La contaminación del aire causó más de 6 millones de muertes a nivel mundial en 2019

Según el informe State Global Air (2020) de la Health Effect Institute, la contaminación del aire causó 6.67 millones de muertes a nivel mundial en 2019. Es decir, fue la cuarta causa de muerte prematura en todo el mundo. Ese mismo año, según el informe, se estima que murieron unos 476.000 recién nacidos debido la polución del aire. Haciendo referencia al Estado español, se calcula que al año pierden la vida más de 10.000 personas debido a la contaminación atmosférica. ¿En qué se basa esta grave amenaza que tiene el poder de eliminar millones de vidas al año? 
Fuente: Pixnio
Fuente: Pixnio
La contaminación del aire causó más de 6 millones de muertes a nivel mundial en 2019

Día tras día, la pandemia generada por el Covid-19 sigue empeorando a nivel mundial. A día de hoy, el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad Covid-19, continúa extendiéndose por el planeta y ya ha infectado a más de 41.7 millones de personas. Mientras, la cifra global de decesos se sitúa por encima de 1.1 millones y la de los recuperados supera los 28.6 millones. Una cantidad importante de personas presentan secuelas, mientras que el daño psicológico general, provocada por la tensión mental y la dureza de ciertas medidas necesarias para controlar la situación, es amplio.

El Covid-19 es un asesino silencioso que ha encendido todas las alarmas debido a sus características. No obstante, el mundo se enfrenta todos los días a otro asesino silencioso, que en muchas ocasiones pasa de ser percibido pero que es impecable: la contaminación del aire. Se calcula que, en 2019, unas 6.67 millones de personas perdieron la vida a nivel mundial debido a la polución. Así lo recoge el informe State Global Air (2020) publicado por el Health Effect Institute, que subraya que la contaminación del aire fue la cuarta causa de muerte prematura en todo el mundo.

La OMS estima que aproximadamente el 90% de las personas de todo el mundo respiran aire contaminado. En los últimos seis años, los niveles de contaminación del aire han permanecido elevados y más o menos estables, y se han registrado disminuciones de las concentraciones en algunas partes de Europa y en las Américas. Los niveles más elevados de contaminación del aire se registran en la Región del Mediterráneo Oriental y en Asia Sudoriental, donde los niveles medios anuales suelen quintuplicar con creces los límites establecidos por la OMS. Siguen a continuación las ciudades de ingresos bajos y medianos de África y el Pacífico Occidental. [...] En general, los niveles más bajos de contaminación del aire se registran en países de ingresos altos, especialmente de Europa, las Américas y el Pacífico Occidental. En las ciudades de los países de ingresos altos de Europa, se ha demostrado que la contaminación del aire reduce la esperanza media de vida de 2 a 24 meses, dependiendo de los niveles de contaminación - OMS (2018)

Según menciona el informe State Global Air (2020), la contaminación del aire es "el principal factor de riesgo ambiental" y su impacto total es "superado solamente por la presión arterial alta (que causó 10.8 millones de muertes en 2019), el consumo de tabaco (8.71 millones) y riesgos alimentarios (7.94 millones)".

Exposición al aire contaminado: un riesgo mortal

El citado informe analiza tres tipos de polución que tienen impacto en la salud humana: contaminación ambiental producida por partículas finas (4.14 millones de muertes), ozono troposférico ambiental (365.000 muertes), y contaminación del aire dentro de los hogares (2.31 millones de muertos). 

-Contaminación ambiental producida por partículas finas: La contaminación ambiental producida por partículas finas se refiere a las PM2.5 (partículas que miden menos de 2.5 micrómetros de diámetro aerodinámico). Estas partículas son emitidas por vehículos, centrales eléctricas de carbón, la actividad industrial, la quema de residuos, y muchas otras fuentes. Ciertos estudios han demostrado que la exposición a concentraciones medias altas de PM2.5 durante varios años ha sido el indicativo más consistente de mortalidad por enfermedades cardiovasculares, respiratorias y de otro tipo.

En 2019, más del 90% de la población mundial experimentó un promedio anual de concentraciones de PM2.5 que excedieron la guía de calidad del aire de la OMS de 10µg/m3. Las exposiciones medias más altas se observaron en Asia, África y Oriente Medio.

grafic 1

Los 10 países donde se registran las exposiciones más bajas (es decir, concentraciones medias anuales ponderadas por la población de menos de 8µg/m3) son Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Estonia, Finlandia, Islandia, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia y Estados Unidos.

