Bakur: las duras condiciones de vida en el Kurdistán turco    

El fin de las negociaciones de paz entre el gobierno turco y el  PKK, y el posterior golpe de estado en julio de 2016 hicieron que Bakur, el Kurdistán turco, vuelva a los peores años de represión. El recorte de libertades, los bombardeos de la artillería turca y la fuerte militarización, así como las duras condiciones de vida, obligan a cientos de miles de kurdos a ser refugiados en su propia tierra. 

Texto y fotos: Juan Teixeira

Bakur: las duras condiciones de vida en el Kurdistán turco    

    “El sistema turco nunca aceptó a los kurdos, y nunca lo hará. Nos empujan a la esclavitud. Quieren que seamos dóciles como corderos, y si no, nos sacrifican… El golpe de estado le dio amplios poder a Erdogan, y cuando gane el  referéndum ya no habrá quien lo pare. Nuestro futuro pinta muy mal”. Estas duras palabras de un promotor inmobiliario kurdo, Abdul  Nassir, son un buen resumen de lo que está viviendo el pueblo kurdo en Bakur, el Kurdistán turco. Estamos en el Newroz, la celebración de  año nuevo que coincide con el  equinoccio de primavera, y a pesar del espíritu festivo, una extraña atmósfera de pesimismo lo invade todo. La mujer de Abdul intenta hacer callar a su marido. Tiene miedo porque el lugar está repleto de policía secreta, y tampoco quiere que sus hijos pequeños escuchen tan dura realidad. Sin embargo, Abdul continúa. Es su única manera de desahogarse. 

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.55.48

En el año 2013 el gobierno turco y el Partido de los Trabajadores (el ilegalizado PKK) comenzaron un proceso de paz tan esperanzador como inútil. Dos años después del inicio, Erdogan da la por finalizadas las negociaciones y comienza una campaña de mano dura que recuerda a las peores épocas. Con el intento de golpe de estado del 15 de julio, la situación empeora  todavía más.

Dicen que el golpe de estado fracasó, pero nosotros sabemos bien que no es así. Está consiguiendo todos los sus objetivos, que son principalmente destrozar a la oposición y a todos nosotros”, asegura  Velat mientras sus amigos bailan el  govend (la danza tradicional kurda) y chillan por la liberación del líder del PKK Abdullah Öcallan entre las celebraciones del  Newroz en Diyarbakir. Esta teoría de que el golpe de estado sí triunfó es cada vez más extendida en Turquía, y viendo la situación actual la verdad es que da que pensar: más de 120.000 policías, profesores, jueces y otros funcionarios despedidos, 47.000 opositores detenidos, 156 medios de comunicación cerrados, 1.200 periodistas despedidos y 120 detenidos…una auténtica purga contra todo aquel que no es siervo de Erdogan y que sitúa a éste en una posición de poder hegemónico.

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.54.37

Mi visita a la zona coincidió en el mes anterior al referéndum, que tenía como finalidad cambiar el sistema parlamentario turco a uno presidencialista. Si se aprobaba, Erdogan tendría aún mas poder, lo que suponía un grave problema para los kurdos. Casi todas las personas con las que hablé durante mi estancia coincidían en que votarían por el NO, pero tenían claro que ganaría el SÍ. Erdogan se encargaría por las buenas o las malas de que así fuera. Y así fue. Finalmente el resultado oficial otorgó poco mas del 51% al SÍ, entre acusaciones de fraude por parte de toda la oposición y organismos internacionales como la  OSCE. No era difícil de observar, puesto que por ejemplo, mientras la campaña por el SÍ era evidente en las calles de toda Turquía y en todos los medios de comunicación, la del NO estaba prohibida y muchos acabaron en la cárcel.  Además, la oposición calcula que aproximadamente el 3-4% de las papeletas fueron dadas por válidas por la junta electoral sin estar selladas. Hay que recordar que el país sigue en Estado de Emergencia tras el golpe de estado de julio, lo que otorga amplios poder al ejecutivo. Si Turquía no es ya una  dictadura, está muy cerca.

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.54.48

Por todo el Kurdistán turco están sufriendo duramente esta estrategia de tierra quemada llevada a cabo por el todopoderoso Erdogan. Zonas enteras de la capital kurda, Diyarbakir, fueron borradas del mapa por la artillería turca en los últimos enfrentamientos contra el PKK. Gran parte del barrio de Sur es hoy en día una escombrera. Desde julio de 2015, decenas de miles de personas se vieron obligadas a  abandonar este barrio, y hasta medio millón corrieron la misma suerte en toda la región. Los toques de queda, el difícil acceso a alimento y agua, así como la sanidad y educación y el uso de artillería pesada obligan a muchísimos kurdos a ser refugiados dentro de su propia tierra, dentro del Estado turco. 

