Los Kurdos de Siria: Malas compañías, futuro incierto (parte I)

El 7 de octubre Estados Unidos empezó la retirada de sus tropas del noroeste de Siria para dejar vía libre a la operación del ejército turco contra las milicias kurdas que operan en la región. Según Ankara, el objetivo de la operación es eliminar las Unidades de Protección Popular (YPG-YPJ), y a su brazo político, el Partido de la Unión Democrática (PYD), del territorio sirio que se encuentra al este del rio Éufrates y crear allí una zona de seguridad para alojar refugiados sirios que actualmente se encuentran en Turquía. Hoy mismo han comenzado los bombardeos turcos en el norte de Siria, y que suponen el comienzo de la "Operación manantial de Paz". Como ha ocurrido con la guerra que ha asolado al conjunto del Estado sirio, intervienen muchos actores en este nuevo conflicto. ¿Cuáles son y cuál es su agenda?, ¿qué declaraciones han efectuado, al respecto, hasta el día de hoy?

Soldados de las YPG - Kurdishstruggle
Soldados de las YPG - Kurdishstruggle
Los Kurdos de Siria: Malas compañías, futuro incierto (parte I)

Turquía: vía libre (pero limitada) para la operación militar

El 7 de octubre, coincidiendo con la retirada (muy probablemente parcial) del ejército estadounidense, Turquía movilizó a sus tropas y afirmó que estaba preparada para efectuar la operación militar, previamente anunciada por Erdogan. El mismo día, Ankara llevó a cabo un ataque aéreo contra una base militar de las Fuerzas Democráticas Sirias (milicias kurdo-árabes donde las YPG-YPJ son una parte integral) en el noroeste de Siria, en la provincia de Al Hasaka. “El primer paso consistirá en tomar el control de una franja de territorio de 120 km de largo y 30 de ancho entre las ciudades sirias de Tal Abyad y Ras al-Ayn. Esta operación redibujara la frontera entre Siria y Turquía”, afirma el periodista y corresponsal de la EITB en Oriente Medio Mikel Ayestaran.


Según Russia Today, "se cree que […] Ankara ha negociado con Washington sobre el futuro de la zona fronteriza turco-siria. En agosto de este año, el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, afirmó que un centro conjunto de coordinación turco-estadounidense había empezado a trabajar en Siria, y el 8 de septiembre militares turcos y estadounidenses comenzaron a realizar patrullajes conjuntos en zonas fronterizas". En palabras del politólogo Yuri Maváshec (director del centro de Investigación de la Turquía Moderna), citado por RT, “una confrontación con Turquía no está en los intereses de EE.UU, especialmente en un momento en que esto se puede evitar. Este hecho [refiriéndose al repliegue estadounidense], no significa la retirada final de las tropas estadounidenses de Siria. Se trata solo del territorio en el que Turquía planea llevar a cabo una operación militar terrestre".

Donald Trump, entre la irresponsabilidad y la traición

El presidente estadounidense Donald Trump ha generado una tormenta política al ordenar la retirada del ejército estadounidense del noroeste de Siria, y así permitir la intervención militar de Ankara. Según Trump, es necesario que las fuerzas estadounidenses “salgan de estas guerras interminables”.

Los kurdos lucharon con nosotros, pero se les pagó enormes cantidades de dinero y equipo para hacerlo. Han estado luchando contra Turquía durante décadas. Detuve esa pelea por casi 3 años, pero es hora de que salgamos de ridículas guerras sin fin, muchas de ellas tribales, y que traigamos a nuestros soldados a casa. Lucharemos donde nos sea beneficioso, y solo lucharemos para ganar - Donald Trump, el pasado 7 de octubre 

Tanto republicanos como demócratas han criticado duramente la decisión. Palabras como “traición” e “irresponsabilidad” han inundado tanto las filas demócratas como las republicanas. 
La retirada del ejército estadounidense coincide con las amenazas lanzadas por el presidente estadounidense a Turquía. “Si Ankara hace algo que me parezca demasiado, tomaremos las medidas necesarias para destruir la economía de Turquía”, afirmó Trump. 24 horas después, no obstante, el presidente estadounidense recordó que Turquía “es un gran socio comercial” y que “es un miembro importante, de buena reputación, de la OTAN”.
El Departamento de Defensa estadounidense, por su parte, ha recordado a Ankara que la ofensiva puede tener consecuencias desestabilizadoras tanto para Turquía como para la región. Según un comunicado del Pentágono que recibió la agencia TASS, la postura es la siguiente al respecto: "trabajaremos con aliados y socios de la OTAN en la coalición internacional, recordando a Turquía las posibles consecuencias desestabilizadoras de las acciones para su país, la región y más allá".
No obstante, en declaraciones efectuadas el 8 de octubre Trump afirmó que Estados Unidos no ha abandonado a los kurdos, afirmando que es un “pueblo especial y unos luchadores increíbles”. En palabras del presidente, “estamos ayudando a los kurdos financieramente y proporcionándoles armas”. La Corporación Turca de Radio y Televisión (TRT) afirmó lo siguiente, en un artículo publicado el 8 de octubre: “Estados Unidos envió equipos militares y de logística a la región […]. El convoy de 80 camiones articulados enviado por los elementos militares estadounidenses en Irak cruzó el paso fronterizo de Semelka en la frontera siria con Irak alrededor de las 21:00 hora turca. Las cajas para camiones articulados estaban cerradas, pero en algunas cajas abiertas se vieron camionetas 4×4 y bloques de hormigón”. 

