"Team Hoyt", un ejemplo de lucha y superación

El mundo está lleno de oscuridad, sufrimiento y miseria. Pero aunque nos cueste verlo, también hay luz. El ser humano es una máquina imperfecta que, a veces, se sumerge en las tinieblas y se autodestruye dañando a los demás. Sin embargo, todos los días, a todas horas, con pequeños o grandes gestos, el ser humano demuestra que también es capaz de  dar lo mejor en favor de los demás. La siguiente historia es un claro ejemplo de ello. En este caso los protagonistas son un padre, Dick Hoyt, recientemente fallecido, y su hijo, Rick Hoyt, que sufre parálisis cerebral. Durante años, ambos han formado el equipo Team Hoyt, y han conseguido completar, pese a todas las adversidades, más de 1.000 carreras, incluidas maratones, duatlones,  triatlones (6 de ellos Ironman) y un largo etc. Una autentica historia de lucha y superación.

Team_Hoyt_in_Welleslley
Team Hoyt en Wellesley, Massachusetts, durante la Maratón de Boston de 2012. Fuente: Wikipedia
"Team Hoyt", un ejemplo de lucha y superación

Los primeros años

Rick nació en 1962, hijo de Dick (1940-2021) y Judy (1941-2010). En el momento de su nacimiento Rick sufrió privación de oxigeno, y a raíz de ese fatídico hecho, desarrolló tetraplejia espástica con parálisis cerebral. Los médicos recomendaron a Dick y Judy que ingresaran a su hijo en un centro especializado. No había ninguna posibilidad de que se recuperara, y había pocas opciones de que Rick tuviera la oportunidad de vivir una vida "normal". Sus progenitores, en vez de sucumbir ante el dolor y la desesperanza, decidieron que encontrarían la manera de integrar a Dick en la comunidad, en los deportes, la educación y en el mercado laboral.

Dick y Judy pronto se dieron cuenta de que, aunque su hijo no podía caminar ni hablar, sus ojos respondían ante los estímulos. Fue así como comenzó su lucha para integrar a Rick en la escuela pública y convencer a los administradores públicos para que mirasen mas allá de las limitaciones físicas de Rick. Dick y Judy comenzaron a llevar a su hijo a nadar con el trineo, le enseñaron el alfabeto y las palabras básicas, como a cualquier otra persona de corta edad. Lograron proporcionar evidencias concretas del intelecto y la capacidad de Rick para aprender como todos los demás. El próximo reto fue encontrar la manera de que Rick se comunicase por sí mismo.

En 1972, con 5.000 dólares y la participación de un grupo de ingenieros de la Universidad de Tufts, se construyó una computadora interactiva para Rick. La primera vez que la computadora entró en casa, Rick sorprendió a todos los presentes: en vez de decir "hola mama" o "hola papa", su primeras palabras "habladas" fueron "¡vamos, Bruins!". En aquel momento el equipo  de hockey estaba en la final de la Copa Stanley. A partir de ese instante, quedó claro que Rick amaba los deportes y seguía a su equipo como a otro cualquiera. Tres años después, a la edad de 13 años, Rick fue admitido en la escuela pública. Posteriormente, Rick asistió a la Universidad de Boston y se graduó en Educación Especial en 1993.

El Team Hoyt

En la primavera de 1977, Rick le dijo a su padre que quería participar en una carrera benéfica de 5 millas para un jugador de lacrosse que había quedado paralizado a raíz de un accidente. Decidieron participar. Dick accedió a empujar a Rick en su silla de ruedas y lograron terminar las 5 millas. Aquella noche Rick le dijo a su padre: "Papá, cuando estoy corriendo siento que no estoy discapacitado". Estas nueve palabras y su compresión por parte de un padre que amaba a su hijo fueron solo el comienzo de lo que se convertiría más tarde en más de 1.000 carreras completadas, incluidas maratones, duatlones y triatlones (6 de ellos Ironman). También hay que añadir a su lista de logros el hecho de que cruzarán en bicicleta  Estados Unidos.

