Según EE.UU el Movimiento Islámico de Turkestán Oriental ya no es una "organización terrorista"

Estados Unidos, siguiendo su lógica de doble rasero en el tablero internacional, acaba de sacar de la lista de organizaciones terroristas al Movimiento Islámico de Turkestán Oriental (ETIM en inglés), una organización islámica extremista fundada por yihadistas uigures en el Oeste de China. ¿Qué es el ETIM? ¿Estamos ante una nueva estrategia de Estados Unidos para desestabilizar China?

Según EE.UU el Movimiento Islámico de Turkestán Oriental ya no es una "organización terrorista"

Durante una rueda de prensa que se realizó en Pekín este 6 de noviembre, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, denunció la decisión de EE.UU. de revocar la designación de "organización terrorista" al Movimiento Islámico de Turkestán Oriental (ETIM), conocido también como el Partidos Islámico del Turquestán.

El grupo fue agregado por primera vez a la lista de terroristas por Estados Unidos en 2004, cuando el ex presidente de EE.UU., George W. Bush, trató de ganar a China como aliada en la "guerra contra el terrorismo" liderada por Estados Unidos.

En 2016, el Ministerio de Interior británico estableció que el ETIM era una "organización terrorista separatista islámica" que busca crear su "propio califato" en Xinjiang. Debido a este hecho, lo incluyó en su lista de organizaciones consideradas terroristas.

Un año después fue Turquía el que incluyó al ETIM en su lista de organizaciones terroristas en el marco del aumento de la cooperación entre China y Turquía en materia de seguridad.

"ETIM fue eliminado de la lista porque, durante más de una década, no ha habido evidencia creíble de que continúe existiendo", afirmó un portavoz del Departamento de Estado estadounidense en referencia a la nueva decisión adoptada por la administración estadounidense.

Al respecto, Wenbin afirmó que el ETIM "es una organización terrorista incluida en la lista del Consejo de Seguridad de la ONU y es reconocida como tal por la comunidad internacional". "Lleva mucho tiempo participando en actividades terroristas y violentas, provocando numerosas víctimas y pérdidas materiales, y planteando graves amenazas para la seguridad y la estabilidad en China, la región y más allá", denunció.

"EE.UU. ha dado un vuelco en la designación del ETIM como organización terrorista, exponiendo una vez más el doble rasero de la actual administración estadounidense en materia de lucha contra el terrorismo y su repulsiva práctica de tolerar a los grupos terroristas como mejor le parezca", subrayó el portavoz.

"El terrorismo es terrorismo. Estados Unidos debe corregir inmediatamente sus errores, abstenerse de encubrir a las organizaciones terroristas y dejar de dar marcha atrás en la cooperación internacional contra el terrorismo", resumió Wenbin.

¿Qué es el Movimiento Islámico de Turkestán Oriental?

El Movimiento Islámico de Turkestán Oriental (ETIM) es una organización que tiene su sede en la provincia China de Xinjiang, un área poblada principalmente por uigures, que son de etnia turca y que practican el Islam sufí.

El grupo ha utilizando la violencia armada para promover su objetivo de establecer un denominado "Turkestán Oriental" independiente dentro de China. Es decir, defiende separar al pueblo uigur, un grupo ética y religiosamente único, de China.

Históricamente, la provincia de Xinjiang ha sido brevemente independiente en dos ocasiones (1931-1934 y 1944-1949), reclamando el nombre de "República de Turkestán Oriental". Cuando el Gobierno chino recuperó la región en 1955, alentó a la etnia china Han a trasladarse a la región y obligó a los uigures a asimilarse a la cultura china.

Según algunas fuentes, la amenaza que representa el ETIM ha sido exagerada por China con el objetivo de intensificar el control sobre la minoría uigur. Otras fuentes, sin embargo, apuntan a que es un grupo terrorista consolidado con ramificaciones internacionales.

Diversas fuentes afirman que, desde su establecimiento, el ETIM ha mantenido estrechos vínculos con los talibanes, al-Qaeda, el Movimiento Islámico de Uzbekistán y, más recientemente, con el Estado Islámico. Al respecto, tres de sus miembros fueron ejecutados supuestamente por traición en 2015 por el EI.

