Muere el hombre que dormía con su mujer en un coche

José Machacón, el hombre que dormía desde hacía casi un año en su coche junto a su mujer ha fallecido a los 67 años. Así lo han confirmado fuentes de su entorno, que han explicado que su estado de salud se había deteriorado en los últimos meses. "Los pulmones ya no soportaban más y sufrió dos infartos seguidos", han indicado. Sus ingresos, según fuentes oficiales del Ayuntamiento de Mijas, superaban el baremo estipulado para que familias compuestas por dos miembros accedan a una ayuda al alquiler -estipulado en 995 euros- y de emergencia -en 672-.

El matrimonio que dormía en un coche en Mijas / ELISA MORENO (Málaga Hoy)
El matrimonio que dormía en un coche en Mijas / ELISA MORENO (Málaga Hoy)
Muere el hombre que dormía con su mujer en un coche

El pago de una deuda que su hijo había contraído, además del crédito que tenían pedido para costear un implante, los llevó, subrayaron entonces, a la ruina. En total, unos 12.000 euros. “Íbamos pagando pero todo se torció cuando le dimos el dinero a mi hijo. Dijo que nos lo iba a devolver y no pudo. Eso lo desbarató todo”, recordaba el hombre.

El matrimonio dejó a deber ocho meses al casero del piso de alquiler en el que vivían y fueron denunciados. “Ya me sabía mal y le dije: ‘Toma las llaves’. Yo no quería hacer daño. Su abogado nos había puesto una denuncia para desahuciarnos y fuimos al juzgado a declarar”, relató hace unos meses.

Durante el día, trataban de refugiarse del calor que todavía asola en Las Lagunas bajo los techos de chapa de los aparcamientos de una cadena de supermercados. “Hemos pasado un verano de perros. Dejamos las ventanillas abiertas porque nos asamos. Cualquier día nos meten fuego. Ésta es la vida que llevamos, es la que nos ha tocado”, se lamentaba José Machacón el pasado mes de septiembre. La pareja aseguraba que seguirían malviviendo hasta encontrar una vivienda que se ajustara a su presupuesto.

Según explicaban en una entrevista con este periódico, no encontraban un inmueble a un precio asequible. “Queremos algo pequeño. Un piso con una habitación, como antes. Pagábamos 390 euros, pero ahora el alquiler está por las nubes. Nos piden 480 euros por un estudio y tenemos que comer”, detallaron entonces.

Desde su entorno próximo han señalado que, tras el fallecimiento, su mujer, que también estaba enferma, se ha trasladado a vivir con un familiar. 

Artículo original: Málaga Hoy

Comentarios