Corrupción e impunidad en las Fuerzas Armadas españolas [Parte I]

La institución de las Fuerzas Armadas es una de las más arraigadas, herméticas e intocables del Estado español. Compuesta por más de 130.000 efectivos y con un presupuesto oficial de 9.552 millones de euros, su poder es de calado. En los últimos años se han constatado numerosas denuncias sobre prácticas corruptas dentro de la institución. Las personas que han denunciado estos hechos han tenido que proteger su identidad en algunas ocasiones debido a posible represalias o han sido sancionadas. El objetivo de este reportaje, que está dividido en tres capítulos, es analizar estas acusaciones y arrojar un poco de luz sobre el oscuro entramado que, al parecer, opera en las Fuerzas Armadas españolas.

Corrupción e impunidad en las Fuerzas Armadas españolas [Parte I]

Las Fuerzas Armadas han ganado notoriedad en las últimas semanas por la crisis provocada por el Covid-19. El Estado de Alarma, vigente en todo el Estado, contempla la utilización de militares para "controlar" la crisis, o eso es lo que se afirma, por lo menos, desde el Gobierno. Hasta el día de hoy, las labores de la unidades desplegadas en varios punto de la geografía española se limitan a la vigilancia de infraestructuras criticas y a la desinfección debido a la magnitud de la crisis que, hasta la fecha, se ha llevado la vida de casi 6.000 personas. Lejos de las batallas libradas recientemente en Afganistán o Iraq, el Estado se ha convertido en el nuevo "escenario de guerra", según se subraya con asiduidad desde el Estado Mayor de la Defensa.   

Debido al poder y el apoyo popular que tiene esta institución a nivel estatal, y sobre todo, debido al nuevo despliegue que se está efectuando dentro de las fronteras estatales, es de suma importancia mantener un estricto control democrático sobre esta institución, tal y como se efectúa, en la medida de lo posible, sobre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mediante el seguimiento o presión social y el periodismo profesional.

Estructura de las Fuerzas Armadas

Antes de nada, es de vital importancia conocer, aunque sea de manera esquemática, la estructura política y de mando de las Fuerzas Armadas. Compuesta por tres ramas (Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire) y dos unidades conjuntas (Guardia Real y UME), las Fuerzas Armadas españolas son una de las más importantes de la Unión Europea. Según los datos de 2017, esta institución cuenta con 131.911 efectivos. De los cuales 26.488 sería oficiales, 28.737 suboficiales y 76.686 pertenecientes a la categoría de tropa y marinería.

Las Fuerzas Armadas pertenecen al Ministerio de Defensa, encabezada por la socialista Margarita Robles. La Capitanía General pertenece al rey Felipe VI y el Jefe de Estado Mayor de la Defensa es el General del Aire Miguel Ángel Villarroya Vilalta.

Presupuesto oficial y el gasto real

En el año 2018, según los datos proporcionados por el Ministerio de Defensa, el Presupuesto Consolidado del Ministerio era de 9.552 millones de euros, registrándose así un aumento del 10,66% si lo comparamos con el presupuesto de 2017. 

grafikoa

graphic

No obstante, deberíamos de formular la siguiente pregunta: ¿es esta cifra real? o ¿existe un presupuesto oculto? Según el investigador y presidente del Centro de Estudios para la Paz de Barcelona Pere Ortega, la cifra real es bastante más abultada que la que se admite oficialmente. «El Estado español se gasta anualmente 20.000 millones de euros en gasto militar, más o menos 47 millones por día», afirma Ortega. Es decir, el doble del gasto anunciado oficialmente por el Estado.

La mayoría de las partidas, según este investigador, se encuentran escondidas en otros ministerios. Uno de los importantes sería la ayuda que reciben en I+D las industrias militares para producir programas especiales de armamento. Se calcula que alrededor de 560 millones de euros salen del Ministerio de Industria para este fin. Luego se encontraría otra partida, que se podría definir como "camuflada", que sale de los fondos de contingencia para las misiones militares españolas en el exterior y que ronda cada año los 1.000 millones de euros.