Según subraya el informe, a pesar de que los picos de exposición de corto plazo pueden afectar a la salud, son las exposiciones a largo plazo los que contribuyen a la carga de morbilidad y mortalidad de la contaminación del aire.

Los datos muestran que las exposiciones globales de PM2.5 disminuyeron levente desde 2010 hasta 2019. No obstante, se observan realidades muy diferentes. "Algunas regiones han experimentado mejoras, en particular el sudeste asiático, el este de Asia y Oceanía, lideradas por China, Vietnam y Tailandia. Sin embargo, otras, en particular el norte de África, Oriente Medio y el África subsahariana, han experimentado poco o ningún progreso o las tendencias en la exposición ambiental a PM 2.5 incluso muestran un aumento", afirma el informe.

-Ozono troposférico ambiental. El ozono a nivel del suelo o troposférico es un contaminante altamente reactivo que tiene efectos adversos en la salud humana, así como en los cultivos alimentarios y otras vegetaciones. "No se libera directamente al aire, sino que es formado en una interacción química compleja entre óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles en presencia de luz solar", afirma el informe.

Los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles son producidos por una amplia variedad de actividades humanas. Los óxidos de nitrógeno son emitidos por la quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) en vehículos de motor, plantas de energía, calderas industriales y sistemas de calefacción doméstica. Mientras, los compuestos orgánicos volátiles también son emitidos por los vehículos de motor, así como por la extracción y el procesamiento del petróleo y el gas y otras actividades industriales.

Según cita el informe, los estudios sugieren que "los niveles de ozono en la actualidad son entre un 30% y un 70% más altos de lo que eran hace 100 años". Además, afirma que esto se debe a que "se ha registrado un aumento de las emisiones de químicos que forman ozono, así como un aumento en las temperaturas globales y locales que pueden acelerar la formación de ozono". El ozono también es un gas de efecto invernadero, que contribuye al calentamiento de cual prospera.

En las áreas urbanas los niveles de ozono pueden variar ampliamente dentro y alrededor de las ciudades dependiendo de las fuentes locales y regionales. "El ozono es un contaminante regional que viaja largas distancias, llegando a los suburbios y a las zonas rurales, y que se extiende también a través de las fronteras nacionales, lo que lleva a niveles elevados de ozono lejos de las fuentes de emisión".

Las concentraciones de ozono se miden en partes por mil millones (ppb - parts per billion en el sistema anglosajón). Al igual que las exposiciones a PM 2.5, las exposiciones al ozono se estiman para cada país como concentraciones ponderadas por población.

Según cita el informe, "las exposiciones globales al ozono varían desde un mínimo de alrededor de 12,2 ppb hasta un máximo de 67,2 ppb de ancho en el mundo”.

Los 10 países con las exposiciones promedio al ozono más altas en 2019 se encuentran en Asia y Oriente Medio. Pequeñas islas Estado, como Micronesia y Papua Nueva Guinea, están entre los países con concentraciones más bajas. Además, según menciona esta investigación, "la OMS estableció una pauta para una exposición máxima diaria de 8 horas al ozono a 50 ppb, un nivel excedido por todos los 10 países principales".

grafic 2En promedio, la exposición global al ozono aumentó de aproximadamente 47,3 ppb en 2010 a 49,5 ppb en 2019. Los países del sur de Asia experimentaron el aumento más pronunciado, mientras que algunos países de las regiones de ingresos altos, Europa central, Europa oriental, Asia central y Asia oriental experimentaron reducciones modestas.

- Contaminación del aire dentro de los hogares:  la contaminación del aire de los hogares es el resultado de la quema de diversos combustibles (carbón mineral, carbón vegetal, madera, residuos agrícolas, estiércol de animales y queroseno entre otros) para calentar o cocinar a fuego abierto o en estufas con ventilación limitada. "Quemar estos combustibles producen una variedad de contaminantes que pueden dañar la salud humana, incluidos la materia particulada (PM2.5), carbono negro y monóxido de carbono", afirma el citado estudio.

