendo esfuerzos para encarcelar a Serguei Sternenko.

C14 y la derecha liberal

Inmediatamente después del ataque contra Kateryna Gandziuk el grupo nacionalista C14 comenzó a organizar manifestaciones en su apoyo. Los miembros del grupo fueron a Jersón, pintaron las paredes de la comisaría de policía local con un eslogan que llamaba a la investigación del ataque, visitaron los tribunales, así como las sesiones judiciales en Kiev en las que se desarrollaba el procedimiento penal contra el principal sospechoso Vladislav Manger.

El С14, junto con otros activistas sociales y organizaciones nacionalistas, presentaron demandas similares frente a la casa del Ministro del Interior, Arsén Avakov, organizando protestas llamativas con bombas de humo y fuegos artificiales. Los manifestantes no solo exigían que Avakov respondiera la pregunta "¿Quién encargó el asesintato de Gandziuk?", sino también lanzaban mensajes indirectos sobre la necesidad de la dimisión del ministro. A su vez, Avakov dijo que los activistas del C14 estaban cooperando con el SBU y, para confirmar sus palabras, hizo públicas algunas conversaciones con Vasily Gritsak, el entonces jefe de la Inteligencia ucraniana.

Tal y como se ha comentado antes, el caso Gandziuk fue utilizado activamente contra Yulia Tymoshenko en la propaganda de la sede electoral de Poroshenko. De darle credibilidad a las palabras de Avakov de que el C14 es supervisado por el SBU, su participación en las protestas contra Tymoshenko parece lógica.

Durante la visita de Yulia Tymoshenko a Zhashkov, uno de los centros administrativos de la región de Cherkasy, en el marco de su campaña electoral, los miembros del C14 desplegaron la pancarta "¿Quién encargó el asesinato de Katia Gandziuk?" Más tarde, los nacionalistas realizaron una acción similar en la localidad Belaya Tserkov en la región de Kiev. En su última manifestación durante un discurso de Tymoshenko en Kiev la policía detuvo a los activistas del C14 y los llevó a la comisaría de policía de Podolsk, donde intentaron organizar disturbios hasta que las fuerzas especiales de la policía les detuvieron de manera violenta.

Tras estos acontecimientos el Ministerio del Interior abrió causas penales contra los nacionalistas, mientras que la Oficina de investigación del Estado, donde los activistas hostigados presentaron denuncias, inició procesos penales contra la policía por el abuso de autoridad.

Cabe señalar que hasta el final de las elecciones presidenciales la Oficina de Investigación del Estado estaba controlada por la Administración del presidente Poroshenko. Este hecho explica por qué la Oficina abrió la causa penal contra los subordinados de Arsén Avakov. Actualmente, después del cambio de clanes políticos y la permanencia de Avakov en su puesto en el Gabinete de Ministros, los jueces instructores de la Oficina de Investigación del Estado no avanzan en la instrucción de la causa.

El C14 está notablemente presente en las actividades políticas y sociales participando en iniciativas contra la urbanización de terrenos, capturando separatistas y patrullando Kiev formando parte de la asociación de seguridad comunitaria Guardia urbana de Kiev ("Kyivska miska varta").

Sin embargo, la pregunta sobre si se puede confiar en los activistas de C14 para dejarles servir en agencias gubernamentales y asignarles fondos presupuestarios no tiene una respuesta clara, ya que el C14 tiene la reputación de una organización de ultraderecha. Los miembros del C14 interpusieron en el juzgado una denuncia al cibermedio liberal Gromadskoye que en uno de los materiales les había llamado "neonazis". El C14 ganó el pleito y más tarde, el recurso. Sin embargo, esto no les ha impedido participar en ataques de los asentamientos romaníes e iniciar una ola de ataques similares a gran escala en todo el país conllevando el asesinato de un hombre de 23 años por un grupo de extrema derecha en Lviv.

Uno de los líderes del C14, Serguei Bondar, según escribe él mismo en sus redes sociales, es el jefe de una unidad de la Guardia urbana de Kiev. Es una asociación que es financiada del presupuesto municipal de Kiev y tiene como objetivo reducir la escasez de actividad policial en las calles que se ha producido por falta de personal en las comisarías de Kiev y la imposibilidad de patrullar los barrios. Sin embargo, aparte de su actividad legítima, la Guardia urbana de Kiev fue vista en la toma ilegal del cine comunitario Kiev durante el desalojo de su arrendatario anterior. El grupo, mientras tanto, declaró que se trataba de un inventario planificado.