Según un informe publicado por Naciones Unidas en 2011, el ETIM "ha establecido bases fuera de China para entrenar terroristas y ha enviado a sus miembros fuera del país para planear y ejecutar actos terroristas, incluidos bombardeos de autobuses, cines, grandes almacenes, mercados y hoteles". La misma fuente afirma que el ETIM también ha llevado a cabo asesinatos, ataques incendiarios y ataques terroristas contra objetivos chinos en el extranjero.

Entre los actos cometidos, siempre según Naciones Unidas, se encuentran la voladura del almacén de la estación de tren de Urumqi el 23 de mayo de 1998, el saqueo a mano armada de 247.000 yuanes en Urumqi el 4 de febrero de 1999, una explosión en la ciudad de Hetian, Xinjiang, el 25 de marzo de 1999, y la resistencia violenta contra la detención en el condado de Xinhe, Xinjiang, el 18 de junio de 1999. Estos incidentes provocaron la muerte de 140 personas y 371 heridos.

Para septiembre de 2002, las fuerzas policiales chinas habían confiscado al ETIM 98 armas de fuego de varios tipos, 4500 granadas antitanque y una gran cantidad de cuchillos, artefactos explosivos y materias primas y equipos para fabricar explosivos.

La ONU enumera las siguientes acciones entre el 2007 y el 2008:

  • En 2007, el Movimiento envió a sus miembros más destacados a China para que establecieran campamentos y organizaran actividades de adiestramiento de terroristas. El 5 de enero de 2007, cuando las autoridades chinas detuvieron a algunos de sus miembros, el grupo, oponiendo resistencia armada, mató a un policía e hirió a otro. Durante la operación, se detuvo a varios miembros de esa célula y se confiscó una gran cantidad de explosivos y de material para fabricar explosivos.
  • En 2007, el Movimiento empezó a enviar agentes a China para reclutar miembros clandestinamente. En enero de 2008, la policía china logró detener a los cabecillas y miembros principales de una célula terrorista, descubrió varios escondites y se incautó de un gran volumen de explosivos y material para fabricar explosivos.
  • A comienzos de marzo de 2008, el Movimiento envió a agentes a China para que intentaran secuestrar a periodistas, turistas y deportistas extranjeros. Esa célula reunió clandestinamente diversos materiales para fabricar explosivos, captó a expertos en fabricación de armas de fuego y explosivos y a terroristas suicidas, y trató de cometer actos terroristas mediante atentados suicidas en Urumqi y otras ciudades de China. El 26 de marzo de 2008, las autoridades chinas detuvieron a varios miembros de la célula y incautaron numerosos explosivos, detonadores y otros artefactos explosivos.
  • A principios de enero de 2008, Abdul Haq ordenó al comandante militar del Movimiento que cometiera atentados en ciudades chinas, centrándose en las ocho que iban a albergar los Juegos Olímpicos. Un grupo de terroristas ya adiestrados, a las órdenes de Abdul Haq, tenía planes de sabotear los Juegos cometiendo atentados terroristas en China poco antes de su inauguración.
  • Después de los Juegos Olímpicos de Beijing, el Movimiento siguió enviando a miembros suyos a China, supuestamente para llevar a cabo actividades comerciales, pero en realidad con el objetivo de buscar oportunidades para planificar y cometer más atentados terroristas, como atentados con coches bomba, atentados suicidas y envenenamientos. La organización adiestró a más de 20 terroristas para que cometieran atentados con coches bomba en China.

Desde 2008, el Movimiento ha publicado varios vídeos terroristas sobre adiestramiento militar, con miras a los Juegos Olímpicos de Beijing y otros actos que iban a celebrarse en China. En julio y agosto de 2009, el Movimiento publicó cuatro vídeos en los que mostraba sus actividades de adiestramiento y en los que Abdul Haq y otros dirigentes pronunciaban discursos para incitar a los nativos de Xinjiang Uygur a cometer actos violentos contra China.

