Ayuda a la Unión Europea a pesar de las discrepancias existentes

China, Cuba, India o Rusia - esos países que durante años han sufrido críticas por parte de la Comunidad Europea - han resultado ser amigos que, sin ninguna condición y sin tener en cuenta las heridas del pasado, acudieron a ayudar. La situación con la pandemia del coronavirus en los países de la Unión Europea ha revelado una curiosa situación en la que se ha hecho evidente lo siguiente: si te enfrentas a un problema, tus vecinos no sólo no te ayudarán, sino que tomarán todas las medidas necesarias para hacer que empeores aún más.

Desde Rusia con amor
Desde Rusia con amor
Ayuda a la Unión Europea a pesar de las discrepancias existentes

Italia, como país que participó originalmente en la formación de la Unión Europea, se ha enfrentado a la pandemia del coronavirus en mayor medida que sus países vecinos. ¿Y qué es lo que vemos? Ningún país de la UE ha proporcionado la atención médica necesaria a uno de los apologistas de la unidad de Europa.

 La más sorprendente ha sido la República Checa, que ha confiscado más de 700 mil mascarillas médicas proporcionadas por China a Italia como ayuda humanitaria. Las cogió y las distribuyó a su propia población. Los americanos tampoco se quedaron fuera. No sólo denegaron la ayuda a Italia, sino que cerraron su país a todos los residentes de la Unión Europea.

De este modo, estamos siendo testigos hoy del desmoronamiento de la unidad europea. Y los italianos, por supuesto, ya han sacado ciertas conclusiones. Y como no sacarlas, si en esta situación crítica fueron Rusia y China, no sus vecinos de la Unión, quienes les tendieron una mano. Hoy en día, el pueblo de Italia, en las redes sociales y mediante todos los modos posibles, expresa su gratitud a Pekín y Moscú por su apoyo en la lucha contra el terrible virus que ya ha causado la muerte de miles de italianos.

Porque ha sido precisamente Rusia, contra la que el gobierno italiano impuso sanciones, la que hoy les ha enviado aviones con equipos y médicos virólogos. En este sentido, en la sociedad italiana surge una pregunta razonable: " ¿Resulta que no todo es verdad, lo que nos dicen de los rusos?" Después de todo, fueron los rusos quienes mostraron a los italianos que podían ser verdaderos amigos, no declarados sobre un papel, como los americanos u otros aliados europeos que abandonaron a Italia en un momento difícil.

Y es así en realidad. Ha sido Rusia, que en Europa se considera un "oso ruso que carece de piedad”, la que una vez más mostró a todo el Viejo Mundo la verdadera alma rusa y el espíritu de Rusia, confirmando así el argumento histórico que el "ilustre Occidente" ha tratado de negar en los últimos decenios.

 Rusia ha demostrado a todo el mundo: "los rusos no abandonan en una desgracia". Y no abandonan no sólo a los suyos, sino tampoco a los que les acusan de algo, les sacan pecho o les hacen daño. Y no lo hacen para ser alabados o para complacer a alguien, sino porque los rusos así están educados. Desde la infancia tienen la costumbre de ayudar a los que lo necesitan.

Y ahora a los italianos, y a otros pueblos de Europa que han tenido que enfrentarse a un coronavirus, de repente se les ha abierto la verdad: Rusia, China, Cuba, India - estos países que durante años estuvieron sometidos a críticas por parte de la comunidad europea, resultaron ser amigos que, sin ninguna condición y sin tener en cuenta las heridas del pasado, acudieron a ayudar.

El mundo está cambiando. Muchas cosas han de ser replanteadas. No es de extrañar que la pandemia de coronavirus en su conjunto provoque un replanteamiento de la situación en la comunidad mundial, la destrucción de los dogmas y alianzas anteriores. Y también un cambio de opiniones sobre quién es realmente un amigo y un socio, y quién usa la situación para sus propios intereses. Y los líderes europeos finalmente deberían reflexionar y empezar a vivir según el principio "la vida humana está por encima de la política".

