Ucrania, la base de operaciones de la extrema derecha global

Un exagente del FBI ha comparecido en el Congreso estadounidense advirtiendo del peligro del auge del terrorismo de extrema derecha y su parecido con el salafismo yihadista: "Igual que los yihadistas han usado los conflictos en Afganistán, Chechenia, los Balcanes, Irak y Siria para intercambiar tácticas y procedimientos y consolidar las redes transnacionales, los extremistas supremacistas están utilizando Ucrania" - Ali Soufan

Ucrania, la base de operaciones de la extrema derecha global

En la década de los 80, un tal Ali Soufan era uno de los pocos agentes del FBI que hablaba árabe. Comenzó a hacer seguimiento a un desconocido para la agencia llamado Osama Bin Laden. Se especializó en terrorismo yihadista, investigando casos como el de lo atentados a las embajadas norteamericanas de Kenia y Tanzania en 1998, o el ataque al buque estadounidense USS Cole en Yemen en el 2000, hasta convertirse en uno de los mayores expertos en terrorismo del país, a pesar de que dejó el FBI por sus desavenecias con la estrategia y las técnicas utilizadas en la guerra contra el terrorismo. El mes pasado, Ali fue invitado por el Comité de Seguridad Nacional del Congreso de EEUU para analizar la amenaza del terrorismo global 18 años después del 11 de septiembre de 2001, donde el tema principal no fue el terrorismo yihadista, sino uno mucho más desatendido pero igualmente peligroso: el de extrema derecha. En ese congreso, Ali fue contundente con esta amenaza:

La razón por la que estoy aquí, es porque vi esto en los 80 y los 90 con los yihadistas y nadie nos escuchaba. Ahora estamos viendo lo mismo [con la extrema derecha]. Me puedo sentar con ustedes y darles nombres, organizaciones e individuos aquí en EEUU y en otros países .... Hace 20 años, subestimamos enormemente la creciente amenaza del terrorismo yihadista. Esa falta de atención nos costó mucho el 11 de septiembre de 2001. No nos podemos permitir esperar al equivalente atentado supremacista - Ali Soufan

Ali Soufan recalcó en repetidas ocasiones las similitudes entre la desatención o la falta de previsión en el crecimiento del terrorismo yihadista en los 80 y 90, y la situación actual con el terrorismo de extrema derecha, a pesar de que en 2018 causaron en EEUU el triple de muertos que los yihadistas. El FBI tiene abiertas unas 850 investigaciones por terrorismo interior, y de ellos la mayor parte se refieren a supremacistas blancos. A pesar de ello, apenas se invierte en la lucha contra este tipo de terrorismo. 

La mayoría del terrorismo que hemos investigado está motivado por alguna versión de lo que podríamos llamar violencia supremacista blanca - Christopher Wray, director del FBI

A pesar de que en el periodo 2007-2016, el terrorismo supremacista blanco mató en Estados Unidos al triple de personas que el terrorismo yihadista, la opinión pública no considera un problema relevante esta situación. Quizá los medios de comunicación tengan algo que ver con esto. Las encuestas de percepción pública en EEUU siguen indicando que lo que más preocupa a los estadounidenses es la defensa ante el terrorismo internacional.

Ucrania, nido de fascistas

Hace seis años se produjo en la capital de Ucrania un "levantamiento" que acabó por derrocar al Presidente Viktor Yanukovych, para alegría de Occidente, que veía como se hacía con una pieza fundamental en el tablero del juego geoestratégico con Rusia. Europa y EEUU vendieron las revueltas del Maidán como un triunfo de la democracia, y acallaron las voces de aquellos que alertaban del crecimiento del ultranacionalismo en el país.

PravySektor-10Miembros del grupo de extrema derecha Pravy Sektor en el centro de Kiev - Juan teixeira

 

Posteriormente, Ucrania caía en una guerra civil que ha dejado más de 10.000 fallecidos, y que ha llevado al país prácticamente al colapso. Para luchar contra los separatistas del Donbáss, y viendo que el ejército regular no sería suficiente, el nuevo gobierno se apoyó en los movimientos neofascistas que le ayudaron a llegar al poder. Batallones enteros se formaron a raíz de movimientos de extrema derecha como Pravy Sektor, cuyo cabecilla, Dmytro Yarosh, llegó a presentarse a la presidencia en mayo de 2014, aunque apenas recibió el 1% de los votos. Los desmanes y abusos de estos batallones hacia la población civil fueron la tónica dominante en aquellos lugares bajo su mando. Uno de los capítulos más oscuros sucedió en Odessa, donde 40 personas fueron quemadas y tiroteadas por grupos de extrema derecha. Un acto atroz minimizado en los medios de comunicación occidentales. 