Sus videos desde 2008 siempre han dejado claro que el grupo tiene afinidad ideológica con Al Qaeda y lealtad a los talibanes. La captura estadounidense de uigures en Afganistán ya en 2001 y 2002 también reveló que varias docenas de militantes uigures estaban inicialmente bajo el liderazgo del Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU) en Afganistán. La IMU estaba luchando bajo el liderazgo de los talibanes [...] - The Jamestown Foundation (2018)

Según The Jamestown Foundation, la organización también reclamó varios otros ataques en China después de 2008, incluida una muestra que se enumera a continuación:

  • Un camión chocó contra peatones, se dio a la fuga y se registró un ataque masivo con apuñalamientos en Kashgar en la víspera del Ramadán en 2011. El atentado causó la muerte de más de 10 personas.
  • Un atentado suicida con coche bomba de poca sofisticación en la plaza de Tiananmen en Beijing en octubre de 2013 que mató a varios extranjeros.
  • Un apuñalamiento masivo en la estación de tren de Kunming en marzo de 2014 que mató a 29 personas.
  • Un aparente atentado con doble suicidio (o atentado con maleta) en la estación de tren de Urumqi en abril de 2014.
  • Coche bomba y explosiones en una calle del mercado de Urumqi en mayo de 2014 que mataron a decenas de personas.

No obstante, según la misma fuente, de estas acciones solo se demostró de manera creíble que el Movimiento organizó el ataque de 2011 en Kashgar en Afganistán. Uno de los atacantes apareció entrenando en un video en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán. Los otros ataques, como el de 2011 donde se registró una embestida de automóviles y un apuñalamiento masivo en Kashgar, pudieron haber involucrado a militantes entrenados o inspirados por el Movimiento o militantes inspirados por el yihadismo en general, pero su procedencia no está clara. 

The Jamestown Foundation afirma que aunque el Movimiento reivindicó algunos ataques terroristas en China después de 2013, "los ataques se han vuelto cada vez más raros". El último gran ataque en China ocurrió en 2014. De hecho, según la misma fuente, China informó que el país estaba  "libre de ataques terroristas" por primera vez en 2017.

Desde 2013, el Movimiento se volvió más prominente en Siria, pero perdió su peso en China. "El grupo anunció en su publicación en 2013 que estaba trasladando combatientes a Siria para defender a los musulmanes sirios, con la implicación de que los musulmanes también deberían defender a los uigures en Xinjiang", afirma The Jameston Foundation. "El perfil del grupo en China e incluso en Afganistán y Pakistán ha decaído decisivamente desde entonces, mientras que en Siria ha aumentado", concluye. [Para saber más con detalle la implicación del Movimiento y sus alianzas en la guerra de Siria consultad el informe publicado por The Jamestown Foundation parr. 10-14].

Según un informe publicado en 2014 por el National Consortium For the Study of Terroris and responses to Terrorism, se desconoce la estructura del ETIM, aunque hay algunos expertos que consideran al ETIM como "una organización paraguas para varios grupos violentos más pequeños en la región que luchan por objetivos similares". Fue fundado por Hasan Makhsum, quien fue asesinado por tropas paquistaníes en octubre de 2003.  

Sus primeros miembros estaban entre los uigures que huyeron de China durante la represión del nacionalismo uigur en Xinjiang en la década de 1990. Encontraron refugio en uno de los únicos países que los aceptarían: el Afganistán gobernado por los talibanes. Allí se convirtieron en yihadistas, si no lo eran ya cuando estaban anteriormente en Xinjiang - The Jamestown Foundation

¿Estamos ante una nueva estrategia de Estados Unidos para desestabilizar China?

El ascenso y la consolidación de China como potencia mundial incomoda seriamente a Washington. Este hecho es bien conocido. Estados Unidos, inmerso en una crisis estructural (tanto en el interior como en el exterior), empieza a flaquear, mientras que el mundo, lejos del "Nuevo Orden Mundial" estadounidense proclamado por Bush (padre) en los 90, está caminando hacia la multipolaridad.   