“Lo que quiero decir cuando digo que no me siento discapacitado cuando compito es que soy como cualquier otro atleta, y creo que muchos otros atletas se sienten de la misma manera. Al inicio nadie me hablaba. Sin embargo, después de unas cuantas carreras, algunos atletas se me acercaban y empezaban a hablarme. Durante los primeros días, un corredor, Pete Wisnewski, hacía una apuesta conmigo en cada carrera sobre quien de los dos ganaría. El perdedor colgaría el número del ganador en su cuarto hasta la siguiente carrera. Ahora muchos atletas se me acercan antes de las carreras o triatlones para desearme suerte” -  Rick Hoyt

Para lograr sus hazañas diseñaron el siguiente método: en un triatlón, Dick arrastraría a Rick en un bote con una cuerda elástica atada a un chaleco alrededor de su cintura y al frente para nadar; para la etapa de ciclismo, Rick montaría una bicicleta especial de dos plazas; y para correr, Dick empujaría a Rick en su silla hecha a medida. Al respecto, un día le preguntaron a Rick que le daría a su padre si fuera posible. "Lo que más me gustaría es que mi papá se sentara en la silla y yo lo empujara por una vez", contestó.

Dave McGillivray, director de la carrera de la Maratón de Boston, recuerda cómo conoció a Dick Hoyt durante la carrera de Falmouth a finales de los años 70. "Este caballero corría junto a mi empujando a un niño en silla de ruedas", dijo McGillivray. "Hice una doble toma. Entonces empezamos a correr el uno contra el otro. En el fondo de mi mente pensé que no podía dejar que un tipo que empujaba a su hijo en una silla de ruedas me ganara. Entonces fue cuando el hijo me ganó de un disparo", concluye. Después de terminar la carrera, se inició una conversación entre ambos. McGillivry le dijo que dirigía triatlones y que debería hacer un triatlón. "Bueno, sólo si puedo hacerlo con Rick", contestó Dick.

Corrieron la Maratón de Boston casi todos los años desde los 1980 hasta 2014. Los Hoyt terminaron su Boston más rápido juntos con un tiempo de 2:48:51 en 1986 cuando Dick tenía 45 años. Su mejor marca personal fue de 2:40:47 en la Maratón del Cuerpo de Marines de 1992. La Maratón de Boston de 2009 fue oficialmente la carrera número 1.000 del Team Hoyt, mientras que su última carrera en Boston fue en 2014, cuando Dick tenía 72 años y terminaron en 7:37:33. También disputaron triatlones y otras competiciones, incluidas seis en la extenuante distancia Ironman, en la que su mejor tiempo fue 13:43:37.  

12

La gente me ha preguntado cómo era el momento cuando llegaban a la meta. Mucho antes de verlos, oías ya la multitud reaccionar ante ellos cuando llegaban. Era un rugido como ningún otro. Un rugido que atravesaba el paisaje. Había algo diferente. [...] En su desempeño era duro [en referencia a Dick Hoyt]. Como caballero era tranquilo. Nunca buscó oportunidades para hablar de sí mismo. Estaba allí para estar con su hijo, hacer algo bueno con él y para él - Tom Grilk, actual director general de la Asociación Atlética de Boston

El fallecimiento de Dick y Judy

El 17 de marzo de 2021, Dick Hoyt falleció en su casa en Holland, Massachusetts, a los 80 años de edad debido a una insuficiencia cardíaca. Fue así como se puso punto y final a la historia de uno de los participante más notables de la Maratón de Boston y otros eventos. En 2013, Dick y Rick Hoyt fueron honrados con una estatua de bronce cerca de la línea de salida de la Maratón de Boston. "Sí, tu puedes" dice la placa junto a la estatua.

Team_Hoyt_statue_in_Hopkinton_MA

Fuente: Wikipedia

La madre de Rick, Judy, murió en 2010, y también fue ampliamente reconocida por su labor. Fue una maestra y pionera en cambiar el campo de la educación. Sus esfuerzos en nombre de su hijo mayor, Rick, permitieron que innumerables personas con discapacidades recibieran educación en escuelas públicas junto con sus hermanos, amigos y compañeros sin discapacidades.

En 1989, los Hoyt crearon la Fundación Hoyt, que aspira a desarrollar el carácter individual, la confianza en sí mismos y la autoestima de los jóvenes discapacitados en Estados Unidos a través de la inclusión en todas las facetas de la vida diaria; incluso en actividades familiares y comunitarias, especialmente deportivas, en el hogar, en la escuela y en el lugar de trabajo.

Comentarios