Hoy en día, y debido a este apoyo del gobierno en la extrema derecha, los crecientes informes sobre la violencia racial y homófoba, el ultranacionalismo y la erosión de las libertades básicas están dejando muy claro que el problema está ahí, por mucho que Occidente haya cerrado los ojos durante años. Y ahora ya no es un problema local, sino que se ha convertido en algo global, puesto que Ucrania sirve como base de operaciones para diversos movimientos de extrema derecha de todo el mundo. 

Igual que los yihadistas han usado los conflictos en Afganistán, Chechenia, los Balcanes, Irak y Siria para intercambiar tácticas y procedimientos y consolidar las redes transnacionales, los extremistas supremacistas están utilizando Ucrania como centro de operaciones o laboratorio de campo de batalla, donde han viajado unas 17.000 personas de unos 50 países, incluido EEUU, para participar activamente en el conflicto. Estos tipos pueden viajar a Ucrania, reunirse con otros grupos de ideología similar, volver a EEUU y nadie los está monitoreando. Declárenlos terroristas y entonces monitorearemos a todos y cada uno de ellos - Ali Soufan

Uno de los batallones de extrema derecha más conocidos, el Azov, incluso ha reclutado a combatientes extranjeros para ser entrenados en guerra asimétrica, y tiene vínculos directos con grupos estadounidenses como son Atomwaffen Division y Rise Above Movement

Ucrania_JTeixeiraMiembro del batallón Azov en Kiev - Juan Teixeira

Espero que los nacionalistas ucranianos, que fueron los primeros en ir a Maidán, los primeros en ir a la guerra para proteger nuestro país, inspiren a los europeos y les muestren cómo volver a tener un estado seguro, unido y fuerte - Andriy Biletsky, líder de Cuerpo Nacional

La opinión del experto

Una de las personas que mejor conoce la realidad del conflicto ucraniano es Pablo González. Periodista freelance y politólogo, ha estado en Ucrania en decenas de ocasiones desde 2014 cubriendo la realidad desde ambos bandos, incluso incrustado en las filas de un batallón paramilitar de extrema derecha. Esta es su opinión al respecto: 

"Habría que comprobar las cifras de 17 mil extranjeros en el conflicto del Donbass, especialmente si Soufan se refiere, como parece ser, al bando ucraniano y de extrema derecha. De todos modos no es ningún secreto que ha habido voluntarios de diferentes ideologías a ambos lados del frente en el Donbass. Por supuesto los ha habido de extrema derecha.

Ello no podría ser utilizado en mi opinión, como a veces se hace, para denominar a todo el actual estado ucraniano como neofascista, pero si es significativo, y a estudiar en mayor profundidad el papel de los grupos de extrema derecha en los sucesos en ese país a partir de noviembre de 2013.

Las urnas siempre les han negado su apoyo, pero su peso en la vida del país ha sido importante, tanto en los sucesos del Maidán, como en la posterior guerra del Donbass, o diversos actos políticos. La utilización por parte de ciertos oligarcas y fuerzas políticas de estos grupos proyecta sombras, sobre todo el estado nacido del Maidán 2013-2014. 

Por la guerra del Donbass solo en el lado ucraniano han pasado más de 200 mil efectivos. En el lado rebelde apoyado por Rusia la cifra parece ser menor, pero también apunta a más de 100 mil personas, entre ellos gente de ideología de izquierdas, pero también de extrema derecha. Todo ello deja en el continente europeo una gran cantidad de gente con experiencia militar y unas ideologías extremas en muchos casos. Ucrania ya goza de un régimen sin visados, por lo que hay una puerta abierta para que veteranos del Donbass se muevan a su antojo por la UE.

Igualmente, y a pesar de que la guerra del Donbass está cada vez más mutando hacia un conflicto congelado, especialmente tras la llegada de Zelenskiy al poder, y los grupos de extrema derecha han perdido parte de su cobertura política, siguen estando presentes los campos de entrenamiento y el casi libre acceso a las armas para los extranjeros de extrema derecha que quieran venir a “coger experiencia” a Ucrania".

 

Fuente: eldiario.es

Comentarios