A todo esto hay que añadir el gasto social, las aportaciones desde el Ministerio de Exteriores a la OTAN, a las misiones de paz de las Naciones Unidas o a programas de desarme... Por último, estarían las mutuas militares, con lo cual no estaríamos hablando del 1% del PIB, aproximadamente, sino del 1,7% del PIB en total.  

La que fuera ministra de Defensa María Dolores de Cospedal, disparó el presupuesto armamentístico en 2016 para pagar la deuda de este sector. Debido a esta medida, el Estado español estará hipotecado, al menos, hasta 2030. Su antecesor, Morenés, gastó un 37% más de lo aprobado por el Congreso en 2015 y entre 2002 y 2011 el desvío fue de un 13%. En total, 30.000 millones de euros se han destinado a los denominados Programas Especiales de Armamento, es decir, créditos para pagar esa deuda.

Según Luis Gonzalo Segura, ex teniente de las Fuerzas Armadas expulsado en junio de 2015 por denunciar casos de corrupción, abusos y acoso, justo 30.000 millones de euros son los que el Estado ha gastado en armamento que no necesita. Es más, que ni siquiera funciona:

Tenemos un submarino que no flota. La joya de la corona. 4.000 millones de euros. Pero es que tenemos un avión que no vuela y un carro de combate que no disparaba, o carros almacenados porque no hay combustible, y se siguen comprando, es absolutamente surrealista -  Luis Gonzalo Segura

«Compramos carros de combate, pero nos damos cuenta de que no tenemos dinero para combustible, así que tiene que ir el Rey corriendo a revenderlos a Arabia Saudí para recuperar una parte de lo invertido», afirma Segura. Aporta más datos que exponen la pasmosa falta de rigor en la gestión de los recursos económicos:

No se pueden comprar helicópteros NH90 cuando se nos están cayendo los helicópteros del servicio de rescate. Ahora mismo tenemos tres NH90 en un hangar de Albacete porque no hay personal capaz de hacerlos volar. Funcionamos como si tuviéramos una lista de la compra diseñada para favorecer a la industria militar, no a las necesidades del país. Seguimos adquiriendo carros de combate Leopard cuando se han mostrado ineficaces. Sencillamente pesan 63 toneladas y el límite de carga de nuestros aviones es de 44. No los pudimos usar en Iraq ni en Afganistán, solo podrían utilizarse para defendernos de una invasión de Francia y Portugal - Luis Gonzalo Segura

El ex teniente denuncia también la estrecha relación existente entre los mandos militares y la industria armamentística:

Hay una relación muy estrecha entre mandos militares y la industria armamentística que se termina de cerrar de dos formas. En primer lugar, la compra de armas. Compramos armas que no necesitamos y para escenarios que no van a ocurrir, entre otras cosas, porque no las podemos pagar. En segundo término, permitimos que se produzcan ventas de armas que son ilegales y que vulneran las leyes. Un caso lo tuvimos en Defex. Esta empresa estaba dirigida por dos militares lo que facilitaba que en las ventas que realizaban en el extranjero la comisión interministerial diera el visto bueno a ventas que no cumplían con la ley - Luis Gonzalo Segura

Otras prácticas corruptas dentro de la Fuerzas Armadas

En un informe publicado en 2015, Transparencia Internacional afirma que el Estado español presenta riesgos de corrupción en Defensa y Seguridad. El índice Anticorrupción elaborado por este organismo establece que el Estado español se encuentra dentro de la categoría moderada

Este informe evalúa los riesgos de corrupción en los ámbitos políticos, financieros, de personal, de operaciones y de adquisiciones en las Administraciones militares de los miembros de la OTAN y países socios. Los más altos riesgos de corrupción en el Estado se detectan en el área de Operaciones, según afirma Transparencia Internacional.

Por otro lado, según constata el informe de 2015, el Estado español no ha realizado ninguna evaluación exhaustiva de los riesgos de corrupción dentro de las Fuerzas Armadas.

Según Pere Ortega, no hay duda de que existen prácticas corruptas tanto a pequeña como a gran escala.

Corrupción, trato de favor etc. Se han denunciado múltiples perversiones alrededor de las pequeñas economías internas de las Fuerzas Armadas en los cuarteles con denuncias sobre cuestiones que tienen que ver con los economatos y la compra de la comida, abastecimientos etc. - Pere Ortega, investigador y presidente del Centro de Estudios para la Paz de Barcelona.

