El superpetrolero Urquiola explota en la entrada del puerto de A Coruña

El 12 de mayo de 1976, el superpetrolero Urquiola quedaba embarrancado al entrar en el puerto de A Coruña, pero selló su futuro cuando se decidió sacarlo de allí a mar abierto. Volvió a pasar sobre la misma aguja, que no estaba en las cartas, y acabó explotando y vertiendo 100.000 toneladas de crudo a las rías de Betanzos, Ferrol y Ares.
El incendio del petrolero “Urquiola” frente a la bahía coruñesa ocurrió el 12 de mayo de 1976
El incendio del petrolero “Urquiola” frente a la bahía coruñesa ocurrió el 12 de mayo de 1976
El superpetrolero Urquiola explota en la entrada del puerto de A Coruña

El petrolero Urquiola fue protagonista, el 12 de mayo de 1976, de una de las peores catástrofes ecológicas acaecidas en España. Ese día, el buque petrolero, portando una carga de petróleo para la empresa Petrolíber, sufrió un accidente a la entrada de la costa da Morte en Galicia, cuando quedó embarrancado al encallar contra una aguja rocosa existente a la entrada del mismo que estaba mal señalizada, según afirmó posteriormente un práctico del puerto. Aunque en ese accidente el buque no sufrió grandes daños y su capitán pidió la entrada a puerto, los organismos competentes tomaron la decisión de sacarlo a alta mar para alejarlo a 200 millas de la costa.

En las maniobras para su alejamiento el barco sufrió más daños y en el quinto intento de rescate se incendió y explotó. El capitán murió intoxicado al quedarse a bordo hasta el último momento. El vertido de unas 100.000 toneladas de crudo que portaba anegó las rías de Betanzos, Ferrol y Ares.

El 4 de mayo de 1982, el Parlamento aprobó una iniciativa para que la Xunta de Galicia solicitara al Gobierno español el pago de indemnizaciones a los pescadores afectados por la catástrofe. Estos comenzaron a percibirlas en 1986 finalizando los últimos pagos en noviembre de 1992. En 1985 una Sentencia del Tribunal Supremo dictaminó que el costo total para las arcas públicas del desastre fue de más de 7.000 millones de pesetas.

Comentarios