73 personas mueren en un atentado terrorista orquestado por la CIA

El 6 de octubre de 1976, Cuba se vistió de duelo al conocerse el atentado terrorista contra el vuelo CU-455 de la aerolínea Cubana de Aviación, ideado por el terrorista Luis Posada Carriles, y que mató 73 personas, entre ellos, 57 cubanos, 11 guyaneses y cinco funcionarios culturales coreanos. Carriles vivió protegido por el Gobierno estadounidense el resto de su vida. En el ataque, el peor de este tipo en el hemisferio occidental hasta entonces, se utilizaron dos bombas, descritas como dinamita o explosivo C-4.

73 personas mueren en un atentado terrorista orquestado por la CIA

El despegue: El vuelo CU-455 despegó de Trinidad y Tobago con escalas programadas en Barbados y Jamaica hasta su destino final en La Habana. En la aeronave viajaban 24 miembros del equipo nacional juvenil de Esgrima cubano, quienes regresaban luego de haber ganado todas las medallas de oro en el Campeonato Centromericano y del Caribe.

La explosión: A tan sólo nueve minutos de haber despegado el avión se registró la primera explosión. Eran las 12:23 a.m. (hora de Barbados) tres minutos más tarde fue detonada la segunda bomba, ambas escondidas en el baño trasero. Como realizar un aterrizaje de emergencia ya no era posible, las autoridades estimaron que al parecer el capitán decidió enfilar la aeronave hacia el Océano Atlántico.

Detenciones: Horas después del atentado terrorista, las autoridades de Trinidad y Tobago, detuvieron a Freddy Lugo y a Hernán Ricardo Lozano, dos venezolanos que habían abordado el avión en Trinidad y en teoría viajaban a Cuba, pero desembarcaron en la escala intermedia de Barbados.

Ambos confesaron que actuaron bajo las órdenes de Luis Posada Carriles, participación que fue confirmada con otras pruebas recabadas por las autoridades que llevaban el caso y en el que descubrieron la actuación del también venezonalo Orlando Bosch.

El 14 de octubre de ese año fueron detenidos Carriles y Bosch en Caracas, capital de Venezuela, además se realizaron allanamientos en las oficinas de “Investigaciones Comerciales e Industriales C.A.” (ICICA), una agencia de propiedad de Posada y en la que trabajaba Lozano.

El juicio y sentencia: En 1985, Hernán Ricardo y Freddy Lugo fueron sentenciados a 20 años de prisión por un Tribunal venezolano, mientras que Bosch fue absuelto porque las pruebas colectadas por las autoridades de Barbados durante el transcurso de la investigación no pudieron ser utilizadas en el juicio por haber sido presentadas tarde y sin traducción al español. Este hombre murió en el 2011.

Carriles logró huir de la Penitenciaria General de Venezuela (PGV) ubicada en San Juan de los Morros, Guárico (centro) mientras se le procesaba. Posada se refugió en Centroamérica y luego pasó a ser protegido por el Gobierno de Estados Unidos.

Fuentes:  Wikipedia // Telesur //

Comentarios