Madrid protesta contra el clasismo y la segregación que representa el confinamiento selectivo

La Comunidad de Madrid ha hecho aguas en su lucha contra el coronavirus. Tras no invertir en sanidad, no contratar personal, no reforzar el transporte público ni tomar ninguna medida efectiva para frenar el avance de la COVID-19, ahora impone un confinamiento tan solo en los barrios más pobres y exige al Gobierno central que tome medidas y saque al ejército para hacer cumplir este confinamiento selectivo. Los vecinos de estos barrios han dicho basta y se han manifestado ayer domingo para mostrar su disconformidad. Esta pancarta resume el sentimiento de mucha gente de estos barrios obreros. 

Madrid protesta contra el clasismo y la segregación que representa el confinamiento selectivo

No hay dinero para contratar personal sanitario, pero si para contratar curas en los hospitales. No hay medios para luchar contra el virus, pero si pistolas taser para la policía municipal. Los datos demuestran lo que la lógica presupone: las "medidas" puestas en marcha por la Comunidad de Madrid para hacer frente a la crisis sanitaria son un auténtico desastre. Y para rizar el rizo, a partir de hoy, los alrededor de 850.000 ciudadanos de las 37 áreas sujetas a las nuevas restricciones no podrán salir de dichas zonas salvo para actividades imprescindibles, como ir a trabajar. Ante esta situación, miles de personas de las zonas afectadas han salido ayer domingo a las calles para hacer pública su indignación ante estas medidas clasistas y segregacionistas. 

Comentarios