En el verano de 2019, los miembros del grupo y un servicio de seguridad que se hizo llamar Warta-1  desataron un tiroteo en el parque Goloseevsky de Kiev, después de lo cual los agentes de la Guardia urbana fueron hospitalizados. Oficialmente, el tiroteo se produjo por razones internas; sin embargo, los participantes afirman que fue el resultado de un enfrentamiento entre las partes que pretendían patrocinar los establecimientos de restauración locales.

Antón Kolumbet ocupa el cargo del jefe adjunto de la Guardia urbana de Kiev y es veterano de la guerra de Donbass, voluntario y una figura pública. Sin ser ultraderecha ni siquiera nacionalista, es miembro del partido Hacha democrática (“Demokraticheskaya Sekira”), que a su vez está formado por destacados partidarios y propagandistas de Petró Poroshenko, voluntarios y militares. Así, uno de los fundadores del Hacha democrática es Alexander Noynets, que anteriormente era funcionario del partido de Poroshenko, Solidaridad Europea, en la región de Nikolaev.

Antón Kolumbet ocupaba un puesto pagado del presupuesto municipal de Kiev, la ciudad administrada por uno de los asociados de Petró Poroshenko, Vitali Klitschko. Kolumbet se presentó para las elecciones parlamentarias de voto pluralista de 2019 por parte del Hacha democrática. El partido también postuló a sus miembros en otros distritos de Kiev, las regiones de Zapoirizhia y Nikolaev.

El Hacha Democrática declara su ideología como liberalismo de derecha. Sus líderes oficialmente apoyan iniciativas feministas, la legalización de la marihuana y la despenalización del consumo de drogas, pero en la práctica sus miembros subalternos utilizan la retórica de la derecha alternativa, mientras que el objetivo principal de sus ataques ideológicos son los izquierdistas, a los cuales se dirigen bromeando irónicamente sobre los regímenes fascistas de derecha en América Latina.

El mayor éxito político del Hacha Democrática podría ser su admisión en el consejo supervisor de la Oficina nacional anticorrupción (NABU) en la primavera de 2019, donde sus miembros ocuparon cuatro escaños. Al mismo tiempo, Evgueniy Karas, uno de los líderes más famosos del C14, entró en el consejo supervisor de NABU. Durante la votación en la web de NABU, tanto el Hacha Democrática como el C14 pidieron a su público objetivo que ellos votaran unos por los otros, ya que se declararon organizaciones amigas. Se sabe que anteriormente NABU había dañado la imagen y bajado la popularidad de Poroshenko y su partido Solidaridad Europea, ya que constaba casi en su totalidad de miembros de organizaciones liberales subvencionadas por fundaciones internacionales, tales como Vidrodzhennia, USAD y el Programa de la ONU para el Desarrollo, a quienes hoy en día se les conoce comúnmente como "hijitos de Soros". Entre los nuevos miembros del consejo supervisor de NABU, un escaño está ocupado por la ONG Stop Corrupción, siendo este un proyecto del partido Solidaridad Europea. Stop Corrupción, junto con el Hacha democrática y el C14 tienen el peso decisivo en el control civil de las actividades de NABU desde dentro.

Hoy, las actividades públicas del Hacha Democrática se limitan a protestas contra Vladimir Zelensky. El partido participa regularmente en manifestaciones frente a la Oficina del Presidente oponiéndose a los acuerdos de Minsk, la retirada de las tropas y las decisiones que afectan la economía. No es ningún secreto que los problemas fundamentales de la economía ucraniana vienen arrastrados desde 2014, ya que el gobierno anterior no los resolvía siempre con eficacia. Sin embargo, los miembros del partido parecían estar conformes con la situación; se hablaba del crecimiento del PIB y los éxitos de las autoridades del país en condiciones de hostilidades. Inmediatamente después de la derrota de Poroshenko en las elecciones, su retórica cambió por completo. El ex presidente enfatizó la falta de recursos económicos para la población, incluido el pago de servicios públicos. Lo mismo pasó con los acuerdos de Minsk: a pesar de que fueron firmados en 2015 por el propio Poroshenko, quien había declarado en reiteradas ocasiones que no había alternativas a ellos, los esfuerzos que hace la administración del nuevo presidente Zelensky para cumplir con sus condiciones se perciben negativamente y se consideran menoscabo de los intereses del Estado. Los medios de comunicación fieles a Poroshenko (Canal 5, Priamoyy unos blogueros conocidos) se han sumado al apoyo informativo de las protestas.