El ex teniente Segura, por su parte, denuncia unos patrones y una forma de proceder generalizadas. «Hablamos de una cúpula militar y a todos los efectos una organización criminal», afirma y asegura que «todos los militares son conscientes de ello».

El ex teniente fue destinado a la Subdirección de Operaciones de Red de la Jefatura de Sistema de Información, Telecomunicaciones y Asistencia Técnica del Ejército de Tierra y fue testigo de importantes irregularidades dentro de esta rama.

«Tenemos un Ejército de delincuentes, o de oficiales delincuentes para ser preciso», afirma Segura y denuncia que existen más de 100 oficiales en las FF. AA. condenados por delitos. La justicia militar absuelve sistemáticamente a más del 90% o no los procesa, no obstante. «Ser un oficial y ser delincuente no es un problema. Esto revela que algo no va bien», critica el ex teniente.

El ex militar asegura que en un principio efectuó las denuncias utilizando los cauces internos, es decir, a través de sus superiores y después mediante la jurisdicción militar. No obstante, cuando vio que aquel camino tenía poco recorrido realizó múltiples grabaciones que sobrepasan las 400 horas y reunió información.

«En la unidad que yo estaba, un teniente fue acusado de robar 96 portátiles y venderlos en eBay», denuncia. En el año 2019, el militar seguía dentro de las Fuerzas Armadas.

Durante el inventario, mis compañeros y yo nos dimos cuenta de que había un desfase de cinco millones de euros en relación a la adquisición de ordenadores. Los altos mandos se pusieron nerviosos [...]  y nos ordenaron que cerráramos el inventario aun sin haberlo acabado. Poco después, denuncié los hechos pero archivaron el caso - Luis Gonzalo Segura

Segura también denuncia las irregularidades que se registran en las facturas de las empresas que abastecen a los acuartelamientos:

En este caso, la argucia es contabilizar más raciones de comida de las realmente dispensadas para que la autoridad local (jefes de acuartelamiento) y las subcontratas se llenen los bolsillos. Por otro lado, está el combustible de los vehículos militares. Los sobresueldos, las paellas o los vinos también se pagan con partidas desviadas del gasto por combustible. [...] Es todo una chapuza y el problema es que, ante tal despropósito, nadie se atreve a investigar porque si así lo hicieran la mayoría de los altos cargos militares tendrían que ser sancionados o encarcelados - Luis Gonzalo Segura

El ex teniente afirma que también se ha denunciado la realización de maniobras ficticias en la Legión que tenían como objetivo el desvío de fondos:  

Antiguamente, cuando una unidad realizaba maniobras, el gasto de dietas y otros gastos se le pagaban a la unidad y ésta lo distribuía. Actualmente eso está centralizado y cuando una unidad se va de maniobras se paga a cada persona lo que le corresponde. Durante mucho tiempo, las unidades realizaban maniobras ficticias con las que recogían un dinero que después, una parte del mismo era gastado en beneficio de la unidad. Sin embargo, la gran mayoría de ese dinero desaparecía. En Almería están realizando maniobras ficticias, algo que ha denunciado una legionaria en el Juzgado - Luis Gonzalo Segura

En 2019, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo impuso penas de entre tres años y tres meses de prisión a tres mandos militares y a un empresario por la adjudicación fraudulenta de contratos de la Inspección General de Sanidad (IGS) del Ministerio de Defensa a cambio de mordidas. 

Según informó El País, un teniente coronel y un teniente, destinados en el departamento de contratación de la sanidad militar, idearon un sistema para amañar contratos: «fraccionaban el importe de las adjudicaciones y recurrían al concurso negociado sin publicidad a cambio de un “beneficio exorbitante” para el empresario, que este repartía al 50% con los dos mandos. Cuando resultaba ineludible el concurso abierto, los militares manipulaban el pliego de prescripciones técnicas para sobrevalorar aspectos que eran previamente conocidos por el empresario, quien los incluía en sus ofertas», afirmó el rotativo.

 

Comentarios