Kurdishstruggle Kurdish YPG FightersSoldados de las YPG - Kurdishstruggle

A día de hoy, los primeros bombardeos en el noreste de Siria han comenzado oficialmente con la operación militar turca contra los kurdos y los sirios, denominada por el gobierno de Erdogan como "Operación Primavera de Paz".

 

Fuerzas Democráticas Sirias: solas ante la ofensiva y buscando el apoyo de Damasco y Moscú 


Las Fuerzas Democráticas Sirias, por su parte, se sienten traicionadas por Washington, calificando la decisión como una puñalada por la espalda. Según Reuters, el portavoz de las FDS Kino Gabriel declaró en una entrevista con el medio al-Hadat TV que “hubo garantía de los Estados Unidos de América de que no permitirían ninguna operación militar turca contra la región”.

Tras la retirada de Estados Unidos parece que los kurdos están girando tanto al gobierno de Damasco como a Rusia, pero es un movimiento que tiene un objetivo único y ese es frenar la ofensiva militar […]. Desde Damasco han movido ya ficha y han dicho literalmente a los kurdos que son bienvenidos de nuevo a la patria […]. Desde el comienzo de la guerra en 2011, el Gobierno de Siria y los kurdos no se han enfrentado apenas entre ellos e incluso, comparten la administración, el Gobierno en algunas ciudades del país. La implicación más importante es que tras la retirada de las tropas estadounidenses se podría producir un acercamiento […] que hasta el momento desde luego no parecía muy posible - Mikel Ayestaran

mapa kurdos

Badran Jiakurd (alto funcionario de la Federación Democrática del Norte de Siria) en declaraciones recientes efectuadas a Reuters afirmaba lo siguiente: “en este momento podemos mantener conversaciones con Damasco o la parte rusa para llenar el vació o bloquear el ataque turco”. “Para que la Federación pueda seguir salvaguardando los derechos de la población y desempeñando un papel en toda Siria, es necesario un acuerdo con Damasco. Por eso hemos intentado repetidamente, ya sea directamente o a través de Rusia, mantener un diálogo con Damasco y alcanzar un acuerdo político para poner fin a la crisis siria y hacer frente a las agendas que buscan la división del territorio sirio" dijo Jiakurd en una entrevista concedida a Sputnik publicada el 8 de octubre.

La ONU, agitando viejos fantasmas 

En una entrevista concedida el lunes 7 de octubre a la agencia Reuters el coordinador humanitario de las Naciones Unidas para Siria, Pamos Moumtzis, declaraba lo siguiente: “los civiles deben ser salvados en cualquier operación militar turca en el noreste de Siria, donde las Naciones Unidas esperan que se puedan evitar desplazamientos masivos y asesinatos similares a Srebrenica”. En la entrevista, al preguntarle sobre la ofensiva turca contra las fuerzas dirigidas por los kurdos y la idea de la “zona segura” afirmó lo siguiente: “realmente no puedo hablar sobre qué tipo o cómo será la intervención o cuán extensa será la operación militar que tendrá lugar. Para nosotros, como Naciones Unidas, el concepto de zona segura es uno con el que tenemos una amarga historia y en realidad nunca lo promovemos ni lo alentamos. No creemos que sea algo que haya funcionado para las Naciones Unidas, teniendo en cuenta Srebrenica [refiriéndose a la matanza por parte de las tropas serbias de Bosnia de entre 5.000 y 8.000 musulmanes en 1995 en una “zona segura” declarada por la ONU como represalia a las matanzas efectuadas por las tropas musulmanas en las aldeas serbias] y lo que sucedió en el pasado” .

kurdos YPG

Un futuro incierto

Esta nueva operación, que se desarrollará en los próximos días, agitará aún más el polvorín sirio. Los kurdos, que han obtenido apoyo militar por parte de la Coalición Internacional Contra el Estado Islámico (sobre todo de EE. UU y aliados), así como también de la Federación Rusa, y que han efectuado una exitosa campaña contra el Estado Islámico en un contexto revolucionario (la experiencia de la Federación Democrática del Norte de Siria o Rojava), buscan desesperadamente la ayuda de Damasco y de Rusia para salvaguardar su existencia. 

Comentarios