El ministro del Interior, Arsén Avakov, sigue siendo el objetivo clave de las protestas contra Zelensky. Durante las manifestaciones conjuntas de los activistas de la iniciativa “¿Quién encargó el asesinato de Katia Gandziuk?", los partidarios de Poroshenko y los nacionalistas del C14 exigen su renuncia. A su vez, el antes mencionado Maxim Buzhansky, siendo un diputado cercano a los líderes del partido Servidor del Pueblo, exige, además de aclarar las cosas con Serguei Sternenko, investigar el asesinato de Alexey Buziná, cuyo presunto autor es el miembro del C14 Andrei Medvedko.

Además de Buzhansky, el Ministerio del Interior también se interesa por los activistas del C14 y los nacionalistas cercanos a ellos. Entonces, Evgueniy Karas ha declarado haberse convertido de nuevo en objeto de investigación operativa, al igual que docenas de miembros activos del movimiento nacionalista no controlados por el Ministerio del Interior. Teme que las acciones secretas de la investigación puedan convertirse en procedimientos penales reales, pero, en su opinión, infundados, tal y como sucedió antes de Euromaidán durante el mandato del Ministro de Asuntos Internos, Vitaliy Zajárchenko.

Avakov y el Cuerpo Nacional

Actualmente, Arsén Avakov es considerado uno de los principales pilares de la política ucraniana. Antes de Euromaidán el ministro era miembro del partido de alcance regional Patria (Batkivshyna), liderado por Yulia Tymoshenko. Avakov, quien se escapó a Italia a causa de unos enfrentamientos locales con el alcalde de la cuidad de Járkov, Guennady Kernes, acabó llegando a alturas increíbles. Ha conseguido mantener el puesto de Ministro del Ministerio del Interior por el segundo mandato consecutivo Gabinete durante más de cinco años. Antes de él, nadie había ocupado este puesto durante tanto tiempo. Además, en el futuro le profetizan la carrera del primer ministro.. Su éxito político se basa en dos factores: la participación en la reforma del Ministerio del Interior que le permitió meter a “su gente” en todos los puestos policiales importantes y el control de los grupos de ultraderecha más radicales y odiosos que formaron el proyecto político Cuerpo nacional encabezado por Andriy Biletsky.

La historia de la relación entre Avakov y Biletsky empezó mucho antes de 2014, sin embargo, oficialmente se puede considerar como el punto de partida el enfrentamiento de los nacionalistas con las fuerzas prorrusas en en la calle Rymarskaya de Járkov, después de lo cual Avakov asignó a los activistas de Biletsky el regimiento (en ese momento, el batallón) de la Guardia Nacional Azov, al que más tarde empezarían a unirse los ultraderecha tanto de Ucrania, como también de Rusia. Manteniendo la actitud de lealtad y el control de los nacionalistas radicales, los directivos del Ministerio del Interior hicieron la vista gorda ante la presencia de nazis en sus filas, símbolos nazis de Azov y la propaganda nazi. Sus acciones no se restringían, justificándose ante el público y los medios de comunicación como una medida necesaria para participar, a falta de reclutas, en la campaña militar en el este del país. Los militantes de Biletsky estaban motivados para participar en la guerra y mostraron buenos resultados, por ejemplo, durante el asalto a Mariúpol, Shirókino y Maryanka. Más tarde, en 2015, Azov poco a poco se convirtió en un partido político, primero bajo el nombre de Cuerpo civil Azov, y luego adquirió, como Cuerpo nacional, todas las características de un partido. Se formó por veteranos de Azov y otros militantes de la guerra de Donbass ideológicamente cercanos a los miembros del regimiento.