Desde 2010, el uso de combustibles sólidos ha caído lenta y constantemente en la mayoría de las regiones del mundo, en especial en el sur de Asia y en el sudeste de Asia, Asia oriental y Oceanía. Sin embargo, el progreso ha sido más lento en el África subsahariana. 

Por ejemplo, más del 97% de la población utiliza combustibles sólidos para cocinar en países como Sudán, Ruanda, Burundi, Níger, Mali, Madagascar, Tanzania, Uganda y Guinea-Bissau. En el lado opuesto, China redujo el porcentaje de su población expuesta a la contaminación del aire domestico del 54% al 36%, mientras que la India redujo su porcentaje del 73% al 61% en una década.

La disminución del uso de combustibles sólidos, debido a los esfuerzos que se han hecho para que se utilicen fuentes más limpias, así como por el desarrollo del proceso de urbanización, ha llevado a una reducción general del 11% en el porcentaje de la población mundial que depende de combustibles sólidos para cocinar. 

No obstante, según este informe, "eso todavía deja al 49% de la población mundial, alrededor de 3.800 millones de personas, expuestas a la contaminación del aire domestico debido a la quema de combustibles sólidos". "La mayoría vive solamente en 17 países, aquellos con más de 50 millones de personas y más del 10% de la población que depende de combustibles sólidos para cocinar", afirma.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las muertes debidas a la contaminación atmosférica se distribuyen de la siguiente manera:

  • 40% – cardiopatía isquémica
  • 40% – accidente cerebrovascular
  • 11% – neumopatía obstructiva crónica
  • 6% - cáncer de pulmón
  • 3% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños

Por otro lado, según la OMS, las muertes debidas a la contaminación del aire en interiores, se producen debido a los siguientes incidentes:

  • 34% - accidente cerebrovascular
  • 26% - cardiopatía isquémica
  • 22% - neumopatía obstructiva crónica
  • 12% - infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños; y
  • 6% - cáncer de pulmón

Casi medio millón de bebés muertos en su primer mes de vida

El aire contaminado es la principal causa de muerte de los bebés en su primer mes de vida, según el informe publicado por el Health Effect Institute. Según el estudio, la contaminación del aire puede afectar a las embarazadas y a sus fetos "de manera igual a fumar", lo que puede causar "un parto prematuro o bajo peso al nacer".  Y lo bebés prematuros son más vulnerables a las infecciones respiratorias, daños cerebrales y otros problemas de salud, que los que nacen tras los 9 meses de gestación.

Nacen en un ambiente de alta contaminación y tienen más posibilidades de sufrir enfermedades que los niños que llegaron a desarrollarse completamente - Dan Greenbaum

El informe afirma que en 2019 la polución mató a unos 476.000 recién nacidos. La mayoría de las muertes se produjeron en países en vías de desarrollo. Se trata de regiones del África subsahariana y del sur de Asia, regiones que cuentan con las tasas más altas de muertes provocadas por la contaminación del aire tanto en el exterior como en el interior.

Según la investigación, cerca de dos tercios (64%) de todas las muertes de recién nacidos se deben a la contaminación que se presenta dentro de los hogares debido a la quema de combustibles sólidos para cocinar. Las demás son provocadas por partículas PM 2.5 que reducen la calidad del aire y causan muchos efectos serios en la salud.

No entendemos totalmente cuáles son los mecanismos en esta etapa, pero algo está sucediendo al causar una disminución en el crecimiento del bebé y, en última instancia, en el peso al nacer. Existe un vínculo epidemiológico, que se muestra en varios países y en varios estudios - Katherine Walker

La contaminación causa 10.000 muertes año en España

Yendo al Estado español, aunque las cifras son mejores que en otros países, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) alerta de que en España el 35% de la población respira aire contaminado y que se producen en torno a 10.000 muertes al año relacionadas con los contaminantes atmosféricos, según datos del Instituto de Salud Carlos III.

La contaminación afecta a los pacientes que tienen una enfermedad respiratoria crónica -sobre todo asmáticos y pacientes con EPOC- y aumenta las posibilidades de desarrollar asma, sobre todo en niños. La contaminación del aire supone más del 50% de los casos de neumonía infantil- Dra Isabel Urrutia, neumóloga y coordinadora del Área de Enfermedades Respiratorias Ocupaciones y Medioambientales de SEPAR

 

 

Comentarios