China es a día de hoy un serio rival para Estados Unidos en el ámbito económico. Por otro lado, la política seguida por China de "lo más importante son los negocios no el tipo de Gobierno", le ha servido al país para introducirse en continentes como África y América del Sur, ricos en materias primas y recursos energéticos y minerales. China, como Estados Unidos, necesita de estos recursos para sostener el crecimiento económico, y está consiguiendo controlarlos. Además, la consolidación de su posición en Asia (la nueva ruta de la seda) y en Europa del Este fortalecen aún más si cabe a Pekín, facilitando así su ascenso y fortalecimiento como potencia mundial.

Militarmente, aunque Estados Unidos sigue manteniendo la supremacía global, la modernización emprendida por Xi Jinping y el hecho de que el país cuente con un arsenal nuclear de unas 320 ojivas nucleares y vectores en proceso de modernización hacen temible al gigante asiático.

En este contexto donde EE.UU. ve que, poco a poco, su influencia mundial está en declive, es muy probable que haga todo lo posible (en la medida de que no salga directamente perjudicado) para debilitar a China. Una confrontación directa es impensable hoy en día, sin embargo, es posible que Estados Unidos intente desestabilizar China desde dentro utilizando el método aplicado en países como Afganistán (en los 80), Yugoslavia (antes de la intervención militar directa), Libia, Siria y un largo etc.

Hace algunos años, algunos analistas afirmaban que la nueva clase media china pronto comenzaría a pedir más derechos y libertades y que este hecho generaría inestabilidad en el país (siguiendo la lógica de que esta inestabilidad se utilizaría desde fuera para incidir en China). No obstante, a día de hoy, se podría afirmar que la mayoría de la población china apoya a Xi Jinping y al Partido, igual que las Fuerzas Armadas del país. Solo en Hong Kong se han registrado protestas de calado que, como se ha demostrado, han sido instigados por Estados Unidos como el Reino Unido.

En este sentido, no es descabellado pensar que Estados Unidos utilice otras debilidades para perjudicar la estabilidad interior de China. El nuevo movimiento de la moribunda administración Trump de sacar de la lista de organizaciones terroristas al Movimiento Islámico de Turkestán Oriental nos puede dar una pista al respecto.

Un posible rearme y fortalecimiento de esta organización, mediante el apoyo financiero, logístico, de inteligencia etc,  podría desestabilizar en cierta manera a China. Eso sí, sería más un estorbo que una amenaza real que pueda propiciar un cambio. No obstante, existe el riesgo de que se convierta en la puerta de entrada de numerosas organizaciones islamistas radicales que sirven a los intereses de varios actores extranjeros. 

Además, las tensiones existentes entre la minoría uigur y el Gobierno Central chino sirven como un caldo de cultivo ideal para complicar aún más la situación. En este sentido, a día de hoy, ciertos gobiernos y medios occidentales como el New York Times o la BBC (que casualidad) están inmersos en una campaña de denuncia de supuestos campos de concentración masivos donde Pekín lleva a cabo "una masiva campaña de reeducación" de uigures.

Dejando de lado está acusación, hay que tener en cuenta que Estados Unidos, en la supuesta defensa de causas nobles a lo largo y ancho del mundo, utiliza a los colectivos o actores que considera oportunos para sus propios fines. Es decir, bajo el velo de una supuesta defensa de los derechos humanos, EE.UU. utiliza a distintos colectivos o actores para perseguir su máximo objetivo: intervenir directamente en los emplazamientos que desea.

Recordemos que estamos hablando de una potencia que dio, nada más y nada menos que decenas de millones de dólares a los "freedom fighters" afganos que, en realidad, estaban muy lejos de respetar los cánones democráticos y que abrazaban el islamismo más radical, para expulsar a los soviéticos de Afganistán. 

En este sentido, y como conclusión final, no sería descabellado afirmar que haya un intento por parte de Estados Unidos de utilizar al islamismo radical para desestabilizar o, mejor dicho, perjudicar a China desde dentro. El tiempo lo dirá.  

Comentarios