Hoy, el Cuerpo Nacional tiene cientos de activistas por todo el país; ellos participan regularmente en protestas de diversa índole. Si antes su actividad política no difería mucho de la de otras organizaciones y partidos nacionalistas, en víspera de las elecciones presidenciales en 2019 su foco se dirigía cada vez más en contra del entonces presidente en funciones, Petró Poroshenko. La actividad del Azov durante la campaña presidencial llegó al máximo durante las protestas contra Oleg Gladkovsky, una persona cercana a Poroshenko, siendo además su socio comercial y miembro del Consejo de seguridad nacional de Ucrania.

En febrero de 2019, un mes antes de las elecciones presidenciales, BIHUS.info publicó una investigación periodística sobre cómo Igor Gladkovsky, el hijo de Oleg Gladkovsky, respaldado por su padre, obligaba a las empresas ucranianas que trabajaban en la industria de defensa a comprar repuestos para vehículos blindados fabricados y dados de baja en Rusia a precios muy altos. El equipo de Poroshenko intentó negarlo y no tomó ninguna medida al respecto. Estaba claro que la Administración Presidencial estaba tratando de silenciar el asunto.

En respuesta, los miembros del Cuerpo Nacional realizaron una serie de piquetes agresivos frente a la oficina principal en la calle Bankovaya, exigiendo para la familia Gladkovsky una pena de cárcel, ya que ellos habían cooperado económicamente con el país agresor y obligado a reparar los vehículos blindados ucranianos con repuestos defectuosos poniendo en riesgo la vida de los militares ucranianos. 

En el marco de las protestas contra la pasividad de las autoridades respecto al caso Gladkovsky, los activistas del Cuerpo Nacional se presentaron en el discurso electoral de Petró Poroshenko en Cherkasy, donde rompieron violentamente el cordón policial y ​​lucharon con los guardas de Poroshenko, por lo cual el presidente prácticamente tuvo que salir corriendo. La sede electoral del candadato afirmó que él no se había escapado. Aún así, terminó su discurso antes de lo previsto.

Cabe señalar que después de esta acción, la policía abrió caso penal contra los miembros que habían participado activamente en el enfrentamiento con la policía en Cherkasy, y el tribunal envió al jefe del Cuerpo Nacional en Cherkasy, Dmitry Kujarchuk, al arresto domiciliario. Andrei Biletsky declaró que se estaban preparando unas medidas de represión política contra los activistas del Cuerpo Nacional, algo que Poroshenko solicitó personalmente a Viktor Kononenko, su subordinado de facto del departamento T (terrorismo) del SBU.

Entre la primera y la segunda ronda de las elecciones presidenciales, los activistas del Cuerpo Nacional visitaron España presentándose en las fincas de Poroshenko y Gladkovsky y colgando en sus vallas pancartas que exigían castigar a Gladkovsky, de igual modo que otros miembros habían acudido a la finca de Avakov exigiendo investigar los asesinatos de alto perfil, incluida la muerte de Kateryna Gandziuk. Anteriormente, los activistas del partido habían ido a la casa de la familia Gladkovsky en las inmediaciones de Kiev.

Después de las elecciones parlamentarias y la derrota del nuevo partido de Poroshenko, Solidaridad Europea, que ganó solo el 8% de los votos, la renovada Oficina de investigaciones del Estado abrió una serie de causas penales contra el ex presidente. Hoy en día, las directrices de la oficina sufren la influencia de Andrey Portnov, el ex jefe de la Administración del presidente durante el mandato de Viktor Yanukovych, que anteriormente había estado a la fuga en Europa.

Tras uno de los interrogatorios, mientras Poroshenko estaba partiendo de la oficina de investigación en su automóvil, el famoso activista del Cuerpo Nacional Nikita Makeev se subió encima del vehículo. Explicaría sus acciones como el deseo de recordar a Poroshenko la falta de castigo para la familia Gladkovsky por haber creado esquemas de corrupción en en el consorcio de industria militar de Ucrania. El video muestra cómo él y su grupo de apoyo pelean con los guardaespaldas de Petró Poroshenko. Además de Makeev, en el video aparece Roma alias "Satanás", muy famoso en los círculos cercanos al fútbol. Cabe señalar que el ataque contra el automóvil de Poroshenko tuvo lugar el 25 de julio, mientras que Makeev había recibió la nacionalidad ucraniana el 18 de julio después de que el nuevo presidente Vladimir Zelensky había firmado el decreto correspondiente.

