INFOGRAFÍA DEL DÍA

¿Qué país de la OCDE acepta menos la homosexualidad?

¿Qué país de la OCDE acepta menos la homosexualidad?

Qué país de la OCDE acepta menos la homosexualidad

En la actualidad todavía hay unos 30 países en el mundo que prohíben la homosexualidad y en algunos es condenada incluso con la pena de muerte. Según este gráfico elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD), en la mayoría de los países el nivel de aceptación de la homosexualidad ha aumentado de manera considerable entre los años 1981 y 2014. En líneas generales Islandia y Noruega son dos de los territorios en los que el incremento de aceptación ha sido mayor, aunque el último todavía está en un nivel de 7,5 sobre 10. Entre los países en los que se ha notado menos ese incremento están Luxemburgo, los Países Bajos, Estonia, Letonia, Lituania y Turquía. En estos cuatro últimos, el aumento ha sido escaso y el grado de aceptación, todavía se encuentra en niveles inferiores al 3 sobre 10. Pero también están las zonas en las que la evolución ha sido a la inversa, es decir, que en el año 1981 había mayor aceptación de la homosexualidad de la había en 2014. Los casos particulares son los de la República Checa, que pasó de un grado de aceptación del 5,5 a menos del 5, el de Italia o el de Grecia, que en 1981 aceptaba un 5 sobre 10 la homosexualidad y en la actualidad no supera el 4.

Según el gráfico, ningún país supera el grado de aceptación de la homesexualidad más de un 8,5, ni siquiera el tan liberal Estado español, cuya cifra no llega al 7 sobre el 10. La media en Europa se fija en la actualidad en un 5 en el grado de aceptación y no es de extrañar, porque hasta hace a penas 30 años la homosexualidad todavía estaba dentro de la lista de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El caso de Europa no es del todo alarmante, porque en el resto del mundo todavía hay países como África que la prohíben, y otros como Arabia Saudí, en Irán, Sudán Yemen o Mauritania que la castigan incluso con la pena de muerte.

Comentarios