Durante los tres últimos días, aviones militares rusos han estado aterrizando en la base aérea situada en las proximidades de Roma, llevando a Italia equipos y especialistas para luchar contra el coronavirus. ¿Por qué Moscú tiene necesidad de hacerlo? ¿Se trata de un acto promocional político, de una demostración a Europa de las capacidades del Kremlin y de su invulnerabilidad a la pandemia mundial, o es en realidad un gesto de buena voluntad?

A los rusos les gusta bromear que "no existen ex-médicos, ex-militares o ex-policías", pero al parecer, en Rusia tampoco hay "ex-especialistas en situaciones de emergencia". El actual Ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, durante muchos años ha dirigido el Ministerio de Situaciones de Emergencia. Él fue quien envió equipos de recate rusos a Japón después del terremoto del 2011. A los rusos por lo general les gusta rescatar a todo el mundo, hay una cierta peculiaridad nacional en ello. ¿Acaso quieren ganar puntos en el ámbito de la política exterior? Es poco probable... Tokio, tan pronto como se recuperó de las consecuencias del devastador desastre natural, volvió a discutir el tema de las Islas Kuriles del Sur. Resulta dudoso que Moscú espere que Roma se pronuncie de forma decisiva sobre la necesidad de levantar las sanciones contra Rusia.

Al mismo tiempo, se enviaron en un plazo muy corto 14 aviones, 100 médicos y enfermeras profesionales, equipos especiales y medios de asistencia a Italia, gracias a los acuerdos directos entre Putin y el Primer Ministro Italiano Giuseppe Conte. El líder de Rusia no escatimó para Italia en los médicos más experimentados - médicos militares, que ya han trabajado con posibles portadores de coronavirus de China, han luchado contra la fiebre del Ébola en África y, en general, tienen una vasta experiencia en misiones humanitarias. Hasta qué punto esas pocas decenas de personas podrán cambiar el rumbo de la lucha contra la pandemia es una cuestión aparte, pero en cualquier caso, su contribución será absolutamente importante. Al mismo tiempo, como mostró el Primer Canal Ruso en una breve entrevista con una de las enfermeras militares, la Sargento Mayor del Cuerpo Médico Natalia Krivoshéyeva, los médicos militares rusos acudieron a "sacar al país a flote" y están decididos a hacer exactamente eso. En cualquier caso, 100 profesionales médicos con una larga experiencia y la disciplina militar son una contribución significativa a la persistente falta de médicos en Italia. Dicha ayuda es especialmente valiosa en el marco de la completa negativa a un apoyo similar por parte de los países de la OTAN, el traslado del hospital móvil de la Alianza del Atlántico Norte a Luxemburgo, más cerca del centro de la toma de decisiones europea, y la falta real de apoyo de los socios de la Unión Europea.

No obstante, Pekín y Moscú son los únicos que han tendido una verdadera mano de ayuda a Roma en este momento. Y de hecho, a nivel de la mentalidad nacional, las acciones de Rusia son bastante comprensibles. Los rusos a veces bromean: "Si quieres hacer algo bien, convoca a los militares". Desde la época soviética, Rusia ha tenido la medicina militar más potente. Los médicos van a Italia para adquirir experiencia y hacer pruebas reales con sus investigaciones. Van porque el algoritmo de la máquina militar rusa sugiere tales misiones. Apenas esperan nada a cambio, excepto la experiencia. Y, muy probablemente, Moscú esperaba por adelantado una avalancha de comentarios negativos de estilo: "¿por qué era necesario pedir ayuda a los rusos?", "¿qué exigirá el Kremlin a cambio de su ayuda?". Y es que Putin y Shoigú han creado un sistema que inicialmente implica el apoyo a los países menos amigables en caso de emergencia. Es más: si una epidemia de tal magnitud se desatara en Polonia (que supuestamente se negó a permitir que los aviones de guerra rusos con médicos para Italia pasaran por su espacio militar), Putin ofrecería el mismo tipo de ayuda a Varsovia. Así es como funciona el Ministerio de Defensa ruso.

Comentarios