Obviamente, Arsén Avakov utiliza el Cuerpo Nacional para presionar a Poroshenko; además parece vengarse de las protestas contra él que son controladas por organizaciones subordinadas al SBU, según declara el propio Avakov. Al fin y al cabo, utiliza los mismos métodos de presión que se usaron contra él. Sin embargo, no solo Poroshenko, sino también el nuevo presidente, Vladimir Zelensky, causa el descontento de los miembros del Cuerpo Nacional.

Por ejemplo, los miembros del partido se pronunciaron enérgicamente en contra de la retirada de las tropas en la aldea Zolotoy en Donbass, siendo esta una de las condiciones para celebrar la cumbre de Normandía entre los presidentes de Alemania, Francia, Ucrania y Rusia, y, por consiguiente, poniendo en riesgo la reunión. Asimismo, los representantes del Cuerpo Nacional participan en una serie de campañas "No a la capitulación" junto con partidarios manifiestos de Poroshenko. 

Una de las últimas protestas de gran resonancia fueron las manifestaciones en contra de la ley de apertura del mercado de tierras. Según los nacionalistas, la venta de terrenos acelerará el proceso de empobrecimiento de las zonas rurales, así como la reticencia de los nacionalistas a vender tierras a grandes inversores extranjeros. Aunque estos argumentos parecen lógicos, el nivel de agresividad en las protestas contra la venta de tierras no es adecuado al significado de una protesta contra la adopción de una ley. Quizás, la explicación consiste en que las protestas del Cuerpo Nacional se agravan cada vez que en la sociedad surge la pregunta sobre la necesidad de dimisión de Arsén Avakov en el cargo de Ministro del Interior.

Avakov, controlando al mismo tiempo la policía responsable de mantener el Estado de Derecho, a los activistas agresivos que constantemente chocan con la policía, y las unidades de combate de la Guardia Nacional, incluido el regimiento Azov, recibe el número máximo de ases en cualquier negociación política.

Conclusiones

En la sociedad ucraniana reina la opinión de que Petró Poroshenko perdió las elecciones por el excesivo coqueteo con la retórica nacionalista y la lealtad descomedida a los movimientos nacionalistas. Esta es una declaración discutible, no obstante, debe tenerse en cuenta que Poroshenko había ganado las elecciones en 2014 como el unificador del país, una figura de compromiso que podría satisfacer a todos. Gradualmente, el enfoque de su equipo político cambió a "¡Ejército! Lengua! ¡Fe! ("¡Armia! ¡Mova! ¡Vira!") buscando apoyo de solo la parte pro-nacionalista del electorado ucraniano, que no pudo dar el número necesario de votos para la victoria. Al mismo tiempo, la campaña de Vladimir Zelensky fue más universal, enfatizó los inconvenientes de la política nacionalista de Petró Poroshenko y expuso al propio Zelensky como un pacificador que podría unir nuevamente al país.

Esto implica que, además de los cambios en la política humanitaria, se requiere un cambio de actitud hacia los activistas radicales de ultraderecha. La imposibilidad de efectuar este cambio fue el mayor motivo de reproches a Poroshenko. En la actualidad, es posible apreciar que los medios de comunicación, las agencias policiales y los servicios secretos han reducido el nivel de patronazgo de los nacionalistas cercanos a Poroshenko, mientras que en el caso del Cuerpo Nacional,cercano a Avakov, esta tendencia no se observa.

En cualquier caso, los delitos penales de alto perfil cuya autoría se atribuye a los miembros del C14, tal y como se mencionó anteriormente, no han sido castigados, mientras que sus causas siguen permaneciendo en punto muerto. ¿Qué podemos decir del Cuerpo Nacional, cuyo propietario, Arsén Avakov, es considerado una de las principales personas por las que Zelensky pudo convertirse en presidente? La extrema derecha del Cuerpo Nacional será intocable en el sentido político mientras lo sea Avakov. Es más, aunque los movimientos nacionalistas cercanos a Poroshenko repentinamente sufrieran una persecución masiva por la policía, sus miembros de base se unirían con los nacionalistas de Avakov y junto a ellos continuarían con sus actividades tras haber adquirido un nuevo protector político.

Comentarios