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.55.10

Las labores de  reconstrucción avanzan despacio, y las indemnizaciones se dan por perdidas ya. Muchos comienzan a hacerse a la idea de que no volverán a sus casas. La gestión con el gobierno turco es complicada. Muchísimos cargos elegidos democráticamente en la zona fueron sustituidos por administradores afines al gobierno. Los funcionarios que daban apoyo a las familias fueron cesados, al igual que las organizaciones que prestaban ayuda humanitaria. La situación en materia de Derechos Humanos retrocedió enormemente en esta región. 

La militarización es evidente en toda la región. Moverse entre pueblos kurdos requiere de tiempo, porque es probable que haya controles militares. En Diyarbakir las tanquetas de la policía y los controles con  fortísimas medidas de seguridad y agentes armados hasta los dientes están en todos los puntos estratégicos de la ciudad, así como policías vestidos de paisano en grupos de cuatro. Muchos de los residentes en el barrio de Sur dicen sentirse presos en su propia casa. El miedo a las fuerzas de seguridad turca hace que muchos salgan el mínimo posible. 

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.55.38

Diyarbakir es  quizás la zona donde mejor se pueden observar los estragos de esta política del gobierno turco por ser centro administrativo y comercial kurdo, pero sin duda no es la única. Localidades como Nusaibin o Cizre fueron tan dañadas o más que la capital. El problema es que el acceso a informadores y ONGs está prohibido. A este mismo reportero le fue imposible entrar en Nusaibin para realizar sus labores informativas, y fue detenido en  Cizre por las fuerzas de seguridad turcas, incautándole el material fotográfico. Los testigos no son bien tratados en esta zona del mundo

A toda esta compleja situación tenemos que sumar otro factor  desestabilizador muy importante: los refugiados sirios. El Kurdistán turco hace frontera con Siria, y en ciudades como Kilis el número de solicitantes de asilo supera a los propios habitantes de la población (90.000). En todo el país el número se sitúa en torno a los 3,5 millones, una cifra escandalosamente alta, sobre todo se la comparamos con todos los refugiados en la Unión Europea: 800.000. La mayor parte de estos refugiados no viven confinados en centros de internamiento, sino que se mezclan con los habitantes locales en las barriadas próximas a la mayoría de las ciudades. Es el caso de Diyarbakir, donde tras seis años ya de guerra en su país, muchos refugiados tienen ahora su hogar. A pesar de las duras condiciones de vida, la solidaridad vence al egoísmo y la convivencia aquí es buena en líneas generales. Pero, ¿hasta cuándo aguantará la región esta carga migratoria? El paro es alto, las infraestructuras en materia de sanidad y educación no son suficientes, el acceso a agua potable y alimentos cada vez se hace más difícil para los menos favorecidos… una serie de factores en cadena que suponen una bomba de relojería. 

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.53.33

Moneda de cambio

¿Y qué hace mientras el gobierno turco con el tema de los refugiados? Utilizarlo como una carta de mucho valor en el juego de estrategia que se está llevando a cabo en la zona. Europa se sirvió de Turquía como muro de contención para frenar la llegada de refugiados con la firma del “Tratado de la vergüenza” en marzo de 2016. Desde entonces, tan sólo 13.500 refugiados fueron acogidos en la UE (solo el 8% de los prometidos) y cerca de 900 fueron devueltos a Turquía. Para que este acuerdo funcionara, se estima que la UE pagó unos 6.000 millones de euros. Una cantidad más que suficiente para realojar e integrar a todos y cada uno de los solicitantes de asilo entre todos los países de la UE, pero que se utilizaron para prolongar el sufrimiento de todos ellos en territorio turco.

Pero Turquía no recibió tan sólo dinero con este tratado, sino que obtuvo una poderosa prebenda que Erdogan utilizó ya en varias ocasiones. “Si vais más lejos, abriremos las puertas, eso debéis saberlo desde ya”, espetó el presidente turco a la UE por el intento de estos de congelar el proceso de adhesión de Turquía en la UE. Y lo mismo sucedió con los recientes conflictos diplomáticos con Holanda o Alemania, o con el tema de los visados turcos. Y lo mismo sucede de puertas adentro con temas calientes como el Kurdistán. 

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.54.37

La UE nos abandonó a nuestra suerte. Están tan preocupados con que no lleguen más sirios que no quieren fastidiar a Erdogan con temas secundarios como los Derechos Humanos en el Kurdistán. A pesar de todo saldremos adelante cómo hicimos siempre”, asegura  Velat con una seguridad que convencería al más escéptico. Acto seguido llega el momento más importante del  Newroz, el prendido de la hoguera que simboliza la lucha, la rebeldía y la pureza del pueblo kurdo. La gente enloquece. Los gritos y muestras de alegría recorren el parque del  Newroz. Poco después la lluvia hace acto de presencia, apagando el fuego y obligando a los asistentes a volver la casa. Parece que este también va a ser un año duro.  

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.57.09

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.56.53

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.56.43

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.56.29

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.56.13

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.53.21

Captura de pantalla 2019-08-20 a las 10.52.52

Comentarios